El huracán María deja inundaciones y desastres tras pasar por Puerto Rico

El huracán más poderoso que ha golpeado a Puerto rico en más de 80 años destruyó cientos de hogares, dejó sin electricidad a toda la isla y provocó fuertes inundaciones el miércoles en una embestida que podría hundir al territorio en una mayor crisis financiera.

Vista de los daños causados por el paso del huracán María hoy, miércoles 20 de septiembre 2017, en el sub-barrio de Miramar de Santurce, en el municipio de San Juan (Puerto Rico). EFE/Thais Llorca

Tal es el destrozo que provocaron los vientos de 155 millas por hora (250 kilómetros por hora) que el gobernador boricua, Ricardo Rosselló, pidió al presidente de EEUU, Donald Trump, que declare la isla zona de desastre, y decretó el toque de queda para garantizar el orden.

“Mantener el orden resulta fundamental para que autoridades puedan ejecutar apropiadamente”, dijo el gobernador en un mensaje en su cuenta en Twitter. El toque de queda entra en vigor a las 6 de la tarde hora local, y no se ha indicado a qué hora se levanta esta restricción.

En una entrevista telefónica con GFR Media, propietaria del diario El Nuevo Día y otros medios, Rosselló trazó un panorama de lo que María ha causado hasta ahora, desde desbordamiento de ríos e inundaciones hasta una marejada ciclónica que ha llegado a 5,7 pies (1,7 metros) y olas superiores a 20 pies (6 metros).

RELACIONADO: Imágenes del paso del huracán María por el Caribe 

El gobernador dijo que, aunque el centro de María salía, algo debilitado, por el norte en la costa entre Barceloneta y Arecibo al mediodía después de tocar tierra seis horas en Yabacoa, en el sureste de la isla el peligro todavía es real.

“La cola de huracán va a traer a Puerto Rico más lluvia y más viento”, dijo Rosselló, que advirtió que los rescatistas no pueden salir a cumplir sus funciones hasta que los vientos bajen a 50 millas por hora (80 km/h), por lo que carecen de reportes sobre los efectos en muchas zonas, incluido posibles víctimas.

Hasta el momento no hay reportes de muertos o lesionados.

Mientras María se acercaba a la isla, derribó torres de telefonía celular, tumbó árboles y provocó fuertes inundaciones, al dejar caer 50 centímetros (20 pulgadas) de lluvia hasta el momento.

Se informó que había inundaciones extensas, con decenas de automóviles sumergidos hasta la mitad en algunas zonas y muchas calles convertidas en ríos. La gente que llamó a estaciones de radio reportó que las puertas habían sido arrancadas de sus bisagras y que un tanque de agua voló lejos.

Una de las primeras consecuencias del paso del huracán fue la pérdida de fluido eléctrico en casi toda la isla, que acompañó a la caída de las telecomunicaciones, según el director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres de Puerto Rico, Abner Gómez.

El daño en las estructuras es tal que la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Ruiz, instó a los ciudadanos a que comiencen el racionamiento ya que, anticipó, van a “estar cuatro meses sin luz”, en declaraciones recogidas por el diario El Nuevo Día.

Vista de un poste eléctrico caído tras el paso del huracán María hoy, miércoles 20 de septiembre 2017, en el sub-barrio de Miramar de Santurce, en el municipio de San Juan (Puerto Rico). EFE/Thais Llorca

Felix Delgado, alcalde de la ciudad costera Cataño, contó a The Associated Press que el 80% de las 454 casas en un vecindario conocido como Juana Matos estaban en ruinas. La comunidad pesquera de la bahía de San Juan fue golpeada por una marejada de más de 1,5 metros (4 pies), de acuerdo con el alcalde.

“Pasarán meses y más meses para que no podamos recuperar de esto”, señaló.

Muchos temen que los apagones continúen hundiendo a los negocios que ya estaban batallando por la recesión y que ha durado más de una década.

“Esto va a ser un desastre”, dijo Jean Robert Auguste, quien es dueño de dos restaurantes de comida francesa y que buscó refugio en un hotel en San Juan. “No hemos hecho ninguna ganancia en este mes”, agregó.

Más de 11.000 personas, y más de 580 mascotas, se encuentran en refugios, informaron las autoridades.

(AP Photo/Carlos Giusti)

“El viento suena como una mujer gritando a todo pulmón”, describió el fotógrafo y cazador de tormentas Mike Theiss en Twitter.

“Puerto Rico está siendo duramente golpeado por un nuevo monstruoso huracán”, tuiteó el presidente estadounidense Donald Trump. “Tengan cuidado, nuestros corazones están con ustedes — estaremos para ayudar”.

