El grupo de poder que fue despreciado en México y ahora suplica votar por ellos otra vez

·5  min de lectura
En una foto de noviembre de 2020, Gustavo de Hoyos, expresidente de Coparmex;  Marko Cortés, presidente del PAN; Alejando Moreno, presidente del PRI;  Jesús Zambrano, presidente del PRD; y el empresario Claudio X. González. |  FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM
En una foto de noviembre de 2020, Gustavo de Hoyos, expresidente de Coparmex; Marko Cortés, presidente del PAN; Alejando Moreno, presidente del PRI; Jesús Zambrano, presidente del PRD; y el empresario Claudio X. González. | FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

Dentro de una semana los mexicanos estaremos comentando los resultados de las elecciones más grandes que se hayan organizado en el país. Conoceremos el horizonte político que el voto ciudadano quiere diseñar, pero sobre todo seremos testigos de que la disputa por la Nación no habrá terminado por haber acudido a las urnas.

Las elecciones intermedias indican que llegamos a la mitad de un sexenio. Son la evaluación del gobierno en funciones. En esta ocasión la experiencia se repetirá. Con el voto calificaremos lo bien hecho y lo mal hecho en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Cuando falta una semana para las elecciones intermedias, más de 400 académicos, intelectuales, investigadores, políticos, empresarios y periodistas publicaron un desplegado en los diarios Reforma y El Universal en el que piden a los ciudadanos salir a votar el domingo 6 de junio. Piden sufragar por cualquier partido que “tenga probabilidad de vencer desde la oposición a Morena”.

El desplegado llamado “Manifiesto por la República, democracia y la libertad“, se publicó el pasado 31 de mayo, destacan, por su fama pública, las firmas de Rafael Pérez Gay, Rubén Aguilar, Tonatiuh Guillén, Christopher Domínguez, Federico Reyes Heroles, Jorge Castañeda, Jacqueline Peschard, María Marván, Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Claudio X. González, Roger Bartra, Gabriel Zaid, Ángeles Mastretta, Héctor de Mauleón, Patricia Olamendi, Julio Frenk, Federico Reyes Heroles y Francisco Martín Moreno, entre otros.

Su firma significa que comparten la visión que propone el desplegado que, en doce párrafos, analiza la realidad actual y hace responsable al gobierno del presidente López Obrador. Dice el documento que “México se debate entre la democracia y el autoritarismo, entre las libertades y el abuso de poder, entre el conocimiento y la demagogia, entre la responsabilidad y el capricho, entre el federalismo y el centralismo, entre la división de poderes y la presidencia autocrática, entre el camino de las instituciones y el arbitrio de una sola voluntad.”

El documento plantea en términos generales, los problemas por los que actualmente pasa el país como el crecimiento de la pobreza, el avance de la violencia y la delincuencia organizada, la crisis sanitaria de la pandemia, la falta de medicamentos, la lucha de las mujeres por sus derechos, la disminución de la calidad educativa, el recorte presupuestal a la ciencia y la tecnología, la salida de capitales, el mal manejo de la economía, el desprecio a las energías limpias y demás.

Los firmantes hacen un llamado a empoderar a la ciudadanía y para lograrlo plantean que se “requiere detener la instauración de una autocracia y respetar el pluralismo como vía para transformar a México.”

En la parte final del documento hacen “un llamado a los ciudadanos para que voten con sentido estratégico y opten por las candidaturas más competitivas, de tal manera que no se diluya la votación opositora.

La oposición ausente

Estamos en una coyuntura electoral en la que, a decir de los especialistas, está en juego el futuro de México. Implica la disyuntiva, para algunos, de avanzar o retroceder. En la polémica, la voz de los académicos, intelectuales, investigadores y empresarios críticos se ha manifestado de manera activa, como queda evidencia por sus desplegados.

Hoy esos actores hacen un llamado a los ciudadanos para que salgan a votar por quien sea menos por Morena, como si los otros partidos (PRI, PAN y PRD) fueran mejor alternativa que el partido oficial cuando en realidad no son los virtuosos que van a sacar a México de la circunstancia actual.

Las campañas electorales en todo el país carecen de propuestas que indiquen el camino para salir adelante. Sin discurso alternativo, los candidatos buscan adhesiones criticando a la 4T y al presidente López Obrador que, a pesar de lo que diga la Constitución, ha estado imponiendo su agenda propagandística en apoyo a su causa política.

Los partidos de oposición, desde hace tres años “desaparecieron” del mapa, no logran salir del pasmo que les causó la derrota de 2018. La evidencia está en la repetición en sus candidaturas de quienes han sido protagonistas en la escena política en los últimos 25 años. Ahí están, por ejemplo, Santiago Creel, Margarita Zavala, Jesús Zambrano.

El empresario Claudio X. González y Margarita Zaval, candidata a una diputación federal por la alianza PRI, PAN, PRD.
FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM
El empresario Claudio X. González y Margarita Zaval, candidata a una diputación federal por la alianza PRI, PAN, PRD. FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

En las dirigencias de los partidos se mantienen los que han administrado el presupuesto que el Estado les entrega para su actividad. Son los mismos que benefician con los puestos de elección popular a sus compañeros de ruta, sus familiares, o los recomendados de viejos políticos y empresarios interesados en tener algún enclave en el poder.

Los partidos políticos en México fracasaron como alternativa para construir la democracia cuando fueron incapaces de promover la participación de las nuevas generaciones en la disputa por el poder y cuando lo hicieron, fue para privilegiar a los descendientes de los viejos gobernantes.

La historia es implacable en su juicio. El tiempo ha demostrado que el discurso mas rentable para las ideologías es salvar a los pobres, condenar los abusos del poder, combatir la corrupción y prometer un mundo mejor a los seguidores y hasta donde se ve, los partidos de oposición están lejos de ese discurso y al partido en el poder le va a durar mientras “el pueblo bueno y sabio” despierta. Y de las convicciones ideológicas ni hablar, el salto de un partido a otro indica falta de valores. Nada es para siempre.

También debes ver:

¿Por qué hay tantos candidatos asesinados en México y cuáles serán las consecuencias?

¿Por qué los mexicanos aman a los candidatos impresentables?

Durazo, el exsecretario de AMLO que busca ganar terreno en el norte para Morena

EN VIDEO: Espeluznante paso del tren en Monterrey por irresponsables automovilistas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.