La Fiscalía pide prisión para cuatro presuntos autores de ataques en Cataluña

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió el martes prisión para los cuatro presuntos integrantes de la célula yihadista que atentó la semana pasada en Cataluña dejando 15 muertos y más de cien heridos, según fuentes judiciales. En la imagen, la Guardia Civil custodia a uno de los cuatro detenidos que pasaron el lunes a disposición judicial, el 21 de agosto de 2017 en Tres Cantos, Madrid. REUTERS/Juan Medina

MADRID (Reuters) - La Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió el martes prisión para los cuatro presuntos integrantes de la célula yihadista que atentó la semana pasada en Cataluña dejando 15 muertos y más de cien heridos, según fuentes judiciales.

Tras ser trasladados a Madrid, los cuatro detenidos fueron interrogados en la Audiencia Nacional -tribunal que juzga delitos de terrorismo-, donde el juez Fernando Andreu decidirá en breve si los envía a la cárcel.

Uno de los detenidos, Mohamed Houli Chemlal, confirmó ante el juez que pretendían un atentado de mayores proporciones que los dos ataques que finalmente llevaron a cabo en Barcelona y Cambrils (Tarragona), informaron fuentes judiciales.

Houli Chemlal resultó herido el miércoles pasado al producirse una explosión en una vivienda de Alcanar (Tarragona) en la que la célula acumuló bombonas de butano y explosivos y en la que se frustró un ataque de mayores dimensiones, según declaró el joven español de origen melillense.

Entre los escombros de Alcanar se encontraron restos del imam Abdelbaki Es Satty, al que dos de los detenidos culparon el martes de su radicalización durante los últimos meses en el pueblo prepirenaico de Ripoll, sin que vecinos y familiares se dieran cuenta.

Después de Houli fue interrogado Driss Oukabir, hermano de Moussa, muerto a manos de la policía en el segundo ataque en Cambrils y que en un principio declaró que su hermano le había robado el pasaporte que se encontró en la furgoneta del atropello múltiple que dejó el jueves 13 muertos en Barcelona.

Mohamed Aallaa, al igual que los hermanos Oukabir vecino de la localidad gerundense de Ripoll, es el dueño del Audi 3 utilizado por los atacantes de Cambrils, que mataron a una mujer española e hirieron a varias personas más antes de ser mortalmente abatidos por la policía.

Un cuarto detenido, Salah el Karib, es el dueño de un locutorio también en la localidad de Ripoll, uno de los lugares en los que aparentemente se ideó el golpe.

Tras localizar y abatir mortalmente el lunes por la tarde al último integrante de la célula de 12 sospechosos, la policía catalana dio por desintegrada la organización yihadista, aunque dijo que seguían investigando posibles conexiones internacionales.

"Aparte de Bélgica o Suiza, también se está investigando Marruecos", dijo el martes el consejero de Interior catalán, Joaquim Forn, en declaraciones a RAC1.