El Heraldo y su deplorable comparación de Yalitza Aparicio con Ludwika Paleta

·4  min de lectura
El Heraldo de México publicó una nota comparando el físico de Yalitza Aparicio con Ludwika Paleta. La borraron de su web y de sus redes. REUTERS/Andrew Kelly
El Heraldo de México publicó una nota comparando el físico de Yalitza Aparicio con Ludwika Paleta. La borraron de su web y de sus redes. REUTERS/Andrew Kelly

El Heraldo de México se quedó atrapado en el siglo pasado, en esa época dorada cuando la repugnancia no era castigada por los lectores. Hoy, sin embargo, eso ha cambiado en algún nivel y ya lo pudieron constatar en carne propia. Han quedado retratados como lo que son: un medio sin seriedad que acude a las bajezas más rentables para promocionarse como un periódico digital de mucho prestigio.

Su eslogan publicitario los delata. El diario que piensa joven. Así es como ridículamente se definen. No los delata por sus intenciones, sino por su hipocresía. ¿A qué audiencia juvenil le puede parecer sensata una comparación entre el físico de los celebridades? Lo peor es que el Heraldo no les bastó con una mera comparación, hecho que ya de por sí tiene todos los signos para considerarlo repudiable. Como para que nadie ponga en duda su irresponsabilidad, hicieron gala de su racismo al ponderar la belleza de Ludwika Paleta por encima de la de Yalitza Aparicio.

"Ludwika Paleta luce su lado hippie usando un huipil oaxaqueño y supera en belleza a Yalitza Aparicio". Con su encabezado lo dijeron todo. ¿Quiénes son ellos, y cualquier medio, para establecer que una persona es más bella que otra? ¿Qué aporte tiene eso la vida del lector común que navega en las redes y, por casualidad, se encuentra con una disparatada nota en la que se refleja todo lo que siempre ha estado mal en el periodismo, el de antes y el de ahora?

Verdaderamente resulta curioso imaginar cómo se maquinan estas ideas. Aunque en redes este tipo de publicaciones se atribuyen a los becarios, lo cierto es que ningún estudiante de periodismo pensaría en escribir algo de ese tipo y, si lo llegara a pensar, no podría sino recibir una oleada de reprimendas inmediatas. La orden suele ser ejecutada por algún editor o por un grupo de editores. No hay forma de que puedan escudarse: no fue un error o un despiste, esa es su línea editorial. En esta ocasión decidieron borrar su funesta nota, pero tienen muy claro qué es lo que buscan y tardarán un santiamén en volver a la carga.

Desde que este periódico regresó al mercado, exclusivamente enfocado en el mundo digital, no se han cansado de recordar los más torcidos vicios de la prensa dinosáurica. Y quizá han ido más lejos, pues mezclan el cinismo de antes, el histórico, con el clickbait actual, el asco disfrazado de periodismo. Es normal encontrar en su portal notas que hagan alusión a las fotos en Instagram de alguna artista famosa. Y, como dicta el manual del click fácil, el titular no suele variar mucho: “Ninel Conde enciende la red en bikini rojo y luce figura de infarto”. Van a lo seguro y este encabezado real de hace tres días lo demuestra.

En el caso de Yalitza y Ludwika, la fórmula resultó muy simple cuando la pensaron: hay que buscar alguna comparación absurda que pueda provocar reacciones de mofa. Total, nadie nos puede reclamar. Los estándares que quieren imponer con sus titulares están muy claros: enaltecer la blanquitud europizada. En marzo ya habían publicado una nota del mismo tono: “Yalitza Aparicio y Ludwika Paleta utilizan MISMO vestido con DIFERENTE estilo ¿Quién luce mejor?”.

Como se dijo líneas arriba, la mera comparación ya es sinónimo de click fácil y reflejo de la repugnancia que sustenta sus contenidos, pero al menos en esa ocasión no establecieron un veredicto explícito (como en la nota de ayer en la que se adjudicaron el derecho de decir que Paleta era más guapa). Pero de igual forma con sus preguntas retóricas dejan claro hacia dónde quieren ir.

Como los resultados son los que mandan en el periodismo, no sorprenderá que pronto vuelvan a utilizar el morbo, el racismo y la misoginia para atraer clicks. Son especialistas y, que nadie lo dude, internamente se jactan de ello. Si borraron su nota no fue por arrepentimiento, sino por cobardía, dos cosas muy diferentes. Ojalá pronto abunden los encabezados que digan: El Heraldo y su ignorante nota con la que incendiaron las redes. FOTOS. Sería una buena manera de homenajearlos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El aspecto que pocos conocen de Dominika Paleta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.