El salvavidas de la economía de Argentina tendría barras y estrellas... y la apuesta es por Joe Biden

·7  min de lectura
DURHAM, NC  OCTOBER 18:  Presidential nominee Joe Biden speaks during a Voter Mobilization event at Riverside High School in Durham, North Carolina on October 18, 2020.  (Photo by Demetrius Freeman/The Washington Post via Getty Images)
Foto: Demetrius Freeman/The Washington Post via Getty Images

Por Alan Longy.

Argentina mira las elecciones presidenciales de los Estados Unidos con la esperanza de que su resultado pueda derivar en una mejora del frágil presente económico que atraviesa, profundizado por la pandemia de coronavirus.

Desde las autoridades políticas hasta el empresariado agropecuario e industrial consideran que un buen diálogo con el gobierno norteamericano ayudará a una negociación exitosa con el Fondo Monetario Internacional, organismo al que el país latinoamericano le debe 44,000 millones de dólares.

“El presidente argentino Alberto Fernández claramente apuesta a un triunfo del candidato demócrata Joe Biden el 3 de noviembre. El embajador argentino, Jorge Arguello, tiene vínculos más aceitados con el establishment de ese partido. Su triunfo implicaría una política de distensión”, señala el especialista Leandro Morgenfeld, investigador de las relaciones bilaterales entre EEUU y Argentina a lo largo de la historia.

“El canciller Felipe Solá tiene una posición conciliadora y responde a la necesidad de tener un buen vínculo con el gobierno norteamericano por la negociación con el FMI. Se vienen varios meses de discusión y la opinión de la Secretaría del Tesoro del gobierno norteamericano es definitoria”, concluye. El ministro de Economía, Martín Guzmán, indicó que busca arribar a un acuerdo antes de marzo próximo con el organismo internacional de crédito.

Es que Argentina atraviesa una crisis económica prolongada, con varios años sin crecimiento y una recesión, acentuada por la pandemia de coronavirus, que se suma a 15 años consecutivos con inflación de dos dígitos y 5 de devaluación constante del peso, su moneda nacional. En ese marco, el dólar se ha convertido en uno de los bienes más preciados por empresarios y ciudadanos de a pie.

Las reservas internacionales del Banco Central vienen en franca caída y, en los últimos años, sólo crecieron a razón del endeudamiento externo. El FMI fue fundamental en la recta final del gobierno del expresidente Mauricio Macri, con el desembolso de 44,000 millones de dólares -el préstamo más grande otorgado en la historia del organismo financiero- que se tornaron impagables para la administración Fernández.

De ahí surge la creencia de que el gobierno norteamericano pueda influir sobre el Fondo, presunción ratificada por el representante de los Estados Unidos, Mauricio Claver Carone. Él dijo en una videoconferencia con el Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales (CCRI) que "Trump utilizó en secreto todo su poder global para que el FMI saltara todos sus límites financieros y concediera a la Argentina un crédito histórico."

“Argentina está dispuesta a trabajar con los gobiernos independientemente de su color político. Y para eso, tenemos que buscar diálogo y consenso independientemente del sector que gobierne”, agrega el jefe de Gabinete del Gobierno de Alberto Fernández, Santiago Cafiero sobre la próxima administración norteamericana.

Si bien no han existido grandes conflictos con la administración del actual presidente norteamericano y candidato a la reelección, Donald Trump, desde la asunción de Fernández en diciembre de 2019 se han acumulado tensiones entre ambos gobiernos. El último y más notorio fue el rechazo a la postulación del mismísimo Carone como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

President Donald Trump dances after speaking at a campaign rally in Gastonia, N.C., Wednesday, Oct. 21, 2020. (AP Photo/Nell Redmond)
(AP Photo/Nell Redmond)

La relación comercial con EEUU, en tanto, es deficitaria para Argentina en 2471 millones de dólares, según los datos de todo 2019 relevados por el centro de economía internacional de Cancillería.

“Un acuerdo con el FMI podría generar un shock de confianza. Si viene acompañado de un programa y con dinero fresco se podrían mejorar las reservas para aminorar las presiones sobre el tipo de cambio”, indica el economista especializado en mercados financieros, Javier Marcus.

En esa línea se manifiesta el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pellegrina: “Hay un interés muy importante para la Argentina y es la injerencia que tiene Estados Unidos en los organismos internacionales de crédito financiero. El apoyo del gobierno norteamericano en el FMI es importante porque tenemos mucho que resolver allí.”