“No niego que tengo miedo, porque la primera vez que veo un huracán de tal magnitud”, dijo a la AFP Noemí Avilés Rivera, una maestra de 47 años que pasó por Hugo en 1989 y Georges en 1998.

Destrozos a su paso 

Los tejados de zinc volaban por los aires y los vidrios de las ventanas se rompieron durante la madrugada, a medida que María se acercaba a la isla. Quienes se refugiaron del meteoro en un estadio habilitado como albergue en San Juan fueron trasladados a la segunda y tercera planta del inmueble, según la emisora de radio WKAQ 580 AM.

Las autoridades advirtieron previamente que el huracán podría destruir la infraestructura semiderruida de la empresa eléctrica y obligar al gobierno a reconstruir decenas de poblaciones.

Puerto Rico no recibe el impacto directo de un huracán desde hace años, ya que suelen pasar bien al norte o al sur de la isla. El último meteoro de categoría cuatro que tocó tierra en Puerto Rico lo hizo en 1932 y el más potente en su historia fue San Felipe, en 1928, con vientos de más de 255 kph (160 mph).

 

Camino al norte

Se espera que María continúe ese rumbo con un decrecimiento paulatino de la velocidad hasta el viernes por la mañana.

María, categoría 4, golpeó Puerto Rico con vientos muy fuertes de hasta 250 km/h.

El centro del huracán pasará esta noche y el jueves sobre aguas cercanas a la costa nororiental de República Dominicana y después se desplazará cerca de las Islas Turcos y Caicos y el sureste de Bahamas el jueves por la noche y el viernes.

No se esperan muchos cambios en la fuerza del huracán en las próximas 48 horas y María va a seguir siendo un huracán peligroso a lo largo del vienes, dice el CNH.

“Devastador en Dominica

El primer ministro de Dominica, Rooselvelt Skerrit, aseguró  que su país lo ha “perdido todo” y que la “devastación es generalizada” tras el paso del huracán María.

Skerrit, que tuvo que ser rescatado después de que su casa sufriera graves daños, explicó en su cuenta de Facebook que teme que al amanecer se confirme que hay muertos y personas heridas “como resultado de los probables deslizamientos de tierra provocados por las lluvias persistentes”.

“Me han rescatado”, precisó el primer ministro, antes de avisar de que se encontraba “a merced del huracán. La casa se está inundando”.

“Hasta ahora hemos perdido todo lo que el dinero puede comprar y reemplazar”, dijo en su mensaje.

Los “vientos han barrido los techos de casi todas las personas con las que he hablado o que me han contactado. El techo de mi propia residencia oficial fue uno de los primeros en salir volando y esto aparentemente provocó una avalancha de techos en la ciudad y en el campo”, dijo Skerrit.

El mandatario de Dominica agregó que no se siente realmente preocupado por los daños físicos ocasionados por el huracán, sino que su prioridad era “rescatar a los atrapados y asegurar la asistencia médica para los heridos” por este fenómeno que calificó de “alucinante” y “duro, duro, duro”.

“Necesitaremos ayuda, (…) necesitaremos ayuda de todo tipo. Es demasiado pronto para hablar de la situación de los puertos marítimos, pero sospecho que no estarán operativos durante unos días”, vaticinó.

“Por ello, quiero solicitar el apoyo de las naciones y organizaciones amigas con servicios de helicópteros, ya que personalmente estoy deseando ver y determinar qué es lo que se necesita”, añade en otro momento del mensaje.

Pese a que los medios locales indicaron que María era el peor huracán que ha pasado por Dominica, el primer ministro precisó que hace 38 años el ciclón David, también de categoría 5, “despojó de gran parte de su naturaleza a la isla” con vientos de más de 281 kilómetros por hora y causó la muerte a 2.000 personas.

La semana pasada, Dominica ya sufrió los efectos el huracán Irma que asoló gran parte del Caribe y el estado de Florida, en Estados Unidos.

El huracán dejó dos muertos en la isla francesa de Guadalupe. En la noche del martes, azotó sobre las Islas Vírgenes estadounidenses antes de seguir su paso a Puerto Rico.

Los habitantes de Santa Cruz contaron a la AFP que habían visto volar árboles arrancados por el viento y que llovía horizontalmente.

“Muy violento e intenso”, dijo Coral Megahy, de 31 años, desde la isla de Santa Cruz.

“Hay mucho ruido. Llueve de lado y los árboles se están meciendo. ¡María parece muy enojada!”, dijo a la AFP en las Islas Vírgenes Judi Buckley, una exsenadora de Santa Cruz que actualmente vive en Estados Unidos y que había viajado para ayudar en la recuperación del huracán Irma.

“Pensé que tenía que venir (a Santa Cruz) para dar una mano después del azote de Irma”, contó, “y en cambio vine para dar la bienvenida a María”.

(Con información de agencias AP-EFE y Reuters)