Elección de líderes parlamentarios, una pista para negociaciones de Gobierno

Agencia EFE

Madrid, 2 dic (EFE).- Dos mujeres presidirán el Congreso y el Senado de España desde mañana si prospera la propuesta del Partido Socialista (PSOE), mayoritario en ambas cámaras, aunque necesitará el apoyo de otros grupos - a su izquierda y nacionalistas -, con los que negocia también la constitución del futuro Gobierno.

El PSOE propuso a la catalana Meritxell Batet para que continúe como presidenta del Congreso, donde los socialistas tienen 120 escaños de los 350 que componen la Cámara Baja, mientras que para el Senado la candidata socialista será Pilar LLop, una jurista especializada en violencia de género y senadora por Madrid.

Los socialistas deben negociar con otros grupos el apoyo a sus candidatas a la presidencia de las dos Cámaras y también la Mesa de cada una de ellas, que es el órgano que regula la actividad parlamentaria y en la que están representados los partidos mayoritarios.

El resultado de esta negociación dará una pista sobre el estado de las conversaciones para la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, como jefe del Ejecutivo, que ahora gobierna en funciones.

El Parlamento español se constituye este martes, tras la repetición electoral del pasado 10 de noviembre, con lo que se pone en marcha la XIV legislatura desde la restauración de la democracia española, en la que se verá el Congreso más fragmentado de la reciente historia española, con dieciséis partidos representados.

LA PRESENCIA DE VOX EN LA MESA DEL CONGRESO

El partido ultraderechista Vox, con 52 escaños que lo convierten en tercera fuerza parlamentaria, exige estar en la Mesa del Congreso, lo que el conservador Partido Popular (PP) ve con buenos ojos, tal como confirmó hoy su líder, Pablo Casado, quien insistió en que no quiere "cordones sanitarios", como proponía el PSOE.

El PP quiere que los liberales de Ciudadanos, que perdieron 47 escaños en los últimos comicios y se quedaron con 10, estén en la Mesa y también Vox, para lo cual les cedería dos de los cuatro puestos que por sus escaños le corresponden, según anunciaron hoy fuentes de la dirección del partido.

Con esta decisión, el PP mantiene los lazos que ya estableció con ambas formaciones y que le permiten presidir el gobierno de regiones como Madrid y Andalucía, en coalición con Ciudadanos y con el apoyo parlamentario de Vox.

Por su parte, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, aseguró hoy que "nunca en la historia de la democracia se había producido siquiera la duda de que un grupo con más de 50 diputados" debía estar o no en ese órgano.

Para tener representación en la Mesa, Vox necesita al PP, ya que el PSOE y la coalición de izquierda Unidas Podemos tienen prácticamente amarrados una serie de votos conjuntos con las formaciones independentistas, nacionalistas y minoritarias.

La presencia en la Mesa del Congreso es importante, ya que desde este órgano se ordenan y se regulan los debates parlamentarios, con lo que se puede frenar o prorrogar determinadas iniciativas.

NEGOCIACIONES DE GOBIERNO

La composición de las próximas Mesas del Congreso y del Senado dará una pista sobre las negociaciones que el PSOE está llevando a cabo con otros grupos políticos para conseguir la reelección del socialista Pedro Sánchez como presidente del Ejecutivo.

El PSOE tiene cerrado un pacto de gobierno con Unidas Podemos, pero los votos de ambas formaciones no son suficientes, por lo que los socialistas negocian también con grupos nacionalistas, independentistas y regionalistas, después de rechazar una "gran coalición" con el conservador PP.

En este escenario, es clave el apoyo o la abstención tanto de los nacionalistas vascos (PNV), con los que las conversaciones están más avanzadas, como de los independentistas de Cataluña, con quienes las negociaciones van más lentas.

ERC (independentistas de izquierda), principal grupo catalán en el Congreso con 13 diputados, prioriza lograr "un buen acuerdo", que a veces "es incompatible con las prisas".

Los socialistas decidieron hoy cederle al PNV uno de los cuatro puestos que le corresponde en la Mesa del Senado como grupo mayoritario, con lo que se convertirán en árbitros, ya que el PSOE se quedará con tres puestos, los mismos que PP y completará el órgano de gobierno un representante del PNV.

Y mientras, la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, propuso hoy a Sánchez una reunión a tres junto a Casado para explorar un acuerdo parlamentario "moderado", pero el líder socialista está dispuesto a reunirse solo con Arrimadas.

Todo un puzzle que da idea de la complicada legislatura que se avecina, dada la distribución parlamentaria que salió de las elecciones del 10 de noviembre.

(c) Agencia EFE