El “poder de Facebook” reúne a Cholo con su dueña 11 años después

Cholo es un bulldog francés cuya desaparición fue denunciada en 2008. Desde entonces, su pista se había perdido y su dueña no había vuelto a saber nada de él pese a que llevaba chip de localización. Hasta hace dos días. El perro fue abandonado a las puertas de un refugio y sus responsables lanzaron un mensaje pidiendo ayuda a través de Facebook para dar con ella. Al final, su historia ha tenido un desenlace feliz.

Cholo desapareció hace casi 11 años sin dejar rastro hasta que hace unos días apareció atado a las puertas de un refugio. Un llamamiento en Facebook para dar con su dueña ha acabado con final feliz. (Foto: Perfil de Facebook del refugio K9 de Tenerife)

“Este es Cholo, lo dejaron este fin de semana atado por fuera del refugio”, comenzaba el post compartido por el refugio K9 de Tenerife, que incluyó la pertinente foto del animal por si alguien lo reconocía. Para sorpresa de quienes lo encontraron allí abandonado, el can tenía chip. Así que procedieron a su lectura descubriendo que figuraba como desaparecido en una denuncia de 2008.

La sospecha es que lo robaron, dice el texto en el que los responsables de K9 lamentan que “casi 11 años más tarde y como ya es un trasto viejo lo dejan ahí tirado sin más”. Con los datos obtenidos del chip intentaron localizar a sus dueños, pero sin suerte. El fijo que figuraba como contacto era de una empresa que nada sabía y no hubo respuesta positiva para sus pesquisas.

Sin embargo, no se dieron por vencidos y confiaron en el “poder de Facebook”. Colgaron en esta red social la historia con la información que tenían de Cholo y se la jugaron al boca a boca. “Si recuerdas ver alguna publicación o conoces a su dueña, que sepa que su perrito sigue vivo y que está en el k9, su dueña se llama Melania”, reza el texto, que también se publicó en inglés para facilitar una mayor difusión.

Solo unas horas después, el misterio había sido resuelto y Cholo había podido reunirse que la que fuera su dueña hace más de una década. Así lo anunciaba, en mayúsculas y con signos de exclamación por lo bueno de la noticia, una actualización: “Localizada la dueña, gracias a todos por compartir, el poder de Facebook”.