El raro y costoso excremento de ballena que es muy codiciado por la industria del perfume pero es ilegal en EEUU

La industria del perfume siempre ha usado secreciones animales para fijar el aroma de sus productos y una peculiar sustancia es, en ese sentido, muy valorada: un singular excremento, que a veces es también un “vómito”, que producen las ballenas cachalote.

Se trata de un material denominado ámbar gris o ambergris que se produce en el aparato digestivo de esos poderosos cetáceos cuando su organismo, para facilitar la excreción de picos de los calamares que come, secreta ambreína, un compuesto que ayuda a consolidar los restos sólidos de los moluscos de su dieta para propiciar su expulsión como excremento y, al parecer, en ocasiones como vómito.

Un grupo de ballenas cachalote. (AP)

El ámbar gris resultante –la mezcla de picos de calamar unidos por la ambreína, todo ello degradado y oxidado con el tiempo- es una masa que va de amarillenta a café-grisácea y que, entre sus propiedades, tiene la notable capacidad de fijación de olores, lo que lo ha hecho muy valioso para la industria del perfume, que históricamente lo ha aprovechado. Por ello, cuando es hallado en el mar o en la costa o es extraído directamente de ballenas, se convierte en un material de enorme valor.

Una libra (453 gramos) de ámbar gris puede costar, de acuerdo a Business Insider, más de 7,000 dólares. Por ello, se señala, los cazadores de ámbar gris analizan los patrones de las corrientes marinas y las condiciones meteorológicas para rastrear dónde podrían hallar ámbar gris, una sustancia que con todo es rara y por ello su alto precio.

Pero, dado que los cachalotes son una especie vulnerable, la posesión y el comercio de ámbar gris es ilegal en Estados Unidos, incluso aquel hallado en la playa. En Australia también está prohibido su comercio, aunque sí es legal en países de Europa, Francia, Gran Bretaña y Suiza entre ellos.

Una muestra de ámbar gris, o ambergris, material excretado por ballenas cachalote que es muy apreciado en la industria del perfume. ( Flickr/Peter Kaminski, CC BY 2.0)

Y aunque actualmente la caza de cachalote se ha frenado casi por completo y, en realidad, la recolección de ámbar gris en océanos y costas no afecta directamente a esas ballenas, dado que la población de esa especie es menor que en el pasado la comercialización del ambergris es controversial, e incluso propicia actividades delictivas en el frenesí por hacerse de esa valiosa sustancia.

Pero sus propiedades en la fijación de olores son extraordinarias, y por ello la industria del perfume continúa adquiriéndolo y usándolo.

Por ejemplo, señala Business Insider, una botella de la fragancia Profumi D’Amore puede llegar a costar más de 500 dólares, aunque hay algunos productos de menor precio. La rareza del ámber gris y sus capacidades aromáticas, con todo, acotan mayormente su uso a los perfumes de mayor valor comercial, si bien el desarrollo y uso de sustancias sintéticas alternativas opera en contra de ello.

Y, cabe señalar, investigaciones han identificado que la ambreína incrementa la actividad sexual en ratas en experimentos de laboratorio, lo que en cierto modo sostiene afirmaciones de que el ámbar gris ha sido considerado en ciertas culturas un efecto afrodisíaco.

En todo caso, al menos en la industria del perfume, esa “popó” de Moby Dick sigue siendo un singular tesoro.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro