Elecciones en Italia: cómo votan los argentinos y qué impacto pueden tener en el próximo gobierno

·5  min de lectura
La dirigente derechista Giorgia Meloni
La dirigente derechista Giorgia Meloni - Créditos: @Agencia AFP

Italia fue convocada para el domingo 25 de septiembre a una elección crucial en la que todas las encuestas muestran un gran avance de la derecha, y la posibilidad de que no solo la líder populista Giorgia Meloni se convierta en la primera mujer jefa de gobierno, sino que la península dé un brusco giro hacia la ultraderecha. Y los residentes en el exterior, especialmente en la Argentina -el país con más italianos fuera de la península- ya comenzaron a emitir su voto por correo.

En ese contexto en el que cada voto cuenta, varios líderes italianos viajaron en las últimas semanas para apoyar a sus candidatos en la Argentina donde hay 783.204 empadronados, lo que constituye más del 50% del total de la circunscripción América Meridional que tiene 1.535.718 ciudadanos. Toda la región elegirá dos diputados para una cámara baja con 400 representantes y un senador en la cámara alta con 200 legisladores. Según el sistema parlamentarista italiano, luego de las elecciones el presidente Sergio Mattarella encargará la formación de gobierno a la bancada que haya obtenido más votos y que deberá formar coalición con agrupaciones afines.

Los candidatos residentes en la Argentina también están divididos sobre el futuro de la península.

Mario Sebastiani, candidato a senador por el Partido Democrático
Mario Sebastiani, candidato a senador por el Partido Democrático

“La verdadera amenaza de esta elección es el avance de la ultraderecha”, afirmó a LA NACION el doctor Mario Sebastiani, candidato a senador por el Partido Democrático (PD), de centroizquierda. “Con el gobierno de Mario Draghi, expresidente del Banco Central Europeo, Italia había adquirido un rol de liderazgo en Europa. La invasión a Ucrania le dio a Draghi la ocasión de mostrar toda su determinación para llevar su país y los aliados en defensa de los valores de Occidente. Y todo eso quedó ahora bajo amenaza con una líder populista como Meloni que admira a Donald Trump y al premier húngaro Viktor Orban”, agregó Sebastiani.

Eugenio Sangregorio, candidato a la reelección como diputado
Eugenio Sangregorio, candidato a la reelección como diputado

Eugenio Sangregorio, candidato a la reelección como diputado de la centroderechista Unión Sudamericana de Emigrados Italianos (USEI), comentó en cambio a LA NACION que no le tiene miedo a un triunfo de Meloni. “Si ella llega al gobierno lo hará como parte de una coalición con otros partidos, por lo que no podrá concretar sus posiciones más extremas. Pero creo que es necesario un giro de Italia hacia la derecha. Nuestro país va a recibir de la Unión Europea un aporte más grande que el plan Marshall para la reconstrucción posterior a la pandemia. Son más de 200.000 millones de euros. Y yo veo en muchas mejores condiciones a la derecha que a la izquierda de utilizar ese dinero para promover la pequeña y media empresa”, opinó Sangregorio.

Los residentes argentinos ya pueden emitir su voto desde esta semana por correo luego de haber recibido el sobre con las boletas en su domicilio. Los votantes deben poner una cruz sobre el símbolo partidario elegido y expresar su voto de preferencia con nombre y apellido de su candidato.

Las listas que compiten en la Argentina, además de la USEI y el PD, son el Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior (MAIE), Liberi e Uguali (LeU), Civica Popolare (CP), el Movimiento Cinco Estrellas (M5E), la coalición Forza Italia -el partido de Silvio Berlusconi-, La Lega y Fratelli d’Italia, la agrupación de Meloni.

Un último sondeo de Tecné para Mediaset le dio a la coalición de centroderecha que apoya a Meloni el 49,8% y un 30% a la de centroizquierda, encabezada por el PD del expremier, Enrico Letta. Lo siguen con el 10,2% el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) del expremier Giuseppe Conte, el gran culpable del colapso del gobierno de unidad nacional de Draghi y, detrás, el llamado Tercer Polo, la alianza de centro formada por el expremier Matteo Renzi y el exministro Carlo Calenda, con el 4,8%. En cuanto a los porcentajes de cada partido, Fratelli d’Italia, el partido de Meloni, ocupa el primer lugar con el 24,3%, seguido por el PD con el 23,5%, La Lega con el 12,9% y Forza Italia con el 11,4%.

En cuanto a este crecimiento de la derecha, el centroizquierdista Sebastiani sostuvo que “las democracias están en sillas de ruedas en todo el mundo porque adoptan el populismo, que no es otra cosa que usufructuar de los pobres para terminar dejándolos más pobres”. Atribuyó también el auge de la derecha a que “cuando a los gobiernos no les ha ido tan bien, enseguida los votantes se bandean de un lado para el otro”.

Propuestas para los residentes argentinos

Además de su postura sobre los grandes temas nacionales de Italia, los partidos locales impulsan en sus plataformas propuestas muy concretas para los residentes argentinos.

“El gran desafío de mi nuevo mandato como diputado -dijo el centroderechista Sangregorio-, será terminar con la vergüenza que significa que un ítalo-argentino tenga que esperar entre dos y tres años, su turno consular para obtener la ciudadanía italiana. Vamos a impulsar un aumento de la cantidad de empleados de los consulados para terminar con las absurdas demoras. Y serán los hijos y nietos de emigrantes italianos de América Meridional quienes logren trabajar en esos puestos laborales”, afirmó.

En este sentido Sebastiani coincidió en la necesidad de mejorar los servicios consulares, pero también en generar una mayor conciencia y responsabilidad entre quienes tienen pasaporte italiano. “Queremos que ese documento no solo sea buscado por la posibilidad de entrar a Europa sin hacer fila en los aeropuertos o ingresar a Estados Unidos sin visa. Que realmente podamos generar un mayor apego y conocimiento a todo lo que tiene que ver con la italianidad, el arte, la cultura y la comida de nuestro país. Ese es nuestro objetivo”, dijo Sebastiani, un destacado profesional del Hospital Italiano.