El miedo hacia AMLO, el regreso... y él no se ayuda mucho

REUTERS/Ginnette Riquelme

Las campañas políticas tienen el propósito de dar a conocer a los candidatos de los partidos, su persona, visión social, política y económica. De los candidatos que se encuentran en busca del voto para acceder al poder, el más aventajado es Andrés Manuel López Obrador, con más de diez años de peregrinar por el país.

Lo escuchado del discurso de López Obrador, en los dos últimos años, son sus expresiones de conciliación con los grupos que antes agredió. Hoy dice que no habrá venganza, pero sí justicia, que habrá perdón, pero no olvido. Además, se acercó a los sectores de los que estuvo divorciado, como son empresarios y banqueros, a quienes metía al mismo costal con “la mafia del poder”.

Para que el candidato de Morena fuera aceptado cada vez por más grupos, los resultados divulgados de las encuestas, en los que desde hace dos años aparece en primer lugar, han sido importantes para llamar la atención de los sectores que antes lo veían con reservas.

En los meses recientes los mexicanos hemos sido testigos del empleo de estrategias de campaña que atacan a los candidatos en su persona para desacreditarlo como alguien confiable para asumir la presidencia de la república, es el caso de investigaciones sobre lavado de dinero que se imputan a Ricardo Anaya; o la no militancia partidaria de José Antonio Meade y el supuesto estancamiento de su campaña y la resistencia de López Obrador para debatir con los otros candidatos.

Al respecto, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en su 35 Asamblea Nacional Ordinaria, encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, demandó a los candidatos a la presidencia dejar atrás los agravios, descalificaciones y respuestas superficiales, que encienden el encono social y dar paso a un debate “serio, profundo y responsable” sobre el país.

El dirigente del CCE, Juan Pablo Castañón dijo que los empresarios no tienen candidatos ni partidos, “pero sí tenemos y proponemos una visión clara de país e ideas puntuales para alcanzarla, porque un pueblo que carece de una visión de futuro está en grave riesgo de reeditar su pasado; es fundamental cambiar lo que no ha funcionado, pero es igual de importante preservar, consolidar y fortalecer lo
que sí funcionó“.

LEER | AMLO dice que no va a pelear con nadie ni caerá en provocaciones

En ese evento el presidente Peña Nieto dijo a los empresarios que en las elecciones “lo que está en juego no es la continuidad de un Gobierno, lo que está en juego es el desarrollo del país y el bienestar de las familias mexicanas”.

De los candidatos en campaña el que ha expresado sus proyectos con más puntualidad es Andrés Manuel López Obrador, que manifestó su intención de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad México, la mayor obra de infraestructura en la historia del país, y reemplazarlo por un aeropuerto en Santa Lucía, que los especialistas consideran inviable; echar para atrás la Reforma Energética, que tiene inversiones garantizadas de más de 200 mil millones de dólares; que dejaría de exportar crudo para producir dentro del país gasolinas; que construiría o modernizaría refinerías y sometería a consulta popular la Reforma Educativa, para que los maestros de la CNTE presenten sus
propuestas y demás.

Un aviso de que el Andrés Manuel López Obrador de antes todavía existe, según algunos, es su expresión en la Convención Bancaria de Acapulco, de que si no gana las elecciones se retirará a su rancho, pero “el que desate al tigre que lo amarre”, considerada como una amenaza si no reconocen su triunfo, que él considera un hecho.

LEER | Apoyo a izquierdista López Obrador crece rumbo a elección presidencial México: sondeo

Los banqueros son un sector muy sensible a las “fluctuaciones políticas” y por ello se han reunido con los candidatos a la presidencia. Los ejecutivos del Banco BBV Bancomer así lo hicieron con José Antonio Meade en días recientes y también convocaron a López Obrador.

Acudieron el presidente del banco, el director general, varios ejecutivos de primer nivel y los presidentes de los 28 consejos regionales. Relatan que estuvieron con un López Obrador cansado, radical, intransigente, muy diferente al que asistió a la Convención Bancaria de Acapulco, donde estuvo más moderado.

Al respecto, el periodista Carlos Loret de Mola difundió un mensaje de chat de Whatsapp que habría circulado entre los miembros del Consejo Regional Peninsular de BBVA-Bancomer al término de la reunión con AMLO.

“Estimados amigos Consejeros: el día de hoy nos hemos reunido los Presidentes de Consejo y el Comité de Dirección del Banco (BBVA), primero con Meade por la mañana, y posteriormente cenamos con AMLO. Me encuentro en este momento tomando una copa con casi todos los Presidentes asistentes.

LEER | Embajador comercial de EU ve riesgo político en AMLO

“El consenso es homogéneo: ya nos llevó la Chi…ada. Y perdón por la expresión. Salimos HORRORIZADOS del Peje. Lo poco o mucho que cada quien pueda hacer para revertir esto, es el momento ahora para hacerlo. Si no, lloraremos como maricas, lo que no supimos defender como hombres.

“Palabras como economía mixta, plebiscitos cada 2 años, cambios estructurales después de los 2 primeros años, darle una oportunidad por buscar consensos a Napoleón (Gómez Urrutia), los líderes de los maestros, etc., parar las obras del AICDMX (nuevo aeropuerto de la Ciudad de México), las escuchamos HORRORIZADOS. Esta amenaza ha pasado de ser esto, una amenaza, a casi una realidad”. (Carlos Loret de Mola, El Universal, 21 de marzo 2018)

Parece que se están gestando las condiciones para que regrese el discurso del miedo. “López Obrador es un peligro para México” decían hace 12 años. Ahora llega otra versión de ese pánico que supuestamente genera AMLO en ciertos estratos de la cúpula empresarial. Sólo que en esta ocasión, el principal promotor es el mismo López Obrador con cada una de sus acciones. ¿Si sabe que va tan arriba en las encuestas, qué necesidad tiene de sacarse de la bolsa al sector empresarial?