"En elecciones, ciudadanía puede frenar deriva autoritaria de AMLO"

·5  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 20 (EL UNIVERSAL).- "Estamos ante un populismo claramente de derecha", planteó el sociólogo Roger Bartra durante la mesa "En el umbral de la jaula", un juego palabras con el nombre "Regreso a la jaula. El fracaso de López Obrador", el más reciente libro del investigador. La mesa formó parte de los "Diálogos Ciencia y Cultura" que coordina por el investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, Bolfy Cottom, donde participaron además el poeta David Huerta, el arqueólogo Eduardo Matos, el etnólogo Sergio Raúl Arroyo, el curador e historiador de arte Cuauhtémoc Medina, el cineasta Nicolás Echevarría y el científico Antonio Lazcano.

Bartra describió "los elementos preocupantes" que le permiten concluir que el actual es un gobierno populista de derecha: la militarización, la canalización arbitraria de dádivas a la población pobre, el "desmadramiento institucional", un impulso al nacionalismo basado en una moralina reaccionaria que parece sacada del siglo XIX y, finalmente, "su propuesta de una restauración de lo más podrido del régimen, con una regresión a los años que le parecen la época dorada de México, los 60 y 70, un periodo de intensa represión y de falta de libertades democráticas", resaltó el sociólogo.

Roger Bartra argumentó que si bien la democracia no resuelve los grandes problemas económicos y sociales, genera ambiente de libertades y un mecanismo de representación que no existía en el país y que es saludable. Añadió que esa transición está "amenazada por esta deriva autoritaria".

Agregó que en las próximas elecciones la ciudadanía puede frenar esa deriva autoritaria: "Se ha abierto una rendija en las próximas elecciones, en la medida en que la ciudadanía sea consciente de este peligro, puede frenarlo, y lograr un cierto equilibrio con los instrumentos que existen, y que no son lo mejor del mundo, y que son los partidos que generaron una transición democrática, el PRI, emblema del autoritarismo, el PAN, la derecha tradicional, y lo que queda del PRD, que fue el gran partido de izquierda. Con estos instrumentos maltrechos es que la ciudadanía puede frenar esta deriva autoritaria".

Bartra se dijo pesimista pues estamos enfrentados a un proceso autoritario, pero con una fuerte base popular.

"Debemos reflexionar sobre lo que puede ocurrir después de las elecciones, lo que sigue puede ser todavía peor, puede haber un coletazo autoritario verdaderamente terrible, debemos estar preparados para reaccionar, de alguna manera, manifestarnos ante un coletazo autoritario muy fuerte si, como es más o menos previsible, el partido oficial retrocede significativamente. Si es así, se puede desencadenar una reacción terrible contra las instituciones democráticas, contra el INE sobre todo, y podemos enfrentarnos a una situación, no de polarización, sino de agudo enfrentamiento brutal parar tratar de deslegitimar o de parar el conteo".

De darse lo contrario, considero que "eso le dará vuelo para continuar la deriva autoritaria. En cualquier caso soy muy pesimista".

Al respecto, el arqueólogo Eduardo Matos dijo al final de la mesa: "La rendija que se abre es de la que habla Roger. Jamás soñé en mi vida que pudiera dar un voto al PAN, por ejemplo, ni al PRI, quizás al PRD, pero ahora voy a hacerlo porque las circunstancias nos llevan a eso. No es solo dar un voto para tratar de frenar esto que estamos padeciendo, sino que hay una labor que realizar hacia el futuro".

El arqueólogo lamentó la ignorancia que caracteriza a este gobierno, desde la Presidencia y en varias secretarías: "La ignorancia de muchos (secretarios) que no ni saben sumar ni leer, o la ignorancia de querer -en mi campo (Cultura)- manipular la historia. La forma en este momento es lo que planteaba Roger, en el voto que ya está la vuelta de la esquina".

El biólogo Antonio Lazcano dijo en su intervención que los sectores cultural y científico han sido golpeados, incomprendidos y vilipendiados, pero no sólo durante la administración actual, sino que es algo que se ha dado en otros sexenios; criticó que esos dos campos se ven de forma aislada, como si no estuvieran interrelacionados, algo que quedó en evidencia cuando se tuvo que defender la existencia de los fideicomisos.

También señaló que desde el gobierno hay perversiones que no son públicas, pues al hacer cuentas de las vacunas disponibles "siempre hay una cantidad de entre cuatro y seis millones que están almacenadas", esto de acuerdo con lo reportado por el gobierno federal.

Dijo que en el Instituto de Cardiología las vacunas que se han aplicado durante la última semana son vacunas que caducan a finales de mayo: "Es decir, las están sacando en el último momento para utilizar las vacunas como forma de ganar apoyo".

"Las vacunas y en general los medicamentos, siempre tienen un colchón de varios meses. Las vacunas que caducan formalmente en mayo de este año, seguramente tienen un mes más de vigencia, pero eso es algo que no se sabe tanto hacia afuera y eso me parece un reflejo de una perversidad política y de una desesperación por estar ganando votos que francamente no veo cómo se podría denunciar o utilizar como un ejemplo más de estas manipulaciones que hay", indicó Lazcano.

Además expresó su preocupación por que de no ser por sucesos como la caída de una trabe de la línea 12 del Metro, la pandemia o la violencia no habríamos "sido capaces como sociedad de generar una mayor oposición. Es decir, estamos dependiendo de circunstancias totalmente contingentes para tener argumentos en contra de los excesos del gobierno de López Obrador y no hemos sido capaces en todos estos años de generar una oposición coherente, políticamente estructurado".