Elecciones en Nicaragua: crece el rechazo al resultado en Nicaragua en la región, pero la Argentina sigue en silencio

·9  min de lectura
El gobierno de Uruguay, Luis Lacalle Pou, no reconoce el triunfo de Ortega
El País/GDA

El resultado de las cuestionadas elecciones presidenciales del domingo en Nicaragua, que aseguró la reelección de Daniel Ortega con el 75% de los votos, fue celebrado por mandatarios como el venezolano Nicolás Maduro, el presidente de Cuba, Miguel Díaz- Canel, el gobierno de Bolivia y el de Vladimir Putin, a pesar de que las principales potencias mundiales y varios gobiernos de la región condenaron su falta de legitimidad. El gobierno argentino por ahora no se pronunció, aunque había adelantado que validaría el proceso electoral si no se pronuncian denuncias sobre irregularidades.

Envío un abrazo de felicitación al pueblo de Nicaragua, al Comandante Daniel Ortega y a Rosario [Murillo], por la gran jornada de participación popular y pacífica en las elecciones de hoy”, publicó en su cuenta de Twitter el presidente de Venezuela, el primer mandatario en reconocer el esperado triunfo de Ortega, en unas elecciones sin rivales reales, ya que los principales opositores fueron encarcelados en los últimos meses.

“Los hijos e hijas de Sandino, votan por la paz, la estabilidad y la prosperidad de su Patria”, agregó Maduro, junto a imágenes de la jornada electoral, en la que -según observadores independientes- hubo baja participación de los nicaragüenses, una manifestación del descontento con un cuarto mandato de Ortega y Murillo, su esposa, en el poder desde 2007.

En la misma línea se pronunció el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, quien aseguró que las elecciones se llevaron a cabo de forma “organizada” y de acuerdo a las normas electorales del país.

“Enviamos a observadores (...) y, de acuerdo con su testimonio, los comicios se celebraron de forma organizada y con el cumplimiento de la legislación nicaragüense, las reglas epidémicas impuestas por la Covid-19 y una significativa participación ciudadana”, dijo Lavrov en rueda de prensa.

La oposición resaltó ayer la baja participación de los nicaragüenses en las urnas, una manifestación de su oposición al régimen de Ortega. El Consejo Supremo Electoral (CSE) del país centroamericano estimó en un 65% la participación, aunque el observatorio independiente Urnas Abiertas aseguró que la abstención alcanzó un 81,5%.

Además, el canciller ruso cuestionó la decisión “inaceptable” de Estados Unidos de rechazar los resultados de las elecciones presidenciales y condenó “enérgicamente esa política”, tras reunirse con su par venezolano, Félix Plasencia, en Moscú, informó Sputnik.

Felicidades al hermano pueblo de Nicaragua, a Daniel Ortega y a Rosario Murillo, por el resultado de las elecciones de este domingo, que fueron una demostración de soberanía y civismo ante la cruel campaña mediática que sufren”, publicó en su cuenta de Twitter el cubano Díaz- Canel, con una foto de la pareja en el poder.

Con un tono amistoso, agregó el presidente de Cuba: “Cuenten siempre con el apoyo de Cuba. Un abrazo”.

El gobierno de Bolivia, encabezado por Luis Arce, celebró “la participación y vocación democrática en el proceso electoral” y expresó su confianza en que “la participación mayoritaria y el respeto del voto popular se fortalece la democracia, como ejercicio de la soberanía del pueblo”, según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, se sumó a quienes acreditaron los resultados electorales del domingo a través de un tuit en el cual saludó a los nicaragüenses por una elección que demostró “coraje y madurez” y evidenció “la derrota del intervencionismo” estadounidense.

“Saludamos al digno pueblo de Nicaragua que en una demostración de coraje y madurez democrática eligió al hermano Daniel Ortega como presidente constitucional pese a la campaña de mentiras, chantaje y amenazas de EEUU. El triunfo de Ortega es la derrota del intervencionismo yanqui”, publicó.

En tanto, el Parlamento Centroamericano (Parlacen), un órgano regional que aboga por la representación democrática y política de los países centroamericanos, también reconoció el resultado electoral por haber sido un proceso en “el que su pueblo reitera soberanamente su vocación por la paz y la reconciliación”.

Se espera que durante el día de hoy el gobierno del presidente Alberto Fernández reconozca el triunfo de Ortega. La semana pasada, Gabriela Cerruti, la vocera presidencial, reconoció a este medio que “si el proceso electoral se lleva a cabo de manera clara y transparente en Nicaragua y no hay objeciones de organismos internacionales que estén monitoreando, seguramente es parte de la política internacional reconocer a los gobiernos que son electos”.

