El testimonio de un periodista atacado por chavistas durante el plebiscito contra Maduro: "Me cayeron a golpes y pedradas"

El periodista Luis Olavarrieta fue agredido por colectivos armados chavistas durante la cobertura del plebiscito en Catia, el oeste de Caracas (Foto: Twitter @luisolavarrieta)

Mientras toda Venezuela acudía masivamente este domingo a votar en un plebiscito simbólico para evitar que Nicolás Maduro active un proceso constituyente para reescribir la Constitución, un lugar llamaba especialmente la atención en el país: Catia.

El enclave es una zona popular en el oeste de Caracas que se había caracterizado por respaldar la revolución del fallecido presidente Hugo Chávez. Pero ya no es así.

Catia se convirtió este domingo en el centro de las miradas porque miles de vecinos de la zona salieron para expresar su rechazo al régimen.

Y eso originó unos sucesos violentos que dejaron a todos en vilo: en medio de la consulta, una persona murió tras un ataque armado, un periodista fue secuestrado y golpeado y, finalmente, lo impensable meses atrás: una gran pitada a un grupo de militares que tuvieron que abandonar la zona ante el grito unánime de “asesinos, asesinos…”.

El periodista Luis Olavarrieta se encontraba en la zona haciendo un reporte sobre la consulta popular y la violencia que se estaba desatando cuando fue secuestrado y agredido por los llamados colectivos chavistas, (grupos paramilitares armados que defienden la ‘revolución’ y al gobierno de Maduro), según denunció en un vídeo en las redes sociales.

En el vídeo publicado en Twitter Olavarrieta, visiblemente nervioso, asegura que fue golpeado y por si fuera poco robado por los colectivos: “Me cayeron a golpes y pedradas”.

El reportero dijo que fue rescatado por dos personas a las que agradeció haberle salvado la vida. “Solo estaba haciendo mi trabajo”.

VER MÁS (VÍDEO): Un día clave para los venezolanos

Finalmente, Olavarriera fue trasladado a un centro de salud donde recibe atención médica por las heridas que recibió en la cabeza.

El alcalde opositor Gerardo Blyde ha dicho que los colectivos “estaban muy molestos por la multitud de votantes que había en Catia”, y que lo agredieron por estar grabando imágenes de la represión violenta que comprometen al Gobierno de Maduro.

Pero ese ataque no ha sido lo peor de la jornada que se vivió en Catia: Antes del secuestro de Olavarrieta hubo un tiroteo (si, los colectivos) que acabó con la vida de una mujer de 60 años, mientras que cuatro personas resultaron heridas. En medio de la violencia más de 300 personas tuvieron que resguardarse durante más de una hora en una Iglesia donde se encontraba el Cardenal Urosa Savino.

Aun así, los vecinos de Catia decidieron no dejarse amedrentar y permanecer en la calle y ejercer su derecho al voto.

Pocas horas antes, al comienzo de la votación, Catia había sorprendido con las pitadas a policías y militares que se encontraban en la zona y que tuvieron que retirarse con el grito de “asesinos, asesinos, asesinos”.

La violencia de las protestas en Venezuela han dejado más de 100 personas asesinadas, la mayoría por los cuerpos de seguridad del gobierno de Maduro y cada vez tienen más rechazo entre la población, incluso aquella que se rindió una vez a los pies del comandante que prometió transformar un país… eso si, nadie imaginaba este resultado.