Marijuana Pepsi, la inspiradora historia de una mujer con un nombre inusual

Su nombre es parte central de su identidad, y aunque a lo largo de su vida le ha provocado multitud de problemas e incluso hostigamientos, también la ha motivado a superar obstáculos, cobrar fortaleza y ser un ejemplo de éxito y autenticidad.

Ella se llama Marijuana Pepsi y, desde mayo pasado, añade a su nombre el título de doctora que obtuvo con una tesis que explora la percepción y los comportamientos que los nombres afroamericanos provocan en profesores y alumnos de raza blanca.

Marijuana Pepsi Vandyck tras obtener el grado de doctora. (Facebook/Marijuana Vandyck)

Ella es ahora la doctora Marijuana Pepsi Vandyck, y a lo largo de su vida han cambiado ciertamente su título y su apellido (el de soltera es Jackson) pero sus nombres propios se han mantenido firmes contra viento y marea, casi literalmente.

Marijuana Pepsi tiene 46 años y recuerda, según el relato de The Washington Post, que cuando era niña y adolescente sufrió constantes burlas a causa de su inusual nombre. Ella comenzó a caer en cuenta de ello cuando tenía nueve años si bien los profesores, quizá para aminorar esa presión, optaron por llamarla Mary, incluso en el diploma que ella ganó en un discurso de ortografía (el llamado “spelling bee”).

Ella contó que su madre, al enterarse, le dijo que “no dejara que la llamaran Mary nunca más y fue a la escuela a exigir que cambiaran ese nombre” y usaran su verdadero nombre: Marijuana Pepsi.

Los rumores de por qué se le puso ese nombre fueron muy variados, entre ellos que sus padres le pusieron así porque gustaban de fumar marihuana y beber refresco de soda. Ella misma cuenta que “muchas personas pensaban que [mi madre] estaba fumando marihuana y bebiendo Pepsi”, de acuerdo a la radio NPR.

Y cuando Marijuana Pepsi le preguntó a su madre por qué la llamó así, cuando a sus hermanos les puso por nombre simplemente Kimberly y Robin”, le dijo que “supo cuando ella nació que podría tener ese nombre y recorrer el mundo”.

Con todo, su tía Mayetta Jackson contó que los rumores no habrían estado demasiado lejos y que los padres de Marijuana Pepsi fueron producto de los círculos sociales de la era post-Woodstock, el icónico festival de rock, en los que el consumo de marihuana era considerable. Según su tía, los padres de Marijuana Pepsi eran parte de ese momento: “pensé que era una locura [el nombre que le pusieron a su sobrina” pero ellos eran personas que gozaban tanto la vida que les venía bien”, contó Jackson al periódico Milwaukee Journal Sentinel.

Y agregó, con humor, que sus familiares al menos no bebían Coca Cola: imagínense si en vez de Pepsi le hubieran puesto a Marijuana de segundo nombre Coke, comentó.

Lo cierto es que Marijuana Pepsi Jackson enfrentó el acoso por su singular nombre con entereza y sacó de ello fuerza singular. Rechazó ser llamada Mary o Mary Jane y ha desarrollado una carrera exitosa como maestra y vendedora de bienes raíces. Justo en mayo pasado obtuvo un doctorado en educación con una tesis que analizó cómo los estudiantes con nombres afroamericanos son percibidos y tratados en entornos de personas de raza blanca y cómo ello afecta el desarrollo académico y emocional de los alumnos.

Ella recuerda, por ejemplo, que tuvo una maestra en una clase de orientación que tras ver la lista de los estudiantes de su clase la arrojó al suelo y “empezó a hablar de cómo los resultados de sus exámenes se iban a ir al inodoro”. Pero en esa lista solo se mencionaban los nombres y el género de los estudiantes, no había datos académicos, y ella luego se enteró que “eran los nombres lo que le preocupaba” a la profesora.

Es decir, que en ciertos casos nombres distintos a los que son usuales entre las personas de raza blanca son percibidos por ellas con una carga negativa y las actitudes ante ello pueden resultar nocivas para las personas que tienen esos nombres singulares. La tesis de Marijuana Pepsi aborda justo ese tema, en el que ella tiene una experiencia directa.

Y su labor profesional como educadora, en la institución universitaria Beloit College, en Wisconsin, se ha enfocado al apoyo de estudiantes de bajos recursos, con discapacidades o que son los primeros en su familia en acceder a educación superior.

Ella misma no ha dejado de enfrentar situaciones a causa de su nombre. Según el Post, llamarse Marijuana Pepsi le hace recibir frecuentes mensajes de cultivadores de marihuana en la red social LinkedIn, un policía amenazó una vez con arrestarla porque pensaba que ella le estaba dando un nombre falso y usa solo sus iniciales MP en sus carteles de venta de bienes raíces (los que se colocan frente a las propiedades que pone en venta) porque los que tenían su nombre completo eran robados con frecuencia.

Lo cierto es que la doctora Marijuana Pepsi se siente orgullosa de su nombre y por ello no ha pensado en cambiarlo. “No podemos ir en la vida cambiando cosas para que otras personas sean felices, y yo tuve que aprender eso desde muy temprano”, contó la hoy doctora. Y aunque ciertamente ha encarado dificultades, ello también la ha convertido en una mujer fuerte y ha logrado con ello proveerse felicidad.