El tierno abrazo del adiós entre un detenido y su chimpancé

A buen seguro que Cody Blake Hession y su mascota, un chimpancé capuchino llamado Monk, tuvieron días mejores que el que vivieron cuando se grabaron estas imágenes.

Agentes de la Oficina del Sheriff de Pasco, Florida, detuvieron a Hession, de 23 años de edad, como sospechoso de haber robado un vehículo en la ciudad de Holiday. Cuando le localizaron y le esposaron se produjo una imagen tan tierna que los propios policías no pudieron evitar darles publicidad.

Hession acabó esposado, pero Monk se negaba a descolgarse de su mejor amigo. Sin saber qué sucedía, el pequeño chimpancé intuyó que algo no iba bien. Y así fue, ya que su dueño estaba a punto de quedar bajo custodia y el mono iría a parar a un santuario de animales. El detenido estaba más preocupado del devenir de su fiel compañero que del suyo propio.

Pero antes del adiós definitivo, los agentes permitieron que ambos se dieran el último abrazo en una despedida que duró varios minutos mientras todos observaban la tierna escena.

Finalmente, Hession fue acusado de robo de un vehículo y de posesión de un animal salvaje sin permiso.

El detenido tenía su corazón aunque no le sirvió para eludir dos penas que le harán algunos apuros.