Las elecciones en Burkina Faso transcurren en calma pese a la inseguridad

Agencia EFE
·3  min de lectura

Uagadugú, 22 nov (EFE).- Las elecciones presidenciales de Burkina Faso transcurren hoy en calma, pese a la inseguridad por la amenaza de ataques yihadistas en este país de África occidental, donde el presidente saliente, Roch Marc Christian Kaboré, opta a la reelección.

A pesar de la demora en la apertura de algunos colegios electorales, los comicios, a los que están llamados casi 6,5 millones de votantes y en los que también se elige a los diputados del Parlamento, se desarrollan en general sin incidentes reseñables.

La mayoría de los colegios abrieron a las 06.00 hora local (igual GMT) en la capital burkinesa, Uagadugú, y está previsto que cierren a las 18.00 hora local (igual GMT), como en el resto del país, según pudo constatar Efe.

Algunos votantes en las filas aguardaban impacientes por cumplir con sus derechos cívicos, como el joven Adama Diallo, un desplazado interno que huyó del terrorismo en Gordgadji, en la región de Sahel (norte), para continuar su educación en la capital.

"Estoy feliz, porque es un deber cívico que acabo de cumplir. Oramos a Dios ahora para que el próximo presidente se encargue de que la seguridad regrese para que volvamos a casa. Solo queremos paz. Ante el sufrimiento que estamos soportando aquí, rogamos a Dios para regresar a nuestro pueblo", dijo el joven a Efe.

Un total de 21.155 colegios electorales se han habilitado para la votación, aunque no en todo el territorio nacional.

Por primera vez, Burkina Faso -país de unos 20 millones de habitantes en la región del Sahel- organiza unos comicios en los que no puede votar todo el electorado debido a la crisis de seguridad por los ataques yihadistas y los conflictos intercomunitarios.

Según la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI), que organiza la votación, quince comunas de 351 en todo el país (más de 100.000 votantes) no participan en el proceso.

Kaboré, que busca un segundo mandato de cinco años como candidato del oficialista Movimiento Popular para el Progreso (MPP), ejerció su derecho democrático en el barrio capitalino de Patte D'Oie como "acto patriótico", según declaró a los periodistas.

"Hago un llamado a los burkineses, cualquiera que sea su tendencia, que no sean perezosos porque se trata de democracia, del desarrollo de Burkina Faso y también de la paz en nuestro país. Por eso es importante que cada burkinés vaya a votar para elegir al que mañana dirigirá el país", afirmó el mandatario saliente.

Su principal rival, el líder de la opositora Unión por el Progreso y el Cambio (UPC), Zéphirin Diabré, también votó en Uagadugú, en el distrito de Zone du Bois, donde dijo que hoy es un gran día para "nuestra democracia".

"Invito a los burkineses a que salgan en masa para ir a expresar sus elecciones y sus deseos a través de las urnas", subrayó Diabré, que este sábado advirtió en una rueda de prensa de la posibilidad de un fraude en los comicios, tras denunciar hechos como la "compra de carnés electorales". EFE

tcs/pa/jac

(foto) (vídeo)

(c) Agencia EFE