El rescate millonario del gobierno de AMLO a una empresa quebrada: más de 3,000 mdp

·5  min de lectura
Andrés Manuel López Obrador (AMLO) | FOTO : MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM
Andrés Manuel López Obrador (AMLO) | FOTO : MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

Miles de habitantes de la costa sur y la sierra de Oaxaca sufrieron daños en sus personas, propiedades y cultivos con el paso del huracán Ágatha. Las noticias y promesas salvadoras que los damnificados esperaban escuchar durante la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en la entidad fueron eclipsadas por otra que para él parece prioritaria, en el contexto de sus compromisos de campaña de antes y de la que ahora lleva a cabo rumbo a la sucesión presidencial.

En Huatulco, los damnificados fueron los primeros en enterarse que el gobierno de López Obrador rescató de la quiebra a la empresa Altán Redes, cuyo objetivo era alcanzar la conectividad en todo el país. Informó que su gobierno compró la mayoría de las acciones de la empresa que se encontraba en crisis financiera y operativa.

"Estaba en quiebra, les entregaron créditos de Nacional Financiera en el sexenio pasado y tomamos la decisión de aportar un recurso y ya esa empresa, va a permitirnos que haya internet en todos los pueblos, ya es de la nación. El Estado mexicano es socio mayoritario y tiene la dirección, la administración de la empresa”.

La empresa Altán Redes, creada en el gobierno de Enrique Peña Nieto, fue la encargada de instrumentar la Red Compartida de ese gobierno. En 2018 arrancó el proyecto de llevar internet a poblaciones con menos de 5 mil habitantes para cerrar la brecha digital. La meta debería de cumplirse en seis años, pero no ocurrió. Solicitó el aplazamiento de sus objetivos hasta 2028 y además “pidió entrar a un proceso de concurso mercantil con el objetivo de hacer frente a una deuda millonaria que acumula con sus proveedores, entre ellos, Huawei, Nokia y American Towers.” (Expansión 9 de junio de 2022)

Para salir de su crisis, recientemente Altán logró un acuerdo de financiamiento por un monto de 388.1 millones de dólares, cuya estructura financiera incluye a la banca de desarrollo, que otorga un crédito por 161 millones de dólares (más de 3,000 millones de pesos), es decir el 41% de los recursos.

La inyección financiera otorga al gobierno de López Obrador el control de la empresa Altán, así podrá fortalecer su infraestructura, lo que permitirá a su gobierno llevar internet a zonas remotas.

El negociador de la reestructuración financiera de Altán, Gerardo García Arrazola, mediante un documento público “aseguró que la inyección de capital no implica que se convierta en una firma estatal, pues se mantiene como una asociación Público-Privada, resaltando la importancia de la sinergia y cooperación entre el sector privado y el gobierno de México, en temas estratégicos del país. (Expansión 10 de junio de 2022)

El presidente defendió el rescate de Altán en su mañanera, al respecto dijo: "A Altán la crearon en el gobierno anterior, y como se hacía en gobiernos anteriores, se entregaron créditos de Nacional Financiera que es banca pública", indicó que su gobierno adquirió esa empresa para que no haya monopolios y llegue el servicio a todos los rincones del país.

"Pero esto no les gusta y no lo quieren los conservadores, dicen que es de los años 70 nuestra política."

Esta es la primera empresa que el gobierno de López Obrador rescata y, al hacerlo, entra en contradicción con su rechazo a lo que hacían los gobiernos anteriores, sobre todo aquellos que por décadas se dedicaron a comprar empresas que quebraban y las “rescataban” con el argumento de que era para salvar los empleos. Los gobiernos saneaban sus finanzas y las regresaban a los empresarios. Este fue el modelo que se repitió con diversos ingenios azucareros en el país, entre otros.

La frase “No somos iguales” repetida con alta frecuencia en la retórica presidencial pierde sentido y lo ubica en el mismo plano de los que rechaza. Con el rescate de Altán, sus adversarios podrán decir que es igual a los que tanto crítica.

El papel histórico del gobierno como empresario ha sido un desastre y fuente de la corrupción, que dice combatir López Obrador. Si en algún ámbito no hay transparencia es en las empresas que mantiene el Estado. Ejemplos de opacidad actual son Pemex, la CFE y Segalmex, antes Diconsa.

En los tiempos de la 4T se repite el rescate de una empresa concesionada, como se hacía antes. El dinero privado queda a salvo y entra al riesgo el dinero público, con un horizonte de poder limitado como el corto futuro de López Obrador, nada garantiza el éxito del rescate de Altán. El pronóstico contrario parece más cercano a la realidad y a la experiencia histórica de otra empresa del gobierno que será un desastre y fuente de corrupción. Nuestros impuestos son mal utilizados. Cosas de las ocurrencias del presidencialismo y las campañas que se vienen.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Fuerte granizada en CDMX colapsa el techo de supermercado Soriana

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.