Exministra de Bachelet y diaguita: quién es Yasna Provoste, la elegida de la centroizquierda para las elecciones de Chile

·5  min de lectura
Yasna Provoste fue elegida en las primarias de la centroizquierda
UNIDAD CONSTITUCIONAL

SANTIAGO.- El próximo 21 de noviembre habrá elecciones presidenciales en Chile y la incertidumbre predomina todo lo relacionado a los comicios. El mapa político se reconfigura todas las semanas, surgen nuevos candidatos que fraccionan aún más la contienda, y en medio de un escenario tan volátil, el nombre de quién podría suceder a Sebastián Piñera en La Moneda todavía sigue siendo una incógnita.

Este fin de semana, las distintas fuerzas políticas chilenas ofrecieron novedades con respecto a sus candidatos y desde la ex Concertación, ahora llamada Unidad Constituyente, se definió el nombre de su representante: Yasna Provoste, democratacristiana, actual presidenta del Senado, profesora de educación física y de ascendencia diaguita.

Henri: inundaciones y cortes de luz tras la tormenta tropical en Rhode Island, Connecticut y Nueva York

La exministra de Educación del gobierno de Michelle Bachelet de 51 años, se impuso con claridad en las primarias convencionales que organizaron los propios partidos del sector y derrotó con más de un 60% de los votos a la socialista Paula Narváez, y al postulante radical Carlos Maldonado, en una consulta ciudadana que contó una participación menor de lo que sus propios organizadores adelantaron.

Porque soy de acá, porque además la señal muy clara que queremos decir es que vamos a abrir La Moneda a este Chile, a este Chile de verdad, al Chile de las regiones, al Chile de las comunidades, al Chile que vive en el mundo rural, ese es nuestro compromiso”, dijo Provoste, en un discurso que realizó desde la Plaza de Armas de Vallenar, su ciudad natal, en el norte chileno.

Con su victoria, Provoste se convirtió en la tercera candidata representada por una coalición que postulará a la presidencia, junto con el independiente apoyado por el bloque oficialista Chile Podemos +, Sebastián Sichel, y con el abanderado de la izquierda antiliberal Apruebo Dignidad, Gabriel Boric.

Otros confirmados para los comicios de noviembre son el candidato del Partido de la Gente, Franco Parisi, quien se impuso en unas primarias digitales; y el representante de la extrema derecha, José Antonio Kast, líder del Partido Republicano que también fue proclamado este fin de semana.

El desgarrador relato de una joven de 24 años escondida en Afganistán tras la toma de los talibanes: “Vivo con miedo”

Su desafío

De igual modo, para los analistas el triunfo de Provoste la obliga a tomar inmediatas definiciones con respecto a su domicilio político dentro del progresismo, considerando que su filiación con la democracia cristiana podría ser interpretada casi como una debilidad por el perfil más conservador de ese conglomerado.

“Ella fue siempre más contestataria dentro de este partido que hoy tiene un perfil que se acomoda más hacia el centro. Sin embargo, la izquierda tiene una sobrepoblación de candidatos y si es que ella se presenta como una candidata de izquierda, podría ser una copia del candidato más genuino de ese sector que podría ser Gabriel Boric. Una estrategia de esa naturaleza la llevará al fracaso, así que su camino podría ser apuntar al elector tradicionalmente moderado en Chile, que es la mayoría, y que es el segmento al que está llegando con más fuerza hoy Sebastián Sichel”, comentó el experto electoral Mauricio Morales.

Para Claudio Elórtegui, académico e investigador de comunicación política de la Universidad Católica de Valparaíso, Provoste también podría convocar “un voto regional y también ligado a la clase media”.

“La formación de su electorado también trasciende a la Democracia Cristiana y también está ligado a sectores de una matriz popular y cristiana, y que observa en el rol de mujer y calidad humana y política, a una alternativa que otorgue gobernabilidad en un periodo que estará marcado por la puesta en marcha de la Constitución, y las enormes dudas que dejan los manejos macroeconómicos en el país”, dijo Elórtegui.

Profesora y gimnasta

Nacida en Vallenar, a más de 600 kilómetros al norte de Santiago, Yasna Provoste, de 51 años, estudió en una escuela pública de su ciudad y luego cursó pedagogía en educación física y su especialidad fue la gimnasia artística, actividad que inició a los cuatro años. También fue seleccionada nacional de pentatlón.

En Australia mataron a tiros a perros rescatados para evitar la propagación del coronavirus

A los 14 años ingresó a la Democracia Cristiana y en la universidad continuó ligada a la política. Años más tarde, y durante el gobierno del expresidente Eduardo Frei-Ruiz Tagle (DC) fue directora regional del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) en Atacama. También ocupó el cargo de gobernadora y en la administración de Ricardo Lagos la designó como ministra de Planificación y Cooperación (Mideplan), hoy Ministerio de Desarrollo Social.

El 2006 fue nombrada como ministra de Educación por Michelle Bachelet, pero aquello significo un cisma en su ascendente carrera.

“En esa época y en medio de la revolución pingüina de los estudiantes, se le responsabilizó por la crisis de la educación y ella fue acusada constitucionalmente y fue removida de su cargo de ministra. Estuvo cinco años fuera de la política hasta convertirse nuevamente en senadora. Ahí hay un elemento que le puede jugar en contra a la hora de conseguir votos de una nueva generación que busca transformaciones de fondo”, dijo Máximo Quitral, analista político y académico de la universidad UTEM.

Este lunes Provoste ya anunció que dejará la presidencia del Senado y que iniciará de lleno su campaña. “Soy una mujer del norte, diaguita, orgullosa de mis ancestros, hija de la educación pública”, han enfatizado durante esta etapa.

El calvario de Jaycee Dugard: estuvo 18 años secuestrada, vivió una pesadilla de abusos y la salvó la casualidad

“Como política, destaco dos elementos de Yasna Provoste. Primero, su carrera está vinculada al mundo de la Nueva Mayoría, ocupando distintos cargos y siendo electa por el pacto. Segundo, ella representa, aún siendo una candidata de partido, logró ganar en circunscripciones donde a los partidos tradicionales no les suele ir bien. Eso implica que tiene puede lograr enganchar a un electorado independiente. Sería esperable una campaña que busque al votante independiente de centro, que es mayoritario en Chile. El problema es que carga con la mochila de pertenecer a un partido político tradicional y a la coalición que ha gobernado los últimos 30 años”, analizó Mario Herrera, profesor de la Universidad de Talca.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.