El sexteo en realidad podría ser un indicio de relación estable

·5  min de lectura

Rob Weisskirch - Professor of Human Development, California State University, Monterey Bay

El sexteo en realidad podría ser un indicio de relación estable
¿La nueva normalidad? Mujer con un teléfono, de www.shutterstock.com.

¿Por qué la gente sextea? ¿Por qué se envían fotos o vídeos picantes o de desnudos y mensajes cargados de contenido sexual?

Si hablamos de un ligue pasajero, el sexteo (sexting, en inglés) puede ser visto como un medio para conseguir lo que se quiere ‒o al menos intentarlo‒, pero de acuerdo a mi investigación, es más probable que el sexteo se dé en una relación estable. Algunas investigaciones sugieren que, con frecuencia, muchas personas empiezan a sextear forzadas de alguna manera por sus parejas románticas o para evitar discutir con ellas. Entonces, se puede decir que lo que promueve comportamientos como el sexteo tal vez sean la ansiedad y la preocupación por lo que pueda pensar la pareja romántica de esa persona.

Como investigador de desarrollo humano dedicado a estudiar la influencia de la tecnología en las relaciones, quería comprender si son más propensas a sextear esas personas que sienten ansiedad cuando van a tener una cita o que viven preocupadas por lo que su pareja podría pensar de ellas.

Entonces, ¿de dónde viene esta ansiedad por las relaciones?

Una de las teorías principales sobre las relaciones es la conocida como teoría del apego. Esta sugiere que la forma de relacionarnos con nuestros cuidadores cuando éramos unos bebés (y viceversa) determina la forma de ver las relaciones más adelante en la vida.

Si tu cuidador o cuidadora empatizaba con tus necesidades y era receptivo, desarrollarás un apego seguro. Eso significa que te sientes cómodo o cómoda con las relaciones cercanas, porque, según tu experiencia, vale la pena: papá o mamá siempre estuvieron ahí cuando estabas angustiado, tenías hambre o frío. En base a esa experiencia, has aprendido que las relaciones son seguras y recíprocas, por lo que el apego no te genera prácticamente ansiedad.

Pero si tu cuidador o cuidadora no empatizaba con tus necesidades, era intrusivo o desatento, podrías haber desarrollado lo que se conoce como apego inseguro. Si hubo algo que desearas a nivel emocional o físico (como la comodidad) que no te dieron, es probable que de adulto las relaciones te generen ansiedad. Podrías pensar que no puedes confiar en las relaciones, que no vale la pena invertir en relaciones cercanas y que es mejor evitar a toda costa la intimidad compartida.

¿La gente sextea debido a la ansiedad relacional?

Mis colegas Michelle Drouin, Rakel Delevi y yo hemos planteado la hipótesis de que las personas que tienen miedo de quedarse solteras o que sufren ansiedad relacional y que, al mismo tiempo, se apegan siguiendo un mecanismo de ansiedad o inseguridad son más propensas a sextear. También pensamos que estos solteros y solteras son más propensos a sextear con sus parejas románticas, incluso si su relación no es muy estable.

Dimos a 459 estudiantes universitarios, solteros y heterosexuales un cuestionario en línea para saber más acerca de cómo la ansiedad relacional influye en la actitud frente al sexteo. El cuestionario abarca preguntas que miden su comportamiento con relación al sexteo, el grado de estabilidad necesario en la relación para sextear, su miedo a quedarse solteros, su nivel de ansiedad en relación con las citas y su forma de apegarse (seguros o inseguros). La mitad de las personas encuestadas eran solteras y alrededor de un 71 % eran mujeres.

El sexteo en realidad podría ser un indicio de relación estable
El nivel de compromiso es importante. Un hombre envía un mensaje, de www.shutterstock.com.

Descubrimos que las personas involucradas en relaciones románticas ‒de mayor o menor duración‒ son más propensas a haber sexteado que las que no tienen parejas románticas. No se dan diferencias de género en lo que se refiere a la participación en el sexteo, salvo por el hecho de que los hombres son más propensos que las mujeres a enviar un mensaje para proponer alguna actividad sexual.

También descubrimos que, generalmente, la ansiedad que genera una cita por el miedo a que la pareja romántica haga una evaluación negativa (básicamente, preocuparse por lo que tu pareja piensa de ti) y apegarse de forma más segura (por ejemplo, comodidad con la intimidad y relaciones cercanas) vaticina que esa persona ha enviado una foto o video sugerente de contenido sexual, una foto en ropa interior o lencería, una foto de desnudo o un mensaje de texto con contenido sexual.

Esperábamos descubrir que la ansiedad incitaría a las personas a sextear, pero nos sorprendió el hecho de que estar cómodos con la intimidad compartida se relacionara con el acto de sextear. También esperábamos descubrir que el sexteo se produciría en relaciones no demasiado estables ni comprometidas, lo que significa que asociamos el sexteo al cortejo.

Pero resulta que las personas que se sienten cómodas con las relaciones cercanas (con un mecanismo de apego seguro) y a las que les preocupa lo que su pareja pudiera pensar de ellas son más propensas a sextear, pero solo si se dan ciertos niveles de compromiso en la relación.

Por tanto, nuestra hipótesis solo se confirma parcialmente.

¿Qué tiene que ver la ansiedad con las citas?

Lo que nos dice esto es que las personas podrían estar preocupadas por complacer el deseo de sus parejas ‒o lo que perciben que es su deseo‒ cuando se involucran en el sexteo y que lo que habilita el sexteo es sentirse cómodo con la intimidad en las relaciones. Y sigue siendo así cuando el compromiso y la estabilidad de la relación son mayores.

Parece que en relación con el sexteo hay menos estigmas y más comodidad, siempre que uno o una percibe que su pareja quiere sextear y que hay un grado de compromiso con la relación.

Así que un poco de sexteo no puede ser malo en una pareja.

"Este artículo fue publicado en inglés originalmente en The Conversation, un sitio de noticias sin fines de lucro dedicado a compartir ideas de expertos académicos."