Elecciones en Chile: cruces, ausentes y una cita a Wikipedia en el primer debate presidencial

·4  min de lectura
debate presidencial; Chile; el mundo
-

SANTIAGO, Chile.– Pese a que restan casi dos meses para las elecciones, la carrera por llegar a La Moneda sigue tomando temperatura en Chile. Anoche cinco de los siete candidatos que buscan suceder a Sebastián Piñera se enfrentaron en el primer debate presidencial, en un foro que contó con un formato que facilitó las interpelaciones entre los protagonistas y en el que Gabriel Boric -quien corre con leve ventaja en las encuestas- salió indemne de los cuestionamientos del resto de los oponentes.

En medio de una alta expectativa alimentada por el despliegue de las campañas y el incremento del interés sobre el tema presidencial en el país, los aspirantes utilizaron el espacio televisivo para marcar sus posiciones frente a diversos temas y convencer a un electorado que todavía mira de reojo el proceso, lo que se ha visto reflejado en la ausencia de liderazgos consolidados y una gran cantidad de indecisos, según han dado cuenta las últimas encuestas.

Angela Merkel empieza a despedirse: seis datos poco conocidos sobre la canciller alemana

Del debate -que duró más de dos horas- participaron el oficialista Sebastián Sichel (Chile Podemos Más), la democratacristiana Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social), el exlíder estudiantil y quien lidera los sondeos, Gabriel Boric (Apruebo Dignidad), el derechista José Antonio Kast (Partido Republicano) y el representante de la izquierda anti neoliberal Eduardo Artés (Unión Patriótica).

Las dos ausencias corrieron por cuenta de Franco Parisi (Partido de la Gente), quien se encuentra en Estados Unidos y con una orden de arraigo en su contra por deuda de pensión de alimentos, y de Marco Enríquez-Ominami (Partido Progresista) que no pudo participar por estar bajo cuarentena tras un viaje a México.

Desde un inicio, los aspirantes enfatizaron sus visiones sobre el cuarto retiro del 10% de los fondos de las jubilaciones para sortear la crisis económica, el gran tema económico que ha dominado la agenda en los últimos días y con el que, precisamente, se abrió la discusión.

EE.UU. aceptaría extranjeros con AstraZeneca y todavía evalúa el resto de las vacunas

“Nosotros como Apruebo Dignidad hemos decidido apoyar el cuarto retiro, introduciendo modificaciones para atenuar los efectos de desigualdad que este tiene”, dijo Gabriel Boric, mientras su rival Sebastián Sichel criticó la medida. “No estoy disponible a apoyar un cuarto retiro, cuando lo que se necesita es mejorar las pensiones primero”, alertó.

Cruces

Además de abordar tópicos clásicos como pensiones, temas valóricos como el aborto y el fin de las administradoras de fondos de pensión privados (AFPs), hubo un espacio que incluyó preguntas y respuestas cruzadas entre los propios candidatos y en los que abordaron aspectos polémicos de sus oponentes.

Por ejemplo, Yasna Provoste le preguntó a Sebastián Sichel su postura sobre el proyecto que pretende fijar un impuesto a los denominados “súper ricos”, y el propio Sichel le consultó a Boric por su visión sobre los actos de violencia gestados en el estallido social de octubre de 2019.

Además, el exministro de Piñera también cuestionó a Kast por su respaldo público al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. “En su momento hizo cosas importantes por sacar la delincuencia y la corrupción de Brasil”, respondió el líder de la ultraderecha chilena.

El momento más comentado de la noche fue cuando Yasna Provoste emplazó Sebastián Sichel, y le recordó su pasado como lobista del exministro de Desarrollo Social, citando un dato -real- recogido en Wikipedia, pero que generó cuestionamientos del aludido por origen de la información. “Increíble que todavía Wikipedia sea una fuente confiable para una senadora”, ironizó Sichel.

Con todo, los propios candidatos valoraron el formato del foro mayor que dio pie a enfrentamientos, pero también concentró el protagonismo en ellos.

“Fue un debate en el que estuvo muy presente el rol del Estado versus el mercado”, comentó a LA NACION el especialista en opinión pública Andrés Scherman.

“Esto se reflejó en la discusión sobre las pensiones, el sistema de salud y en el tema de la educación. Toda la conversación estuvo muy cruzada por la visión de tres candidatos -Boric, Provoste y Artés- que abogaban por una intervención estatal fuerte en esos ámbitos, y otros dos candidatos –Sichel y Kast con una posición mucho más liberal en lo económico y que apelaban a la importancia de los privados”, analizó el profesor de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de la Universidad Adolfo Ibáñez.

“Fue un debate ágil y donde también se vio una fuerte competencia entre los dos candidatos de derecha, como una forma de validarse como el candidato más fuerte del sector y así tratar de invisibilizar al otro. Ahora aún no hay claridad sobre qué pasará en estas semanas, quedan dos meses para las elecciones, pero más que mover la aguja o provocar grandes cambios, estas instancias pueden reforzar las intenciones de voto”, añadió Scherman.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.