Vanessa Guillén: la agónica búsqueda de una soldado desaparecida que sufría acoso sexual en una base militar de Texas

Los familiares de la soldado Vanessa Guillén, desaparecida hace dos meses, exigen una investigación del Congreso después de encontrarse restos humanos que podrían ser los de la joven y de que un soldado de su misma base militar en Fort Hood (Texas) se suicidó cuando la policía iba a interrogarlo como sospechoso del caso.

"Hemos perdido una vida, una hermosa soldado joven", dijo la abogada de la familia Guillén, Natalie Kahwam, en una conferencia de prensa en Washington. "Ella no está con nosotros".

La soldado Vanessa Guillén fue vista por última vez el 22 de abril en la base militar Fort Hood, en Texas. (US Army)

Mayra Guillén, hermana de Vanessa, exigió una investigación por parte del Congreso sobre las circunstancias de la muerte de la soldado, que había denunciado a sus allegados acoso sexual por parte de superiores de la base.

Las autoridades de Texas suspendieron este martes la búsqueda de Guillén después que se hallasen restos humanos cerca de la localidad de Little River Academy, a una media hora de viaje desde Fort Hood.

Tim Miller, de Equusearch Texas, dijo a la televisión que los restos se hallaron en una tumba de poca profundidad cerca del río León, un sector que la semana pasada ya fue inspeccionado siguiendo una pista en la búsqueda de la soldado.

En ese mismo lugar apareció recientemente el cuerpo de Gregory Morales, otro militar de la base Fort Hood perdido desde el 2019. No se ha informado de que ambos casos tengan relación, pero el hecho de que dos militares hayan desaparecido y que dos cuerpos, uno el de Morales y otro por identificar, hayan sido encontrados en la misma zona con pocos días de diferencia ha agudizado las suspicacias.

Aunque la confirmación de que los restos hallados son los de la soldado demorarán varios días en llegar, la familia cree que "el cuerpo de Vanessa Guillén fue encontrado", dijo la abogada.

Lo que se sabe sobre la desaparición

Guillén, de 20 años de edad, fue vista por última vez en un estacionamiento de la base. Las autoridades hallaron las llaves de su vehículo, su billetera y tarjeta de identificación en la armería de la base donde ella había estado haciendo ejercicio, pero su teléfono todavía no se ha encontrado.

Guillén, que es originaria de Houston y una de seis hermanos, al parecer deseó sumarse al ejército desde que era niña y cuando se graduó de la secundaria se enlistó en el Ejército. Fue asignada primero en una base en Virginia y luego en Fort Hood.

El clamor porque se esclarezca qué le sucedió a Guillén crece y ha dado pie para que una notable cantidad de mujeres militares expresen su solidaridad y a la vez denuncien el abuso y el acoso sexual y otras formas de violencia que han sufrido dentro de los cuarteles a manos de otros miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

La familia Vanessa Guillén da por muerta a la soldado y critica al Ejército

De acuerdo a Time, tres semanas antes de su desaparición Guillén le contó a su madre que un sargento la estaba acosando sexualmente pero tenía miedo de reportarlo a sus superiores. Y la joven no le reveló a su madre el nombre del militar que, afirma, la acosaba.

Por su parte, las autoridades militares ya han emprendido su propia investigación, tanto sobre la desaparición de Guillén como de las alegaciones de abuso sexual en su contra, pero salvo la sospecha de que habría dolo criminal en la desaparición de la soldado, hasta el momento no se habrían informado de más detalles o revelaciones del caso y las búsquedas que se habían realizado resultaron infructuosas.

El caso de la joven impulsó a la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC), una de las mayores organizaciones latinas en EEUU, alertó a las familias que no envíen a sus hijas al Ejército porque consideran que están desprotegidas.

En tanto, el hashtag #IAmVanessaGuillen (Yo soy Vanessa Guillén) se ha vuelto viral y con él se han expresado las exigencias de que se investigue lo sucedido, se han expresado fuertes testimonios de otras mujeres militares víctimas de abuso sexual y se han hecho llamados de denuncia y concientización en general sobre la violencia contra la mujer en el ejército estadounidense.

