El remoto cementerio en el océano donde se estrellan las naves espaciales

Existe un lugar en el Pacífico donde van a caer los grandes objetos que orbitan la Tierra.
Existe un lugar en el Pacífico donde van a caer los grandes objetos que orbitan la Tierra.

En Estados Unidos existe una red de observatorios, conocida como Space Surveillance Network (SSN) que, desde el año 1957, mantiene un detallado registro de todos los objetos mayores de 10 centímetros que se encuentran orbitando nuestro planeta. Desde grandes estaciones espaciales hasta los sigilosos satélites espías, incluyendo etapas de cohetes o telescopios.

Según la SSN, en estos momentos existen aproximadamente 4.000 satélites en pleno funcionamiento orbitando la Tierra, a los que hay que sumar otros 48.000 objetos de diferentes tamaños, considerados como basura espacial. Toda esta chatarra espacial supone un enorme problema no solo para futuros lanzamientos sino para las misiones que se están desarrollando en estos momentos en las órbitas bajas de nuestro planeta.

En esta sección de ciencia y astronomía de Yahoo hemos visto algunos de los planes que se están desarrollando para limpiar nuestro espacio aéreo de basura espacial, sin embargo, cuando las naves superan ciertas dimensiones la única solución es dejar que la atmósfera las desintegre en su reentrada y programar su caída en un lugar donde se minimicen los daños.

¿Y cuál es ese lugar?, ¿Tienen las agencias espaciales alguna zona designada para estrellar las naves en su caída hacia la Tierra?

Pues resulta que sí. Es el conocido Polo de inaccesibilidad del Pacífico, popularmente denominado Punto NEMO y es el lugar más alejado de tierra firme en cualquier dirección. Se encuentra en las siguientes coordenadas: 48°52.6′S 123°23.6′O.

El Punto NEMO, la región más alejada de cualquier tierra firme, representa el lugar más idóneo para estrellar satélites o estaciones espaciales.
El Punto NEMO, la región más alejada de cualquier tierra firme, representa el lugar más idóneo para estrellar satélites o estaciones espaciales.

Durante más de tres décadas las agencias espaciales han elegido este lugar, precisamente por su lejanía a cualquier región habitada, para estrellar sus satélites, cohetes e incluso estaciones fuera de funcionamiento. Es el cementerio de naves tan emblemáticas como los cargueros Progress, los vehículos ATV de la ESA o estaciones espaciales como las Salyut (y su increíble historia de rescate) o la célebre MIR rusa.

El carguero ATV Jules Verne desintegrándose en la atmósfera durante su reentrada | imagen ESA
El carguero ATV Jules Verne desintegrándose en la atmósfera durante su reentrada | imagen ESA

Esta semana hemos conocido la noticia de que el telescopio espacial Hubble está cayendo y, aunque no supone un problema a corto plazo, tarde o temprano caerá a la Tierra para unirse a las docenas de naves que han acabado sus días en este cementerio espacial en el océano Pacífico.

Imagino que a alguno de vosotros se os ha pasado por la cabeza la idea de una visita a un lugar en el que descansan, desde finales de la década de los ’80, tantas y tantas naves legendarias, sin embargo os encontraréis con tres problemas fundamentales: La lejanía del lugar (recordad que hablamos del punto más alejado de cualquier tierra firme), la profundidad de sus aguas (el fondo marino se encuentra a casi 4.000 metros) y finalmente que todas estas naves se desintegran en la atmósfera y lo que queda de ellas apenas es un puñado de hierros desvencijados que se hunden en el fondo del mar… como veis, es una idea más romántica que práctica.

Referencias y más información:

Dave Mosher “A spacecraft graveyard exists in the middle of the ocean — here’s what’s down there” Business Inside

Geoff Manaugh “The Spacecraft Cemetery” BLDGBlog

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.