Satanización y miedo: se asoma lo peor en la campaña electoral más polarizada de EEUU

Julio Túpac Cabello
·7  min de lectura

Si usted pensaba que la polarización en la opinión pública estadounidense había alcanzado sus máximos, prepárese. Lo peor se asoma. Pasada la convención demócrata y con la republicana en pleno desarrollo, ha emergido ya sin pudor y con altisonancia el factor primario de las polarizaciones: el miedo. El miedo convertido en chantaje, y el miedo convertido en agresión. "Nos espera el infierno si no estás de nuestro lado. Y si es así, eres un traidor". Ahora es que la satanización comienza, el arma extrema que enciende la contienda electoral a 70 días de las elecciones

Empieza a verse la consecuencia de los sondeos reflejando la desventaja de Donald Trump frente a Joe Biden en el primer signo de poder de las sociedades: el Presidente ha perdido, al menos momentáneamente, el control de la agenda de la opinión pública y, por el contrario, se muestra reactivo: si escogen a Harris, él habla mal de Harris; si Michelle Obama lo acusa, él la acusa de vuelta; si Biden habla de oscuridad, él refuta con sus logros.

Convención republicana contará con un omnipresente Trump que busca remontar en los sondeos
Convención republicana contará con un omnipresente Trump que busca remontar en los sondeos

Uno de los aciertos más preponderantes de la convención demócrata fue haber incluido en ella a numerosísimos personajes republicanos, votantes comunes, gobernadores, congresistas, profesionales, gente de muchos estados y etnias, que han votado por Trump y ahora piensan votar por Biden por el peligro que estiman sería dejar a Trump cuatro años más en el poder.

En ese desfile estuvieron importantes voces como la viuda de McCain -que fue amigo de años de Biden-, Colin Powell, y la misma Jill Biden, que -obvio- no es republicana, pero que ha sido siempre una mujer dedicada a la docencia y la familia, y podría perfectamente hablarle a los conservadores.

Biden cuenta con el apoyo de muchos republicanos que antes respaldaron a Trump, lo que puede inclinar aun más la balanza a su favor para las elecciones de Noviembre
Biden cuenta con el apoyo de muchos republicanos que antes respaldaron a Trump, lo que puede inclinar aun más la balanza a su favor para las elecciones de Noviembre

Esa es una flecha que apunta a decirle a los republicanos y a los blancos que dudan de su voto que en Biden encontrarán un hombre confiable e institucional, y no la amenaza de la revolución, como le acusa el Presidente.

Claro, ese mensaje viene acompañado de todo el espíritu liberal del partido demócrata, que incluye a negros, hispanos, LGTB+ y líderes de causas sociales. Y en ese collage se filtró Alexandria Ocasio Cortez, nada más y nada menos que nominando a Bernie Sanders, en lugar de a Joe Biden.

Convención republicana contará con un omnipresente Trump que busca remontar en los sondeos
Convención republicana contará con un omnipresente Trump que busca remontar en los sondeos

La estrategia del miedo

Pero no todo fue concordia, críticas objetivas a Trump y un muy aplaudido llamado a la unidad (es imposible no sentir que ese llamado es necesario ante tan perenne y fatua confrontación).

La muy celebrada intervención de Michelle Obama tuvo la sinceridad de una ciudadana, como es su estilo, con un ingrediente dramático: el miedo. "Vota por Joe Biden como si su vida dependiera de eso", dijo literal.

Quizás tenga o no razón, pero el llamado a la urgencia emocional se hace parte, sin poder evitarlo, de la marea de sentimientos que empiezan a sedimentarse en esta última fase de la campaña. Con tu voto puedes salvar al país. Ergo, si no eliges lo que te proponemos, tu voto hundirá el país (algo parecido dijo dos después días su esposo y ex-presidente).

Y claro está que, para esas lides, Donald Trump no tiene empacho en decir las hipérboles más inesperadas. Al día siguiente, sin pensarlo dos veces, Trump afirmó que si los demócratas ganaban, Estados Unidos se convertiría en una Venezuela a gran escala. "La he dicho suavemente antes, pero se los voy a tener que decir de esta manera", añadió, como quien revela una predicción diabólica.

Trump, el protagonista diario de una convención republicana "antisocialista"
Trump, el protagonista diario de una convención republicana "antisocialista"

En las redes, hace rato que se ve el efecto de la polarización extrema: si usted no vota como yo digo, es porque es cómplice del comunismo y Estados Unidos será dominada por la agenda global con la que usted está colaborando, o, si usted no ve el peligro que yo veo, es que usted es un ignorante que no entiende el acabose que representa el caudillismo, el bullying y la trampa. La ecuación es sencilla: el apocalipsis está a la vuelta de la esquina y tu motivación lógica debe ser el miedo. Si no te das cuenta, serás un traidor.

Sándwich de atún

La respuesta de la campaña republicana ante la convención demócrata, en la que Biden aceptó su candidatura, ha consistido en mirar el historial de Biden y propagar la idea de que su carrera consta de 50 años de fracasos.

El viraje implica hacer que el elector potencialmente conservador mire a Biden y vote en su contra luego de hacer un balance político sobre su trayectoria. Es un giro para que la decisión no sea un plebiscito sobre Trump en el poder, sino sobre la carrera de Biden. Es muy interesante. En la campaña de McCain versus Obama, en el año 2008, frente al arrollador carisma de quien luego fuera Presidente, la campaña del legendario senador republicano hizo lo mismo: hacer que el electorado mirara sus notables años de servicio y sus facultades de hombre de estado en lugar de competir con el carisma de su rival. Y funcionó, los márgenes de las encuestas empezaron a estrecharse, y se suponía que la escogencia de la candidata a VP terminaría de hacer la diferencia. Hasta que llegó Sarah Palin y ya todos sabemos lo que pasó.

Otro factor que hay que seguir mencionando es el de los conservadores organizados en torno a la figura de Biden y contra Trump. Recuerda mucho a la gesta que los demócratas hicieron en vía contraria para apoyar a Ronald Reagan, en 1980, luego de cuatro años de un gobierno, el de Jimmy Carter, que enfrentó una recesión que no manejó con buenos resultados, así como una crisis de energía y muy malas relaciones con el Congreso.

Al Lincoln Project, en el que participan la familia Bush y una parte considerable de esa administración, se le une ahora Republicans voters against Trump, una organización conformada por republicanos, ex-republicanos y conservadores que dicen trabajar para "defender juntos la democracia". "I'd vote for a tuna sandwich before I'd vote for Donald Trump again", dice hilarante la entrada de la página web, que traduce: "antes que votar de nuevo por Donald Trump, votaría primero por un emparedado de atún".

La web está llena de abundantes testimonios de conservadores de todo tipo, sexo y edad, exponiendo sus razones para impedir que Trump repita.

Hombre contra hombre

Frente a la imagen de hombre fuerte, decidido, que no se para en la política tradicional y que hace lo que tenga que hacer por los intereses de Estados Unidos que ha impulsado a Trump desde hace años, la campaña de Biden ha ido trabajando en contrarrestar de la figura del ex-vicepresidente esa sensación de medianía, esa pátina de ser condicionado por los tiempos que le tocan, esa idea de ser solo un vagón más del tren, que hasta ahora ha tenido el candidato demócrata.

Convención republicana contará con un omnipresente Trump que busca remontar en los sondeos
Convención republicana contará con un omnipresente Trump que busca remontar en los sondeos

La convención demócrata se encargó de vender con pedazos sustanciales reales de historia, a un hombre empático con la lucha de las mujeres, que ha estado hombro a hombro con los ciudadanos en momentos de desigualdad racial o en eventos como el 9/11. Un hombre familiar, que ha convertido dolorosas pérdidas en propósitos de vida, consistente, leal, reconocido entre sus colegas de décadas en el Congreso, que se lanzó a la política cuando en su comunidad su partido era prácticamente inexistente.

A eso, Biden coronó con un discurso sorprendente para cerrar la convención, en el que demostró carácter como nunca antes en su vida pública, variedad de propuestas en variedad de temas, capacidad de representar al país y a los intereses de todos (los republicanos, por cierto, ya han acusado de plagio al discurso de Biden).

Del otro lado, Trump es un hombre con amistades volátiles, sin un aura familiar convincente y con escasa empatía. Su estrategia ha sido y sigue siendo desacreditar. En este caso, se trata de contraatacar, y pintar la vida política de Biden como una colección de fracasos.

Los números no parecen favorecerle en este instante. Pero hasta ahora le ha dado resultados. En tanto, el tiempo se va haciendo escaso.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

(VIDEO) Director del Smithsonian: "EEUU vive una batalla por el alma del país"

Por qué Donald Trump es considerado una amenaza para la democracia de EEUU

El discurso que Joe Biden ha estado preparando durante toda su vida

Trump arrancó la convención republicana acusando a los demócratas de querer robarse la elección