Elecciones en EE.UU.: crece la tensión en las calles por la demora de la definición

Domitila Dellacha
·4  min de lectura

NUEVA YORK.- Tras una campaña muy marcada por la confrontación y atravesada por los efectos de la pandemia del coronavirus, Estados Unidos todavía espera los resultados la elección en un clima de tensión y división. En un país fracturado, este jueves comenzó una segunda oleada de manifestaciones enfrentadas en pequeñas y grandes ciudades.

Nueva York, Filadelfia, Washington, Phoenix y Minneapolis fueron solo algunas de las ciudades en donde hubo concentraciones principalmente alentadas por la falta de información y las denuncias de fraude.

La postal parece repetida. Después de un verano boreal cargado de manifestaciones que exigieron justicia racial, una explosión social que surgió a raíz del asesinato de George Floyd a manos de la policía, las grandes urbes vuelven a llenarse de protestas. El prematuro anuncio de Trump al declararse presidente reelecto en la noche de la contienda electoral y las posteriores denuncias de fraude han alimentado un escenario de mayor polarización e incertidumbre, con la gente en las calles como protagonistas.

Mientras se aguarda la definición de un puñado de estados clave, organizaciones sociales -principalmente demócratas- se han unido bajo el eslogan "Cuenten Todos los Votos". La idea, según explicaron a este medio, es que detrás de un recuento completo se comprobará es que el candidato Joe Biden se impone sobre el actual mandatario.

"No es tan difícil: solo pedimos que todos los votos sean escrutados", dijo Loretta, miembro de la organización Brooklyn Resiste, a LA NACION. Desde una protesta en el centro de Manhattan, miles de personas marcharon ayer por la Quinta Avenida. Al caer la noche, sólo un puñado quedó por la zona sur de Manhattan, lo que terminó por convertirse en un enfrentamiento entre manifestantes y la policía. Casi 60 personas terminaron arrestadas.

En Filadelfia, Pensilvania -estado que podría definir cuán ajustados serán los resultados finales de la elección-, esta tarde se vieron protestas pro y anti Trump separadas solo por un cordón de policías en bicicleta. En la puerta de un centro de conteo -escrutinio que espera su definición recién para mañana- ambas facciones se congregaron.

Ambas facciones se congregaron al exterior de un centro de conteo en Filadelfia el jueves por la mañana. Un grupo de partidarios de Trump con banderas y carteles de Trump-Pence que decían "la votación se detiene el día de las elecciones" se reunió frente a los seguidores de Biden que bailaban al ritmo de la música detrás de unas vallas.

Con carteles azules y rojos con leyendas de Trump 2020, los defensores del presidente llamaron a detener la votación y -en la misma línea del mandatario- denunciaron fraude en los comicios. "La votación se detiene el día de las elecciones", cantaron los manifestantes, mientras que a su alrededor bailaban los opositores con bajo el canto "Cuenten Todos los Votos".

En Portland, Oregon, la gobernadora Kate Brown declaró el estado de alerta el martes por la noche. Desde entonces, policías y miembros de la Guardia Nacional se han enfrentado con manifestantes. El estado al noroeste del país ha sido foco de fuertes cruces entre las fuerzas armadas y los manifestantes desde hace meses.

Rechaza el Fascismo, una organización con presencia nacional e ideas alineadas con el ala de fuerte izquierda, anunció el despliegue de protestas en todo el país. "¡Queremos a Trump y a Pence fuera, ya!", el grito.

En Phoenix, Arizona, otra situación de alta volatilidad. En el condado de Maricopa, en el edificio donde se realiza el recuento de los votos, cientos de manifestantes con banderas, algunos con rifles AR-15, se presentaron para denunciar fraude y exigir la detención en el recuento.

Desde el directorio de supervisores de la elección emitieron un comunicado en el que explicaron que el recuento no es una cuestión partidaria, e indicaron: "Todos deberían querer este recuento". Maricopa es el hogar de un 60 por ciento de la población de Arizona, lo que se traduce en un territorio clave para la definición de resultados en este estado.

Si bien el recuento no terminó, algunos medios y agencias de noticias han otorgado la victoria a Biden en el estado al del oeste. La última vez que un candidato presidencial demócrata ganó Arizona fue Bill Clinton, en 1996. El condado de Maricopa no ha votado por un demócrata para presidente desde 1948, pero los cambios de este último año han delineado un nuevo mapa de batallas electorales.

Hasta ahora, el recuento de votos parcial da ventaja al candidato demócrata Joe Biden. El presidente Donald Trump ya ha accionado -en algunos casos sin éxito- legalmente para frenar la votación. "Si se cuentan los votos legales, gano fácilmente la elección. ¡Si se cuentan los votos ilegales y tardíos, nos pueden robar esta elección!", dijo el presidente en un comunicado.