Elecciones en Chile: Franco Parisi, el candidato que hizo campaña sin pisar el país y quedó tercero

·4  min de lectura
Franco Parisi, el candidato que llevó a cabo su campaña electoral desde Estados Unidos
Instagram

SANTIAGO, Chile.– Surrealismo puro. En las elecciones chilenas compitió un candidato que, sin vivir en Chile, y residiendo desde hace más de un año en Estados Unidos, buscaba la presidencia de la república. Franco Parisi (de 54 años), un economista que alcanzó popularidad gracias a la televisión, se postuló por segunda vez a La Moneda e hizo toda su campaña de modo telemático. Y, aún así, hoy quedó tercero entre los siete candidatos, con el 13,24% de los votos, mientras se contó el 76,71% de los votos, detrás de José Antonio Kast (ultraderecha) y Gabriel Boric (izquierda), quienes pasaron a una segunda vuelta.

“Joe Biden hizo la misma campaña que yo”, ha dicho en innumerables ocasiones Parisi para intentar explicar los motivos de por qué no está en Chile para una cita tan importante. Primero fueron problemas de agenda, más tarde algunos líos legales y, hace un par de días, reveló que estaba infectado de Covid-19, por lo que no pudo viajar para el día de las elecciones.

Parisi tampoco votó hoy, porque no hizo su cambio de domicilio y no pudo emitir su voto en Alabama, Estados Unidos, donde reside.

Campaña remota

La ausencia en Chile del líder del Partido de la Gente (centroderecha) para desplegar su campaña presidencial ha sido uno de los temas más comentados durante los preparativos de los comicios que buscan definir al sucesor de Sebastián Piñera. El candidato dejó el país el año pasado y se radicó junto a su familia en Alabama, Estados Unidos. Según él mismo relató, dio clases en la Universidad de Alabama en Birmingham, aunque actualmente no ejerce.

“Me gusta mucho el sur de Estados Unidos, tenemos buenos amigos, muy buena educación pública para mi hijo, es muy seguro, tranquilo para la familia. Y es un estado muy barato, mucho más que Santiago o Roma. Es muy fácil emprender aquí. Está lleno de oportunidades. Hay mucha oferta laboral”, dijo el autodenominado representante liberal, en una entrevista que dio este año al Diario Financiero.

Tras inscribir su candidatura en el Servicio Electoral chileno (Servel) en agosto, Parisi optó desde Estados Unidos por intensificar sus apariciones en sus plataformas favoritas: YouTube y Zoom, además de las redes sociales. Actualmente posee un programa virtual que se llama “Bad Boys”, donde se conecta con sus incondicionales seguidores para reflexionar sobre el devenir del proceso eleccionario y el futuro de Chile bajo una impronta conocida: la derecha y la izquierda no son capaces de darle prosperidad al país.

Hijo de un capitán del Ejército y proveniente de una familia de clase media, Parisi hoy vive gracias a las asesorías y ha dicho que dedica casi cinco horas diarias a su campaña. En 2013 experimentó su punto más alto en popularidad: y se postuló por primera vez a la presidencia y el resultado fue prometedor, ya que alcanzó un 10% en las elecciones, una votación que hoy asoma como casi imposible de emular.

Por lo mismo, y con el crecimiento mediático de su personaje, también se han revelado algunos aspectos polémicos de su carrera. Hace un par de semanas la investigación de un canal chileno reveló que Parisi adeuda una millonaria pensión alimentaria a sus dos hijos desde 2016. Por esa razón, se encuentra vigente una orden de arraigo en su contra, que fue decretada en agosto de 2020.

Documentos

“Es una canallada lo que hizo el 13, al publicar documentos reservados de los tribunales de familia. Que se termine la reserva para todos los casos entonces. Mi mea culpa es que debimos hacer todo (los acuerdos con su exmujer Denise Tarziján, que presentó una demanda por unos 250.000 dólares de pensión alimentaria) con contratos. Ese fue mi error”, reconoció Parisi en una entrevista.

Una de las teorías que se tejen sobre Parisi, asimismo, tiene que ver con la idea de que su postulación responde a una motivación más económica que política y se vincula directamente con la devolución de recursos por parte del Servel.

“Ha llegado el momento de que hablemos en serio y con dureza. No es aceptable que un candidato a la presidencia de la república no pueda venir al país porque tiene una gigantesca deuda de pensión alimentaria”, dijo el exministro de Salud Jaime Mañalich, que presentó una iniciativa denominada “ley Parisi”, que busca que en caso de existir candidatos a cargos de elección popular que tengan deudas de pensión de alimentos el Servel pague esos montos a las familias antes de reembolsar los gastos de campaña. De igual modo, Parisi ha respondido con dureza las críticas y negó las acusaciones de no pago de pensión de alimentos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.