Elecciones 2021: la interna por las listas anticipa la pelea por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta

·6  min de lectura
María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta
Prensa CC

A las fricciones en Juntos por el Cambio por el armado de las listas en la ciudad y la provincia de Buenos Aires para las próximas elecciones se le suma un nuevo factor de tensión: la carrera por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta en el bastión de Pro. El posible regreso de María Eugenia Vidal a la Capital para liderar la nómina de diputados nacionales genera suspicacias hacia el interior de la coalición.

Tanto un sector de Pro como algunos aliados de Larreta en la ciudad siguen con atención la definición de Vidal sobre su futuro político. Si la exgobernadora juega en el terruño porteño en las legislativas, sospechan en el macrismo y en la UCR, la exgobernadora se ubicaría en el lote de candidatos a pelear por el sillón de Larreta. Sin embargo, remarcan en el entorno de Vidal, sus dudas de competir en la provincia y su coqueteo con una posible postulación en la Capital no están vinculadas con la sucesión de Larreta. De hecho, en privado, Vidal expresa su deseo de ir por la presidencia en 2023. “Si es candidata en la ciudad, no es para ser jefa de gobierno. Su intención es convertirse en una dirigente nacional que pueda aportar en todo el país”, cuenta uno de sus laderos.

Candidaturas: los intendentes del PJ anticipan una difícil disputa ante Máximo Kirchner

Desde que Diego Santilli decidió volver a acompañar a Larreta como vicejefe de gobierno, el Pro se quedó sin un heredero natural en el terruño donde el macrismo gobierna hace trece años. Desde el corrimiento de Santilli se activó una disputa subterránea y silenciosa por la sede de Uspallata. Hay varios interesados en ocupar el lugar de Larreta. Desde el senador nacional Martín Lousteau, aliado de Pro en la ciudad, o el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, hasta la diputada nacional Graciela Ocaña (Confianza Pública) buscan posicionarse en la grilla de largada. Para evitar tensiones internas, Larreta no da señales de quién sería su favorito. Es más, ya escuchó las ambiciones de muchos aspirantes, como Miguel u Ocaña, y los alentó a prepararse para la contienda de 2023.

En el larretismo aseguran que el sucesor del jefe de gobierno debe “tener espalda”. Y aventuran que el alcalde buscará un “perfil similar” al suyo. Para uno de los estrategas de Larreta, hoy hay tres actores que pican en punta para habitar el despacho principal de la sede de Parque Patricios: Lousteau, Vidal y el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, el protagonista estelar de la gestión desde que llegó la peste.

En Pro reconocen que la sucesión de Larreta en la Ciudad estará atada a la discusión nacional de 2023. “No nos gustaría entregar el ‘maxikiosco’ [a los aliados], pero tampoco se lo podés dejar al Pato Donald”, bromean cerca de Larreta.

Entrevista a Martín Lousteau.
Ignacio Sánchez / LA NACION


Martín Lousteau (Ignacio Sánchez / LA NACION/)

Si bien teje un perfil nacional y expande su fuerza al interior del país, Lousteau pretende pelear por la jefatura de gobierno, su viejo anhelo, dentro de dos años. El economista, que se reúne frecuentemente con Larreta para interiorizarse sobre la gestión en la Ciudad y hablar de política, considera que Juntos por el Cambio deberá poner a los jugadores más competitivos y ocupar espacios en 2023 para derrotar al kirchnerismo. Por esa razón, a priori, se inclina por ser el heredero de Larreta en la Ciudad y apoyar el plan presidencial del alcalde. Sin embargo, consciente de que faltan dos años para elección, una eternidad en la política argentina, tampoco descarta ir por la Casa Rosada o respaldar a Alfredo Cornejo, si el proyecto de Larreta se estanca.

Sobre todo, Lousteau busca fortalecer al radicalismo para evitar que Pro imponga a sus candidatos en la Nación, la ciudad y la provincia. “Si va María Eugenia a la ciudad, Horacio va a tener problemas con Martín”, especula una espada de Macri en el llano.

Felipe Miguel y Fernán Quirós
Fabian Marelli


Felipe Miguel y Fernán Quirós (Fabian Marelli/)

En Pro niegan un acuerdo con Lousteau para que sea el sucesor de Larreta. En la cúpula del gobierno porteño aseguran que existe afinidad entre el acalde y el líder de Evolución. Es más, consideran que su figura garantiza “gestión”. Sin embargo, admiten que no será sencillo para el jefe de gobierno ungir a Lousteau como su candidato, ya que habrá varios aspirantes del macrismo que buscarán quedarse con el sillón de Larreta.

El juego de Mauricio Macri: su rol de “garante”, el vínculo con Horacio Rodríguez Larreta y el factor 2023

En paralelo, Larreta busca perfilar a Vidal con sigilo como su eventual delfín para sucederlo en la jefatura de gobierno. Desde el año pasado la integró a sus equipos de gestión y le abre la puerta a que sea candidata en la ciudad en las legislativas. “Horacio va a buscar a un perfil similar al suyo. Y María Eugenia lo tiene”, apunta un consejero del alcalde. “Ella no es mi socia, somos lo mismo”, suele decir Larreta cuando le preguntan sobre su vínculo con Vidal.

Si bien Patricia Bullrich, titular de Pro, se entusiasma con la idea de ser candidata a presidenta en 2023, sus laderos no descartan que se anote en la disputa por la jefatura de gobierno. Las próximas legislativas serán un mojón clave para las aspiraciones de la exministra de Seguridad.

La eventual salida de Santilli

En caso de que Vidal confirme que no competirá en la provincia, Larreta quiere que Santilli encabece la nómina de diputados en el territorio bonaerense. “El Colo”, que puso la mira en la gobernación de Buenos Aires tras declinar su aspiración a ser jefe de gobierno, preferiría esperar hasta 2023 para subirse al ring en el distrito electoral más grande del país. Además, se siente cómodo manejando la botonera y no lo entusiasma ocupar una banca en Diputados.

Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli
Ignacio Sánchez


Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli (Ignacio Sánchez/)

Sin embargo, si Larreta y Vidal se lo piden, Santilli será candidato este año. Su eventual salida de la Ciudad le generaría un problema a Larreta. Desde la salida de Martín Ocampo, el vicejefe y principal articulador político del alcalde está a cargo del ministerio de Justicia y Seguridad. A su vez, es la principal espada mediática de la gestión de Larreta. La mayoría de los ministros porteños tienen un bajo perfil. “Sería una pérdida muy importante”, dice el alcalde en la intimidad.

Por eso, los estrategas de Larreta evalúan los costos de la salida del “Colo”. Si Santilli abandona su cargo para postularse en la provincia, el número dos del alcalde pasaría a ser el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Agustín Forchieri, quien termina su mandato en diciembre y no podrá renovar su banca. Una alternativa que barajan en la sede de Uspallata es colocar un alfil de peso como cabeza de lista de los legisladores porteños para que ocupe el lugar de Forchieri y quede como vice de Larreta. Otra opción es que el elegido salga del actual bloque de Vamos Juntos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.