Elecciones en Israel: Netanyahu saca ventaja y podría lograr la llave para formar gobierno

·4  min de lectura
El primer ministro, Benjamin Netanyahu, y su mujer, Sara, al votar en las elecciones de hoy
TPS

JERUSALÉN.- La más baja participación en una década marcó este martes la elección nacional de Israel, donde los primeros sondeos a boca de urna de las cadenas televisivas confirmaron la previsible victoria del primer ministro derechista Benjamin Netanyahu, que deberá iniciar por cuarta vez en dos años la complicada tarea de intentar forjar una coalición de gobierno con otras agrupaciones.

El premier podría aspirar a un sexto mandato si el partido de derecha nacionalista Yamina aceptara integrar su coalición de gobierno. Los 8 escaños de Yamina -según le dan los boca de urna- podrían dar la llave a un nuevo gobierno de Netanyahu, que junto a las bancadas obtenidas por sus aliados conservadores lograría 61 escaños, uno más de los necesarios para obtener la mayoría, informó el Jerusalem Post. El oficialista partido Likud de Netanyahu habría obtenido 32 bancas en una Asamblea, Knesset, de 120 bancas, seguido del partido Yesh Atid del centrista Yair Lapid, con 16 a 18 escaños, según las proyecciones iniciales de tres medios.

En su primera reacción tras conocerse los pronósticos de los boca de urna, Netanyahu reivindicó una “inmensa victoria para la derecha” en Israel. “Ciudadanos de Israel, ¡gracias! Ustedes dieron una inmensa victoria para la derecha y para el Likud bajo mi dirección (...) Es evidente que una mayoría aplastante de ciudadanos israelíes es de derechas y quieren un gobierno de derechas, fuerte y estable”, tuiteó Netanyahu.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Netanyahu, de 71 años, está en el cargo de forma ininterrumpida desde 2009 (más otros tres años en el poder entre 1996 y 1999). Pero en Israel, que en sus 72 años de vida independiente siempre estuvo gobernado por coaliciones (nunca por un solo partido), las tres últimas alianzas de gobierno duraron tan solo algunos meses.

Prostitución y videos sexuales en el Parlamento: el escándalo que golpea al gobierno de Australia

La participación fue de alrededor del 61% en un país donde el voto no es obligatorio. En la elección anterior la concurrencia a las urnas fue casi del 66%. De hecho, también fue la participación más baja desde 2009, cuando fue del 59,7%. La escasa concurrencia a las urnas se notó especialmente en las zonas árabes, el 20% de la población israelí. Los diputados y activistas de la lista árabe conjunta MK recorrieron durante el día ciudades y pueblos para pedir a los ciudadanos a través de altavoces que voten y permitan al partido ocupar alguna banca en la Asamblea. “Hice una ronda y vi que la participación era baja. Nos quedan unas horas para mantener el resultado“, dijo el candidato Yosef Jabarin.

Esta vez los comicios en medio de la pandemia estuvieron marcados por la exitosa campaña de vacunación en el país que lidera las estadísticas mundiales con el 60% de su población vacunada, al menos con una dosis. El primer ministro, conocido como “Bibi”, convirtió este hito en su principal argumento de campaña.

”Agradezco al omnipotente por habernos hecho salir sanos y salvos del coronavirus. Nuestro país es una maravilla mundial”, dijo Netanyahu.

Su primer trabajo: el príncipe Harry entró a una startup de Silicon Valley como ejecutivo senior

“Ganaremos a los periodistas”, prometió el mandatario populista que convirtió a la prensa y a la Justicia en sus principales enemigos.

Actualmente Netanyahu enfrenta tres juicios por corrupción que podrían llevarlo a prisión. Si logra formar una alianza de gobierno suficientemente fuerte, los analistas estiman que una de sus prioridades será remover al Fiscal general y lograr la aprobación de la llamada “ley francesa” que le concedería inmunidad para ser juzgado mientras ocupa el cargo.

Disparo de misil

Durante la visita posterior de Netanyahu a la localidad de Beersheva, a unos 50 km de la Franja de Gaza, en el desierto de Neguev (sur), fue disparado un cohete desde el enclave palestino que cayó en un terreno baldío, por lo que no fue necesaria la puesta en marcha de la llamada Cúpula de hierro, el sistema antimisilístico que destruye los cohetes antes de que alcancen suelo israelí.

Netanyahu había ido a esa localidad a exhortar a sus partidarios a concurrir a las urnas. “Estamos en problemas. Las tasas de participación en los bastiones del Likud no son lo suficientemente altas”, dijo en referencia a su agrupación.

La misma preocupación expresó el líder centrista, Yair Lapid, cuyo partido se ubicó según los primeros sondeos en el segundo lugar y obtendrá 17 bancas. “La discusión ahora es cómo cambiar de gobierno con un gran futuro. Vayan y voten”, exhortó Lapid más temprano.

En el tercer lugar se habría ubicado el partido ultrarreligioso Shas, que obtendría 9 bancas.

Los opositores que enfrentaron a Netanyahu desde la derecha aprovecharon el lanzamiento del misil desde Gaza para criticar la política del primer ministro hacia Hamas, la agrupación palestina que gobierna la Franja.

El derechista Naftali Bennet dijo: “Ojalá Netanyahu hubiera luchado contra Hamas de la forma que luchó contra mi. Dispararon un cohete Grad cerca de Beersheva mientras él estaba allí. Bibi se rindió a Hamas. Bibi es sumiso a las bandas de beduinos del desierto del Negev”.

Agencias AFP y ANSA