“Parte el corazón y estamos furiosos y angustiados por la desaparición de Vanessa en una base militar estadounidense… Aún más preocupante es la falta de atención por su vida y bienestar... Ambos parecen insignificantes para quienes están al mando en Fort Hood”, expresó el presidente de LULAC, Domingo García, a la agencia EFE.

La familia de Guillén ha exigido una investigación independiente de la desaparición de la soldado y su abogada, Natalie Kahwam, dijo que en la base militar “se están encubriendo entre ellos”, según CBS News.

LULAC ha reforzado su denuncia sobre la desprotección a la que, a su juicio, están expuestas las militares estadounidenses porque “hemos recibido múltiples quejas de mujeres soldados que han sido hostigadas y asaltadas sexualmente sin que los superiores hayan tomado medidas para protegerlas”, añadió García.

Incluso celebridades como Salma Hayek se han unido a la exigencia de que se encuentre a Guillén.

La denuncia de la familia Guillén

La conferencia de prensa de los familiares de Guillén ocurrió pocas horas después que el Departamento de Policía de Killeen, en Texas, informara "un individuo de interés en el caso", que era un soldado en servicio activo, se suicidó cuando los agentes policiales iban a hablar con él.

"Él se suicidó y no sabemos por qué", dijo Mayra Guillén, hermana de la soldado. "Esta persona que ahora se suicidó fue capaz de reírse en mi cara el primer día que llegué a la base para preguntar por mi hermana. No entiendo cómo fueron capaces de mentir desde el primer día".

"Pero no fue solo él, hay más", añadió Mayra Guillén. "Y qué casualidad que hoy se suicida para que no encontremos quién es culpable. Todo Fort Hood es culpable".

La División de Investigaciones Criminales (CID, en inglés) del Ejército indicó en un comunicado que "un sospechoso está muerto tras quitarse la vida en Killeen y una civil sospechosa fue arrestada por los Texas Rangers en relación con la desaparición de la soldado Vanessa Guillén".

CID indicó que no se divulgará el nombre del supuesto suicida hasta que sus familiares sean notificados, y añadió que la sospechosa civil es esposa de un exsoldado de Fort Hood "y se encuentra bajo custodia en la cárcel del condado Bell a la espera de ser encausada por las autoridades civiles".

Lupe Guillén, otra hermana de la soldado desaparecida, sostuvo que las autoridades militares "nos mintieron en la cara día a día".

"Mi hermana fue acosada sexualmente y nada se hizo al respecto", agregó. "En dos meses no tuvimos respuestas. Nos han mentido una y otra vez. Tomaron a mi hermana como si fuera un chiste".

Khawam indicó que la familia quiere que el Congreso, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) u otra agencia federal se haga cargo del caso, ya que los militares "están encubriéndose los unos a los otros".

La abogada y la representante demócrata y exmilitar Tulsi Gabbard enfatizaron que este caso expone la urgencia de reformas en la manera que las Fuerzas Armadas reciben, investigan y resuelven los casos de acoso y abuso sexual.

Según un reporte del Pentágono, durante 2019 se recibieron 5.5 reportes de agresión sexual por cada 1,000 militares y se indica que “pese a esfuerzos concertados para prevenir la agresión y el acoso sexual y las represalias asociadas, en el año fiscal 2019 el Ejército continuó viendo una alta tasa de reportes de agresión sexual”.

El Departamento de Defensa informó a fin de mayo que las denuncias de acoso y abuso sexual aumentaron un 3 %, al pasar de 6.326 en el período fiscal 2018 a 7.825 en el período fiscal 2019, con el 60 % de los casos denunciados entre miembros de las fuerzas militares.

Del total de denuncias 3.219 ocurrieron en el Ejército, 1.774 en la Marina, 1,683 en la Fuerza Aérea, y 1.149 en la Infantería de Marina.


Reporte actualizado con información de EFE.