Elecciones en EE.UU.: el Sharpiegate y otras teorías conspirativas que empañaron los comicios

LA NACION
·5  min de lectura

Los Sharpies están dejando una marca importante en esta elección presidencial. Para algunos simpatizantes de Donald Trump, estos marcadores son parte de un complot para influir en los resultados en Arizona, uno de los estados claves, a favor del candidato demócrata Joe Biden.

La teoría conspirativa ya tiene un nombre: el Sharpiegate.

En un video que se hizo viral en Facebook y TikTok, una mujer advirtió que un trabajador electoral de un centro de votación en el condado de Maricopa estaba obligando a los votantes a llenar sus boletas con marcadores Sharpie, y luego las máquinas no procesaban esas boletas.

Elecciones en EE.UU.: cuándo se conocerán los resultados de los cuatro estados clave

Ante el revuelo, funcionarios en Arizona tuvieron que salir a desmentir esta teoría. Aclararon que la hipótesis era totalmente falsa y que el secado rápido de la tinta que utilizan los Sharpie los convierte en instrumentos adecuados para llenar las boletas.

"Probamos muchos bolígrafos, tintas y marcadores diferentes", dijo a FOX10 un funcionario electoral del condado de Maricopa. "Los Sharpies de punta fina tienen la tinta de secado más rápido, lo cual es importante especialmente el día de las elecciones porque la boleta va directamente a la máquina de tabulación".

Por su lado, un vocero del Departamento de Elecciones del condado de Maricopa dijo a los medios locales que, precisamente, los bolígrafos Sharpie eran uno de los tres bolígrafos permitidos para llenar las boletas, según reportó Vice.

Los funcionarios del condado de Pima, a unos 290 kilómetros al sureste, también intentaban sofocar ayer esta conspiración. "La controversia sobre la boleta y el marcador, candente en las redes sociales, es falsa", tuiteó el condado de Pima. "No te dejes engañar por eso. Las máquinas de tabulación de boletas de Arizona pueden leer las boletas marcadas con un sharpie. Se desaconseja el uso de rotuladores porque la tinta se puede filtrar".

Lo que ha resultado algo confuso es que se desaconsejó el uso de marcadores de punta gruesa pero no de punta fina. La mayoría de los Sharpies estándar tienen una punta más fina que los marcadores de fieltro tradicionales, aunque la marca Sharpie fabrica marcadores y bolígrafos con diferentes tamaños y puntas. Sin embargo, según los funcionarios electorales en Arizona, los votos llenados con Sharpie fueron contados normalmente.

Acusaciones de fraude electoral

El Sharpiegate no es la única teoría conspirativa que ha circulado en estas elecciones. El propio presidente Trump, sin presentar evidencia, se ha encargado de promocionar algunas: el fraude del voto por correo y la aparición "mágica" de un lote de votos para Biden en Michigan y en otros estados clave.

Elecciones en EE.UU.: "Confederaciones demoníacas intentan robarle la elección", el mensaje de la guía espiritual de Trump

Luego de que Biden lograra dar vuelta los resultados en estados como Wisconsin y Michigan, donde la noche del 3 de noviembre Trump llevaba la delantera, el mandatario acusó repetidamente a los demócratas de intentar robarse las elecciones. Su campaña incluso presentó una demanda ante el Tribunal de Reclamaciones del estado de Míchigan y otra similar en Pensilvania con el objetivo de detener el recuento de los votos.

"Anoche estaba liderando, a menudo sólidamente, en muchos estados clave, en casi todos los casos estados que estaban controlados por los demócratas. Luego, uno por uno, comenzaron a desaparecer mágicamente a medida que se contaban los votos sorpresa. MUY EXTRAÑO, ¡y los "encuestadores" lo entendieron completamente e históricamente mal!", escribió Trump en Twitter; un comentario que fue marcado como engañoso por la red social.

"Confederaciones demoníacas intentan robarle la elección a Trump", dijo hoy por su lado, la pastora evangelista y la asesora espiritual del presidente, sumando dramatismo a las acusaciones previas del mandatario y varios miembros de su campaña.

Los observadores internacionales han criticado a Trump por sus aseveraciones injustificadas sobre el fraude electoral y la integridad de las elecciones. En una conferencia de prensa, altos miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que han sido invitados a monitorear las elecciones estadounidenses desde 2002, discutieron el "ambiente político altamente polarizado" y la "retórica amarga" de ambos lados.

"Las acusaciones infundadas de deficiencias sistemáticas, especialmente por parte del presidente en ejercicio, incluso en la noche de las elecciones, dañan la confianza pública en las instituciones democráticas", dijo Michael Georg Link, coordinador especial alemán y líder de la misión de observación a corto plazo de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE.

La presencia de QAnon

Pero las teorías de la conspiración cada vez toman más auge en Estados Unidos dañando la confianza en la instituciones. De hecho, dos candidatas republicanas, firmes creyentes de la teoría QAnon, han ganado un escaño en la Cámara de Representantes. Lauren Boebert y Marjorie Taylor Greene representarán a Colorado y Georgia, respectivamente.

La teoría QAnon comenzó en el popular foro 4chan donde cualquier persona puede publicar comentarios y fotografías de manera anónima. Allí, en octubre de 2017, un usuario anónimo llamado "Q" dijo ser un miembro del gobierno de Estados Unidos con gran acceso a temas de seguridad (De allí viene el nombre, de la letra "Q" y las primeras letras de la palabra "anónimo").

La persona contó que la investigación de Robert Mueller sobre la presunta relación entre la campaña de Trump y Rusia era en realidad una investigación sobre élites globales y que el presidente tiene un plan secreto para arrestar a políticos y estrellas de Hollywood por corrupción y abuso infantil.