El plan de Trump para remodelar las infraestructuras de EEUU se enfrenta a obstáculos en el Congreso

Por David Shepardson
El edificio del Capitolio de EEUU en Washington (EEUU) el 8 de febrero de 2018. REUTERS/ Leah Millis

Por David Shepardson

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revelará el lunes un plan de infraestructura que ya se enfrenta a importantes obstáculos en el Congreso porque no ofrece tantos nuevos fondos federales como los demócratas quieren y no aborda de forma directa cómo pagar por la iniciativa.

El plan, que propone usar 200.000 millones de dólares en fondos federales para estimular 1,5 billones de dólares en mejoras de obras públicas en un plazo de 10 años, podría modificar la forma cómo el Gobierno federal financia carreteras, puentes, carreteras y otras infraestructuras.

El Gobierno también dijo que la propuesta eliminará trabas burocráticas para completar proyectos que pueden llegar a aplazar por años la construcción de nuevos caminos.

El director de Presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo el domingo que además de los 200.000 millones de dólares que el Gobierno busca para su propuesta, quiere 21.000 millones de dólares para infraestructura en un plazo de dos años que forman parte de un acuerdo marco de presupuesto aprobado la semana pasada en el Congreso.

Mulvaney dijo en un comunicado que el plan "reduce las cargas regulatorias que enfrentamos, acorta y simplifica el proceso de aprobación para los proyectos, y elimina las barreras que impiden que los proyectos se desarrollen de manera eficiente".

Pero frente a un Senado dividido y unas elecciones legislativas en noviembre, funcionarios del Gobierno reconocieron que la propuesta enfrenta un camino difícil para obtener la aprobación. La líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que el plan de Trump "transfiere la carga a las ciudades y los estados".

Asesores de la Casa Blanca dijeron el sábado a periodistas en una sesión informativa telefónica que la propuesta, anunciada solo como "principios de infraestructura" y que será parte del plan de presupuesto que Trump anunciará el lunes, solo es un punto de partida.

"Esto de ninguna manera, modo o forma debe considerarse una propuesta de tómalo o déjalo". Este es el comienzo de una negociación, una negociación bipartidista bicameral, para encontrar la mejor solución para la infraestructura", dijo un funcionario de alto rango, al que no se le permitió identificarse según las reglas básicas de la sesión informativa.