El director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina, Diego Coatz, coincide: “Hoy lo más necesario es cerrar el capítulo financiero, ese es el gran punto en las urgencias que tiene el país”.

Sin embargo, el optimismo parece ser exagerado respecto a la influencia de un eventual gobierno demócrata sobre el FMI. “No me parece que vaya a ser muy favorable la negociación gane Trump o Biden”, indica la doctora en economista especializada en la historia entre Argentina y el Fondo Monetario, Noemí Brenta. “Tanto los gobiernos demócratas como los republicanos han significado lo mismo para la Argentina en el organismo”, sentencia.

En ese delicado estado económico, el país enfrenta la pandemia de coronavirus y las consecuencias de las medidas de aislamiento y distanciamiento social. Con altos índices de pobreza heredados, el Presidente argentino dispuso varias medidas de emergencia que insumen, hasta ahora, gastos extra por más de 450 mil millones de pesos.

“Todos estos instrumentos que diseñamos tienen por objetivo reducir el impacto en el nivel de ingresos de la ciudadanía, ya sea para quienes están en la economía informal como quienes tienen un trabajo registrado, para esto último se buscó sostener el empleo”, explica Cafiero.

Remesas, el reflejo de un cambio en la relación con EEUU

La escasez de dólares existentes derivó en la aplicación de amplias restricciones al acceso de la divisa para el ahorro de los ciudadanos, disparando las cotizaciones paralelas (financieras e ilegales) lo que genera complicaciones en el funcionamiento de la economía local. Como consecuencia, el país dejó de ser una nación emisora de remesas hacia el exterior para convertirse en receptor de dólares desde el extranjero.

Yahoo Noticias
Yahoo Noticias

Durante años Argentina, junto con Chile y Costa Rica, fueron los países de la región donde se enviaban más divisas de las que se recibían. Esta situación, se daba debido a que los inmigrantes de los países limítrofes, principalmente de Paraguay, Bolivia y Perú enviaban sumas mensuales a sus familiares tras las fronteras. Argentina recibía fondos provenientes principalmente de los Estados Unidos y España”, desarrolla Alex Torriglia CEO de Xcoop, una plataforma remesadora.

Según el Banco Mundial, en 2017 Argentina enviaba 3961 millones de dólares al año, siendo los principales destinos España (US$ 847 MM), Paraguay (US$ 594 MM), Bolivia (US$ 694 MM) y Perú (US$ 460 MM). Por su parte, recibía 688 millones de dólares donde los principales países de origen de remesas hacia el país eran España (US$ 189 MM) y EE.UU. (US$ 135 MM). Pero eso cambió.

Yahoo Noticias
Yahoo Noticias

“Actualmente Estados Unidos es el corredor de remesas entrantes número 1 hacia Argentina. Le siguen España y Chile, pero con una diferencia importante. Este incremento de envíos desde USA se viene sosteniendo desde hace unos meses y en septiembre se incrementó la entrada de remesas de USA en un 60% versus el mismo mes del año pasado. Es porque más argentinos en USA eligen enviar el dinero de ayuda a sus familiares en el país”, explica el CEO de Western Union, Maximiliano Babino.

“La balanza entre remesas entrantes y salientes del país desde 2019 a esta parte se fue revirtiendo- amplía Babino- Es decir hasta el 2019 éramos un país que enviaba al exterior, la tendencia se acentuó en los últimos meses. Es más el dinero que ingresa al país vía remesas que el que se envía”.

“Esto habla de la necesidad del ciudadano argentino de contar con esa ayuda de sus familiares del exterior“, señala.

Yahoo Noticias
Yahoo Noticias

En ese sentido, en las calles de Buenos Aires se cree que un triunfo de Biden podría incidir positivamente en la vida cotidiana. “Claramente Biden le conviene a la Argentina. Al país con Trump no le fue ni mal ni bien, Macri era un aliado pero no nos abrieron las exportaciones.”, opina Marcelo, farmacéutico.

“No creo que ayude la reelección de Trump, lo digo por la experiencia histórica de cómo sucedieron las cosas”, indica Yasmin, empleada de una multinacional norteamericana.

En tanto Óscar, camarero, es más pesimista: “Argentina está fundida en todos los sectores, no creo que tengamos ayuda porque no tenemos plata para pagar. Lo que nos prestaron no lo pudimos devolver”.

También debes ver:

EN VIDEO: Con insultos y ataques, Trump y Biden atizan sus campañas en estados clave de EEUU