Nicolás Maduro y Daniel Ortega
Archivo


Nicolás Maduro y Daniel Ortega (Archivo/)

El gobierno de Nicaragua no invitó a observadores de la OEA, la Unión Europea y el Centro Carter, que cuestionaron la reelección de Ortega en 2011 y 2016, y en su lugar acreditó a 232 “acompañantes electorales”, en su mayoría enviados por gobiernos y partidos de izquierda.

Entre ellos, Dmitry Novikov, representante de la Duma Estatal de Rusia, que recorrió algunos centros de votación de Managua. También lo hicieron miembros de una delegación de México, que elogiaron “la transparencia, orden y organización” de las votaciones, según reportó el oficialista canal 4 de televisión.

Si bien la Argentina no participó de forma oficial, Hipólito Yrigoyen, miembro de la organización kirchnerista Populismo K, estuvo ayer en Managua como “veedor” en los comicios.

Condena

La Unión Europea (UE) afirmó a través de su responsable de Asuntos Exteriores que en Nicaragua se instaló “un régimen autocrático”. “Tras las protestas sociales que estallaron en la primavera de 2018, el gobierno de Nicaragua desató la violencia contra su pueblo, dejando atrás muertes, desapariciones forzadas, encarcelamientos, malos tratos y exilio masivo y transformando al país en una república del miedo”, afirmó una nota el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, en nombre de la Unión.

Los resultados de ayer “completan la conversación de Nicaragua en un régimen autocrático”, señaló.

El canciller español, José Manuel Albares, describió el proceso electoral del país centroamericano como “una farsa”, ya que los comicios se llevaron a cabo “sin ninguna garantía” que permitiera considerarlos legítimos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, condenó ayer por la noche la votación y advirtió que la Casa Blanca analiza imponer nuevas sanciones a Managua.

Lo que el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, orquestaron hoy fue la pantomima de una elección que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no fue democrática”, dijo Biden en un comunicado difundido anoche.

En sintonía con la Unión Europa y Estados Unidos, los gobiernos de América Latina comenzaron a desacreditar el resultado electoral bajo el argumento de la falta de legitimidad y apuntaron contra el régimen de Ortega por violar las libertades de los principales opositores.

A través de un comunicado, también expresó su descontento el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, que aseguró que las elecciones “carecen de legitimidad” ya que no contaron con “las debidas garantías para la participación de todos los actores políticos” y que el gobierno sandinista no aseguró “la plena vigencia de la libertad de expresión, participación y reunión”. Condenó además “la detención de un número significativo de candidatos a la Presidencia en los meses previos al acto electoral”.

El presidente de Costa Rica, donde ayer se manifestaron cientos de nicaragüenses en contra del régimen de Ortega, desconoció las elecciones por carecer “de condiciones y garantías democráticas”.

“Por su carencia de condiciones y garantías democráticas, no reconocemos las elecciones en Nicaragua. Hacemos un llamado al gobierno para que libere y restituya los derechos de los presos políticos, así como la comunidad internacional propiciar el diálogo para recuperar la democracia en Nicaragua”, posteó en su cuenta de Twitter el costarricense Carlos Alvarado Quesada.

El Canciller chileno, Andrés Allamand, fue otro de los funcionarios que no reconoció los resultados electorales, ya que consideró que “apuntan a eternizar a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder consolidando un régimen dictatorial”.

“La jornada se realizó en el contexto de graves violaciones a los derechos humanos, encarcelamiento de líderes y candidatos opositores, represión de los partidos independientes, persecución sistemática a los líderes y organizaciones de la sociedad civil, ausencia de observadores internacionales y bloqueo a los medios de comunicación”, dice el comunicado publicado por Cancillería.

“Claramente no podemos reconocer los resultados de las elecciones en Nicaragua”, anunció el presidente de Colombia, Iván Duque, sobre los resultados electorales, que tildó de “fraudulentos”, según el diario El Tiempo.

Y agregó: “Lo digo sin ningún temor, Colombia no va a reconocer el resultado de estas elecciones fraudulentas. Esto no nos tiene que sorprender, esto era crónica de un fraude anunciado”.

“Esta experiencia demuestra el fracaso de nuestra región, que no ha sido capaz de frenar el plan abusivo de un dictador, que piensa aferrarse al poder de por vida. Esto es revelador del estado de la democracia en la región”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

Agencia AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.