Elecciones en Estados Unidos: el triunfo de Joe Biden extenúa la estrategia legal de Donald Trump

Domitila Dellacha
·4  min de lectura

NUEVA YORK.- La espera llegó a su fin. Joseph Robinette Biden Jr. fue declarado nuevo presidente electo de Estados Unidos . Después de que Pensilvania y Nevada confirmaran el triunfo del candidato demócrata, la vía legal -última esperanza del presidente Donald Trump para alcanzar su reelección- se empezaría a agotar.

"La elección no terminó", dijo Trump en un comunicado a través de su equipo de campaña, tras la victoria de Biden. El frente republicano señaló que los resultados de los estados clave aún no han sido certificados por autoridades, e indicó que todavía se espera los recuentos en los territorios en los que la diferencia ha sido muy estrecha.

Desde hace días, el presidente Trump ha señalado -sin evidencia- que esta contienda electoral ha sido fraudulenta. Hasta ahora, sus esfuerzos por frenar recuentos se han topado con reveses y, según especialistas, los márgenes de victoria de Biden probablemente no sean lo suficientemente reducidos como para representar un giro en los resultados.

¿Tiene chance Donald Trump de dar vuelta la elección con un recuento? La organización FairVote publicó un estudio sobre la historia de recuentos electorales y sus efectos en Estados Unidos . El manuscrito que analiza las cifras de los últimos veinte años observa que "los recuentos rara vez cambian el resultado de la carrera". "Los márgenes excepcionalmente cercanos para que un cambio en el resultado sea plausible", escribió Deb Otis, analista detrás de la investigación.

Según el documento, en las elecciones estatales de las últimas dos décadas -más de 5000-, se han completado 31 recuentos. De aquellos, solo tres anularon el resultado de la carrera y, en esos tres, el margen de victoria original había sido inferior al 0,05%.

El presidente Trump ha prometido intentar llevar la pelea a la Corte Suprema de Estados Unidos. LA NACION consultó al especialista en derecho constitucional Samuel Issacharoff para saber si este camino es posible. "A nivel estatal, existen mecanismo para impugnar resultados, pero para llegar a la Corte Suprema se necesita lo que se llama una cuestión federal, que hasta este momento no se ve", dijo el letrado.

En la pelea por votos, el estado que podría representar un escenario más favorable para Trump es Georgia, donde la ventaja para Biden superó poco más de 7 mil votos, un 0,2% del total. Ayer, el secretario de estado Brad Raffensperger señaló que -debido a que el margen de diferencia es muy estrecho- el recuento resulta inevitable.

"El recuento final en Georgia en este momento tiene enormes implicaciones para todo el país. Hay mucho en juego y las emociones son altas en todos lados. No permitiremos que esos debates nos distraigan de nuestro trabajo. Lo haremos bien y defenderemos la integridad de nuestras elecciones ", dijo Raffensperger el viernes. En Pensilvania, Biden se impuso hoy por más de 37 mil votos, un poco más del 0.5% del total.

En este contexto, analistas a nivel local destacan la diferencia de esta contienda electoral con la batalla legal entre George W. Bush y Al Gore por los recuentos en Florida, en 2000. Allí, la diferencia entre ambos candidatos se redujo a un puñado de votos -537- en un solo estado; mientras que ahora se observa una diferencia mucho más marcada no en uno, pero en cuatro estados.

"El caso de Bush contra Gore se centró en un solo estado y requirió la participación de cientos de abogados", explicó a CNN el abogado republicano Benjamin Ginsberg, quien participó del caso en defensa del expresidente Bush. "Lo que necesita una campaña para plantear múltiples recuentos en diferentes estados es desbordante", dijo, y subrayó: "No está probado que la campaña de Trump disponga de la infraestructura necesaria para sacar esto adelante".

Hasta ahora, el presidente Trump inició acciones legales en los estados de Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania, Nevada y Wisconsin. Los conteos casi completos, sin embargo, revelan una ventaja para Biden que podría resultar irremontable para el mandatario.

Esta noche a las 20 (hora local) se espera que Joe Biden se dirija al pueblo estadounidense por primera vez como presidente electo.