El yerno de Trump asumiría nuevo rol en la Casa Blanca en medio de cuestionamientos sobre un posible conflicto de interés y sus nexos con Rusia

Un alto funcionario de EEUU reveló que el yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner, tendrá una nueva misión en la Casa Blanca: dirigir la Oficina de Innovación Estadounidense, que ha sido creada para renovar las funciones del gobierno aplicando ideas del sector empresarial.

Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner en un baile en la Casa Blanca. (AP Photo/Evan Vucci, File)

El esposo de Ivanka, quien en la actualidad es uno de los principales asesores de Trump, informará directamente al presidente.

Entre los implicados en la oficina están el director del Consejo Económico Nacional, Gary Cohn; Dina Powell, asesora del presidente para iniciativas económicas y asesora adjunta de seguridad nacional; Chris Liddell, asistente del presidente para iniciativas estratégicas y Reed Cordish, asistente del presidente para iniciativas intergubernamentales y tecnológicas. Todos ellos tienen una amplia experiencia empresarial.

Pero antes de que se anunciara la creación de la nueva oficina en la Casa Blanca, un posible conflicto de interés llamó la atención de varios legisladores demócratas, quienes expresaron su inquietud por un acuerdo millonario que Kushner está negociando, según informó la agencia EFE.

Kushner Companies, empresa inmobiliaria de la familia, está en conversaciones con la aseguradora china Anbang en relación con un edificio de oficinas que posee en la Quinta Avenida de Manhattan (Nueva York).

Según medios estadounidenses, la familia del yerno de Trump podría ganar hasta 400 millones de dólares en esa operación, que afecta al edificio 666 Fifth Ave, situado cerca de la Torre Trump, oficina y residencia del mandatario en la campaña electoral de 2016.

(AP Photo/Pablo Martinez Monsivais, File)

Los senadores Elizabeth Warren, Tom Carper, Sherrod Brown, Gary Peters y el representante Elijah E. Cummings manifestaron su preocupación en cartas enviadas al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y la Oficina del Abogado de la Casa Blanca.

En un comunicado, los legisladores expresaron “inquietud sobre posibles conflictos de interés que resultarían de semejante transacción, además de sus implicaciones potenciales para la seguridad nacional”.

Pese a que Kushner dimitió como consejero delegado de la compañía familiar, los demócratas argumentan que el negocio, de completarse, “presenta un claro conflicto de interés” para el yerno del presidente.

“Los documentos hechos públicos -afirman- no aclaran completamente cómo Kushner se ha desvinculado de sus intereses empresariales y si esa desvinculación es completa”.

“Faltando estos documentos, es imposible determinar hasta qué punto el señor Kushner o su familia inmediata pueden beneficiarse de la venta a Anbang”, agregan los legisladores.

Jared Kushner (izq.), el vicepresidente Mike Pence y el asesor del presidente Steve Bannon. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Su presunta relación con el gobierno ruso

Pero los problemas del yerno del presidente no acaban ahí. Este lunes un comité del Senado informó que quiere interrogarlo por las entrevistas que mantuvo en diciembre pasado con representantes del gobierno ruso, de acuerdo con un reporte del New York Times.

El diario, que cita fuentes del gobierno y del Congreso, informa que Kushner mantuvo una primera reunión con el embajador ruso en Washington, Sergey I. Kislyak, y con el titular de un banco estatal de desarrollo, Sergey N. Gorkov.

El Times dice que el Comité de Inteligencia del Senado está investigando esos contactos como parte de las pesquisas de las autoridades sobre las interferencias rusas en las elecciones del 8 de noviembre pasado.

La primera reunión de Kushner, que ya se conocía, se produjo en la Torre Trump, durante la transición presidencial, e incluyó al yerno del presidente, el embajador ruso y el general retirado Michael Flynn, entonces asesor de seguridad de Trump.

Con la llegada a la Casa Blanca de Trump, el 20 de enero pasado, Flynn fue designado asesor de seguridad nacional, pero renunció al puesto el 13 de febrero en medio de un escándalo por ocultar sus contactos con representantes del Kremlin.

Después de ese primer contacto, Kushner se reunió con Gorkov, titular del banco ruso Vnesheconombank e incluido en una lista de personas sancionadas por EEUU por la anexión rusa de Crimea y su apoyo a los grupos armados prorrusos de Ucrania.

La Casa Blanca solo había reconocido hasta ahora la reunión entre el embajador ruso y Kushner, pero la portavoz presidencial Hope Hicks confirmó ahora al diario ambos contactos y restó importancia a lo tratado por el yerno del entonces presidente electo.

Según Hicks, Kushner se ha mostrado dispuesto a hablar con el Comité de Inteligencia del Senado y recordó que durante la transición presidencial se reunió con decenas de representantes extranjeros.

“No está tratando de ocultar nada y quiere ser transparente”, agregó la portavoz, que también desempeñó ese papel durante la campaña electoral que llevó a Trump a la Presidencia.

Según el Times, los investigadores del Senado quieren consultar al yerno de Trump si la reunión con el banquero ruso buscaba asegurar financiación para las reformas de un edificio en Manhattan propiedad del grupo inmobiliario de la familiar Kushner.

Hicks negó que ese tema haya formado parte de la conversación que tuvo Kushner con Gorkov, que se prolongó por media hora, y rechazó también que hablaran sobre la posibilidad de que se levantaran las sanciones impuestas al banquero ruso.

Y sobre el primer encuentro con el embajador ruso, Hicks señaló que solo buscaba explorar la posibilidad de mejorar las relaciones entre Rusia y EEUU y avanzar en la cooperación entre las dos naciones para solucionar conflictos de Oriente Medio.

De acuerdo con el periódico, Kushner será la persona más próxima a Trump que es interrogado por comités del Congreso o por el FBI como parte de las investigaciones oficiales sobre la intervención rusa en las elecciones de noviembre.

Elaborado con información de las agencias AP y EFE.