El plan de Suiza para un tratado con la UE se estrella por el rechazo laborista

Por Michael Shields
En la imagen de archivo, la presidenta del sindicato suizo UNIA, Vania Alleva, en una conferencia de prensa en Berna, Suiza, el 8 de agosto de 2018. REUTERS/Arnd Wiegmann

Por Michael Shields

ZURICH (Reuters) - Los planes de Suiza para forjar un nuevo tratado que consolide sus relaciones con la Unión Europea se han topado con un gran obstáculo, al unirse la habitualmente europeísta centroizquierda con la ultraderecha para rechazar un acuerdo que según los sindicatos suizos podrían perjudicar a salarios y condiciones laborales.

Para la federación sindical SGB, aliada con los Socialdemócratas (SP), los esfuerzos de Berna para explorar la modificación de las estrictas reglas suizas que protegen los salarios más altos de Europa habían ido demasiado lejos.

El ultraderechista Partido Popular Suizo (SVP) también se opone a un tratado que considera que viola la soberanía suiza, por lo que la falta de apoyos políticos podría acabar condenando al fracaso al acuerdo. El SVP es el principal partido en el Parlamento suizo y el SP es el segundo.

Las relaciones entre la UE y Suiza se rigen actualmente por más de 100 acuerdos diferentes. Bruselas quiere reemplazarlos con un solo tratado, proporcionar una mejor plataforma para resolver disputas y garantizar que Suiza adopte cambios a las reglas del mercado único.

Pero a algunos suizos les preocupa que un tratado pueda facilitar la contratación de trabajadores procedentes de la UE y reducir los salarios suizos.

Si no se llega a un acuerdo después de años de conversaciones, las relaciones entrarían en una nueva edad de hielo y podrían dar paso a medidas punitivas. Por ejemplo, la Comisión Europea quiere avanzar en un tratado antes de renovar el permiso para que los operadores de bolsa suizos y europeos accedan a sus respectivos mercados más allá de 2018.

El ministro de Economía suizo, Johann Schneider-Ammann, del partido Liberal de centroderecha, prometió seguir hablando con los laboristas, los empresarios y los 26 cantones regionales de Suiza, con la esperanza de presentar propuestas conjuntas al Gabinete el próximo mes. Sin embargo, expertos políticos auguran pocas posibilidades de éxito a este último intento negociador.  

"Un tratado parece estar más lejos que nunca", dijo Gerhard Pfister, líder del Partido Popular Cristiano, de centroderecha, miembro de la coalición gubernamental de cuatro partidos.

Ambas partes tenían la intención de firmar un acuerdo para finales de este año. Pfister consideró sin embrago improbable lograr una firma no sólo este año, sino también el próximo, dadas las distracciones de las negociaciones sobre la salida de Reino Unido de la UE y las elecciones tanto en Suiza como en el bloque.


(Información adicional de Robert-Jan Bartunek en Bruselas; Editado por Peter Graff; Traducido por Blanca Rodríguez)