Elecciones en EE.UU.: el fiscal general de EE.UU. asegura que no se ha encontrado ninguna prueba de fraude que pueda cambiar el resultado de las presidenciales

Redacción - BBC News Mundo
·4  min de lectura
William Barr
William Barr es percibido como uno de los principales aliados de Donald Trump.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, uno de los principales aliados de Donald Trump, dijo este martes que el Departamento de Justicia no ha encontrado evidencia de fraude en las elecciones presidenciales de 2020.

"Hasta la fecha, no hemos visto fraude a una escala que pudiera afectar y dar lugar a un resultado diferente en las elecciones", dijo el principal funcionario legal de EE.UU.

Sus comentarios se consideran un gran golpe para Trump, que hasta este martes no había aceptado la derrota frente a su rival demócrata, Joe Biden.

Trump y su equipo de campaña habían presentado demandas en los estados en los que perdió, pero estos han empezado a certificar a Joe Biden como el ganador.

Desde la votación del 3 de noviembre, Trump hizo repetidamente afirmaciones infundadas de fraude electoral generalizado, y su equipo legal habló de un presunto complot internacional para darle la victoria a Biden.

"Hubo una afirmación de que habría un fraude sistémico y de que las máquinas estarían programadas esencialmente para sesgar los resultados de las elecciones", dijo Barr a AP News este martes, refiriéndose a la demanda de que las máquinas de votación habían sido pirateadas para dar más votos a Biden.

Barr dijo que el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en ingles) y el Departamento de Seguridad Nacional han investigado esas alegaciones y hasta el momento no han visto "nada que lo corrobore".

"Hay una tendencia creciente a usar el sistema de justicia penal como una especie de solución por defecto, si a la gente no le gusta algo, quieren que el Departamento de Justicia entre e 'investigue'", agregó Barr.

En reacción a los comentarios del fiscal general, los abogados de Trump, Rudy Giuliani y Jenna Ellis, dijeron en una declaración conjunta: "Con el mayor respeto para el Fiscal General, su opinión parece carecer de conocimiento o investigación sobre las irregularidades sustanciales y evidencia de fraude sistémico".

Barr también le dijo a AP que había designado a un fiscal para continuar investigando los orígenes de la pesquisa del fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta intromisión electoral de Rusia en 2016.

Donald Trump
Donald Trump le dijo a Fox News este domingo que continuaría con todos los desafíos legales disponibles.

Análisis de Anthony Zurcher

Corresponsal de la BBC en América del Norte

Se estaba haciendo tarde para que el Departamento de Justicia de EE.UU. tomara medidas que dieran vida a los esfuerzos de Donald Trump para revertir los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

El martes, sin embargo, el fiscal general Bill Barr puso fin a la más mínima esperanza de que los investigadores federales le dieran al presidente un salvavidas político.

Que el Departamento de Justicia no haya encontrado "fraude en una escala que pudiera haber causado un resultado diferente en las elecciones" no debería sorprender.

Los propios abogados del presidente aún no han presentado ninguna evidencia de este tipo en las demandas con las que han tratado de impugnar los resultados de la votación.

Lo que es digno de mención, sin embargo, es que Barr eligió hablar públicamente en lugar de permanecer en silencio y dejar que la ausencia de hallazgos o de acusaciones hablara por sí misma.

Según algunas informaciones, Trump se ha estado quejando en privado de la falta de apoyo de Barr y del FBI en sus intentos de atribuir su derrota al fraude. Ya está peleando con los gobernadores republicanos en Arizona y Georgia, dos estados tradicionalmente conservadores que perdió ante Biden, por no hacerse eco de sus denuncias.

Barr puede ser convertirse en el objetivo de la ira de Trump.

Joe Biden
Joe Biden ya designó a varios de sus funcionarios.

En su primera entrevista televisiva postelectoral, este domingo, Trump le dijo a Fox News que continuaría con todos los desafíos legales disponibles.

"Mi mente no cambiará en seis meses", dijo por teléfono, y agregó: "Aquí hubo una tremenda trampa".

También planteó la idea de designar un abogado especial para investigar las elecciones. Cualquier abogado especial de este tipo tendría que ser aprobado por Barr.

Barr no es el primer alto funcionario estadounidense en declarar que las elecciones estuvieron libres de injerencias.

Chris Krebs, quien dirigió la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de EE.UU., fue despedido en noviembre después de que cuestionara las acusaciones de fraude de Trump. Las elecciones de 2020 "fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos", había dicho.

El lunes, el abogado de Trump, Joe DiGenova, fue criticado por incitar la violencia contra Krebs.

En el podcast The Howie Carr Show, DiGenova se refirió a Krebs como un "idiota de clase A" por pensar que las elecciones se habían desarrollado bien.

"Deberían sacarlo y descuartizarlo. Sacarlo al amanecer y fusilarlo", dijo también.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.