Papa se reunirá con más víctimas de sacerdote Karadima

Por NICOLE WINFIELD
El papa Francisco da un discurso durante la Conferencia de Obispos anual en el Vaticano, el lunes 21 de mayo de 2018. El martes 22 de mayo, el Vaticano informó que el pontífice planea reunirse con más víctimas del sacerdote predador más conocido de Chile. (AP Foto/Gregorio Borgia)

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco tiene previsto reunirse con otras víctimas del sacerdote pederasta más conocido de Chile, indicio de que no ha terminado de escuchar sobre el “sistema de abuso” que prevaleció en una parroquia de la que salieron decenas de curas durante años.

El Vaticano dijo el martes que cinco de las víctimas de abuso sexual y psicológico del sacerdote Fernando Karadima son sacerdotes. Francisco los recibirá del 1 al 3 de junio, así como a dos clérigos que proveen apoyo espiritual y dos personas laicas, en el hotel del Vaticano, donde vive.

Francisco se reunió el mes pasado con tres chilenos víctimas de Karadima.

El papa convocó la semana pasada a los obispos de Chile, que presentaron su renuncia en masa, después de que una investigación del Vaticano señalara una grave negligencia en la forma como abordaron los casos de abuso y atención a las víctimas.

Apenas regresaron los obispos de la cumbre vaticana, un nuevo escándalo surgió en la misma diócesis del obispo que encabeza la comisión para la prevención de abusos sexuales en Chile. El obispo de Rancagua, Alejandro Goic, suspendió a varios curas y se disculpó por no haber investigado un caso de abuso que un empleado le había contado en repetidas ocasiones.

Adoptó la medida después de que la televisora T13 difundiera un reportaje denunciando el caso.

En un comunicado, el Vaticano dijo que la segunda reunión del papa con víctimas que aún viven estaba en preparación desde hace un mes y era ajena a los acontecimientos que han sacudido a la ya desacreditada iglesia católica en Chile.

Las reuniones con víctimas son parte de los intentos de Francisco para transformar la iglesia chilena después de que el pontífice se metiera en enero en el peor atolladero de su papado cuando defendió públicamente a un obispo chileno acusado por las víctimas de haber presenciado e ignorado los actos de abuso en contra de ellos.

Todas las víctimas eran feligreses que asistían a la comunidad El Bosque de Karadima, un predicador carismático al que el clero protegía debido a su habilidad para encontrar vocaciones sacerdotales entre la elite rica y conservadora de Chile. En el transcurso de los años, de su comunidad salieron unos 30 sacerdotes y cuatro obispos.

En 2011, el Vaticano sentenció a Karadima a penitencia y oración de por vida debido a sus delitos.