El misterio de los pies humanos que siguen apareciendo en las costas de Canadá

Un hombre estaba caminando por la playa justo después del mediodía en la isla canadiense Gabriola cuando se encontró con lo que parecía ser un pie humano dentro de una bota de senderismo, informó la Real Policía Montada de Canadá.

La bota se había atascado, precisaron las autoridades en un comunicado.

Parecería un hallazgo macabro pero aislado, si no fuera porque se trata del pie número 14 encontrado en las costas canadienses en una década.

Miembros de la Real Policía Montana de Canadá patrullan aguas de la Columbia Británica. (Jonathan Hayward/The Canadian Press via AP)

Hay, sin embargo, un elemento común a casi todos -menos al último-: los pies están enfundados en zapatillas de correr.

Algunos han vinculado los sombríos hallazgos a desastres naturales, como el tsunami de 2004, o accidentes de aviones o barcos en el mar. Desde luego, muchos consideran que podrían ser obra de un asesino en serie o del crimen organizado. La realidad es que nadie sabe a ciencia cierta cuál es el origen de tan espeluznantes apariciones.

El primer pie humano arribó a las costas de la provincia Columbia Británica en 2007. De los 13, 8 han sido identificados como pertenecientes a seis individuos, que murieron accidentalmente o por suicidio, y sus pies se separaron de sus cuerpos durante la descomposición, de acuerdo con el servicio forense provincial.

Los cinco pies por identificar pertenecieron a hombres.

Diagrama de los pies hallados en las costas canadienses desde 2017.

El decimotercer pie fue hallado en diciembre de 2017 por Mike Johns, un hombre que paseaba a su perro a lo largo de la costa sur de la isla de Vancouver. Estaba metido en un zapato junto con la tibia y el peroné, encerrado en una media blanca y una zapatilla de velcro negra.

El servicio forense de la provincia luego dijo que el pie pertenecía a un hombre del estado de Washington de 79 años que había desaparecido y luego fue hallado muerto. La investigación está en curso.

En casos anteriores, la oficina forense provincial señaló que ninguno de los pies mostraba signos de trauma.

Andy Watson, portavoz del Servicio Forense de la provincia, dijo en diciembre pasado que “no hay ninguna razón para pensar que [los diferentes pies] estuvieran conectados de alguna manera”.

El misterio sigue en pie, sin embargo, valga el juego de palabras. ¿Por qué llegan esos pies a las costas canadienses? ¿Qué fenómeno de las corrientes marinas o qué personas los empujan hasta ahí?

Mientras tanto, los canadienses comienzan a acostumbrarse un poco a los extraños hallazgos, que no han sido desperdiciados por los bromistas.

“Hemos tenido personas que ponen esqueletos de patas de perro en zapatillas y las dejan en la playa”, le dijo Barb McLintock de la oficina forense de la provincia a The Guardian en 2016. “Y hasta alguien usó huesos de pollo viejos”.