El jefe de Naciones Unidas está alarmado por el nuevo asentamiento israelí

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, está decepcionado y alarmado por la decisión de Israel de construir un nuevo asentamiento en la tierra que los palestinos quieren convertir en un Estado propio, dijo el viernes su portavoz. En la foto, Antonio Guterres ien Ginebra el 27 de febrero de 2017. REUTERS/Denis Balibouse

NACIONES UNIDAS (Reuters) - El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, está decepcionado y alarmado por la decisión de Israel de construir un nuevo asentamiento en la tierra que los palestinos quieren convertir en un Estado propio, dijo el viernes su portavoz.

El gabinete de seguridad de Israel aprobó el jueves la construcción del primer nuevo asentamiento en Cisjordania en dos décadas, a pesar de que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, negocia con Washington una posible reducción de la actividad relacionada con los asentamientos.

"El secretario general ha subrayado de forma consistente que no hay un plan B para que israelíes y palestinos vivan juntos en paz y con seguridad", dijo en un el portavoz de Naciones Unidas Stephane Dujarric en un comunicado.

"(Guterres) Condena todas las acciones unilaterales que, como la presente, amenazan la paz y socavan la solución de los dos estados", añadió.

La Casa Blanca se mostró más propicia a los planes israelíes para el nuevo asentamiento, que está destinado a 40 familias desahuciadas de Amona, un puesto avanzado en Cisjordania que fue demolido en febrero por estar construido sobre propiedad privada palestina.

Un responsable de la Casa Blanca destacó que Netanyahu se había comprometido con los colonos de Amona antes de la llegada de Trump al poder y que el líder israelí había aceptado trabajar para limitar la actividad de los asentamientos.

Trump, considerado de forma general en Israel como favorable a los asentamientos, pareció sorprender a Netanyahu durante una visita de este a la Casa Blanca el mes pasado, cuando le instó a "contenerse respecto a los asentamientos por un tiempo".

Ambos acordaron entonces que sus ayudantes intentarán alcanzar un compromiso sobre cuánto puede construir Israel y dónde.

"El Gobierno israelí ha dejado claro que la intención de Israel es adoptar una política relativa a la actividad de los asentamientos que toma en consideración las preocupaciones del presidente Trump", dijo un comunicado escrito del responsable.

Tras el anuncio del jueves, responsables israelíes dijeron que el gabinete de seguridad de Netanyahu decidió por respeto a los esfuerzos de paz de Trump limitar la construcción de asentamientos a las superficies ya construidas y no expandir la construcción más allá de las fronteras presentes.

La decisión no parece estar coordinada con Washington.

Responsables estadounidenses e israelíes terminaron la semana pasada una ronda de conversaciones sobre los asentamientos sin alcanzar un acuerdo, diciendo que el diálogo sigue abierto y que ambas partes todavía tienen que anunciar cualquier entendimiento final sobre la cuestión.