El millonario negocio en el que los hombres enseñan a "conquistar a mujeres en la calle" y que es acoso

Cada vez es más fácil poder acceder a Internet desde cualquier dispositivo o lugar. Una circunstancia que ha tenido efectos muy positivos, pero también algunos negativos. Entre estos últimos, se encuentra un millonario negocio que triunfa en las redes en el que algunos hombres enseñan en las calles cómo conquistar mujerestal y como cuenta BBC. La línea que separa el juego del acoso es muy fina y más de uno ya ha terminado en los tribunales.

Tras oír hablar de una gran industria global vinculada a una red de canales de vídeo con miles de suscriptores, Myles Bonnar decidió investigar más sobre ello y por eso se apuntó a Street Attraction, una especie de entrenamientos de seducción en la que los profesores enseñan a sus alumnos (gente que ha pagado) trucos y consejos para poder acostarse con la mayor cantidad de mujeres posibles. No faltan tutoriales, lecciones individuales o seguimiento.

El campo de entrenamiento de estas actividades es la calle (Getty).

La primera lección fue acercarse a una mujer en 30 segundos; la siguiente bloquear el camino de otra y así obligarla a interactuar. Todos los aspirantes iban provistos con micrófonos para que el fundador de la compañía, Eddie Hitchens, pudiera seguir toda la conversación y dar consejos.

En otras de las sesiones, los entrenadores hablaron de la resistencia del último minuto al sexo. Creen que cuando las mujeres dicen que no, solo significa un obstáculo que hay que superar, por lo que deben insistir. Esta manera de pensar no solo es machista, sino que además olvida la importancia del consentimiento y puede derivar rápidamente en acoso o violación. El no siempre debe ser respetado como un no, algo que no se transmite en estas clases de seducción:

"A veces los hombres son demasiado tímidos o demasiado asustadizos para seguir adelante porque (los hombres) quieren como... quieren tanto consentimiento. Quiero decir que muchos quieren... un permiso escrito de ella. Algo así como: 'está bien que sigamos hasta el final'. Porque es un matiz, obviamente, tienes que... tienes que sentir el momento adecuado, y a veces es tu trabajo impulsar las cosas y liderar".

Los expertos coinciden en que cuánto más se enseña a estas personas a ignorar las advertencias que hacen las mujeres, más nos acercamos al territorio de la ofensa sexual, pudiendo ser constitutivo de delito.

Manifestaciones contra el acoso (JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)

El caso de Adnan Ahmed

El periodista cuenta un caso muy sonado que se produjo en Escocia. El de Adnan Ahmed, hoy en prisión. Este hombre se dedicaba a caminar por las calles de Glasgow acosando a mujeres. Llegó a subir más de 200 vídeos a YouTube presumiendo de sus conquistas, muchos de ellos filmando en secreto y con comentarios machistas y misóginos. Incluso publicó grabaciones teniendo sexo, sin que ellas fueran conscientes de nada.

Dos de sus víctimas han querido hablar con la BBC. Una de ellas recuerda que caminaba sola por la calle un día cuando él la abordó con comentarios groseros para pedirle el teléfono. La joven pasó la noche aterrorizada. La otra descubrió que toda su conversación con este acosador estaba en Internet y que él se jactaba de que en otras circunstancias habrían tenido sexo.

No son las únicas. Más de una docena de ellas entregaron detalles sobre este caso a la policía, que terminó siendo arrestado y declarado culpable de cinco cargos de comportamiento amenazante y abusivo. Mientras tanto, el negocio continúa…