El gobernador de California ha propuesto el permiso parental remunerado más largo de Estados Unidos

La propuesta del demócrata Gavin Newsom supone una medida innovadora y radical para los parámetros de los Estados Unidos, pero todavía no llega al nivel de las naciones más desarrolladas.

Stephen Lam a través de Getty Images ‒ El gobernador de California, Gavin Newsom, y su hijo Dutch durante su toma de posesión el 7 de enero en Sacramento. El 10 de enero, Newsom propuso seis meses de permiso parcialmente remunerado para que los padres o miembros de la familia puedan cuidar a un recién nacido o a un niño adoptado recientemente.

El recientemente electo gobernador de California, Gavin Newsom (D) propuso el jueves la que será la política de permisos de paternidad más generosa de toda la nación: seis meses de permiso parcialmente remunerado para que los padres o miembros de la familia puedan cuidar a un recién nacido o a un niño adoptado recientemente.

En este momento, algunos padres y madres de California tienen derecho a un permiso combinado de cuatro meses remunerados parcialmente. Los que menos reciben son los padres adoptivos, las parejas del mismo sexo y los padres solteros.

Dos de cada tres países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos garantizan seis meses de licencia remunerada para las madres. El plan de Newsom no llega tan lejos. En lugar de eso, la propuesta, presentada como parte del presupuesto para 2019, permitiría dividirse seis meses entre dos cuidadores, de acuerdo a un folleto informativo proporcionado por su despacho. Un padre podría tomarse tres meses y el otro u otro miembro de la familia podrían tomarse tres meses más, o viceversa.

La medida se implementaría lentamente. En una conferencia de prensa el jueves en la que dio a conocer el presupuesto del estado por valor de 209 000 millones de dólares, Newsom dijo que el permiso sería pagado principalmente con los fondos existentes.

“Es una necesidad de desarrollo”, dijo Newsom del permiso remunerado. “Estamos comprometidos con eso”.

La propuesta de Newsom supone un avance innovador y radical para los Estados Unidos, el único país desarrollado en el mundo que no garantiza licencias remuneradas a las nuevas madres; solo dos de los 34 OCDE no garantizan permiso remunerado a los nuevos padres. Y esto se da en un momento en el que el estado demócrata y políticos locales de todo el país están proponiendo nuevos programas sociales liberales: reforzando las protecciones y provisiones del Obamacare y aprobando medidas de mayor protección laboral. Sin embargo, estas personas solo sintonizan con gente del resto del mundo.

“Mira, todo el mundo tiene esto, salvo los Estados Unidos, dijo Ruth Milkman, profesora de sociología en el Graduate Center de la Universidad de Nueva York y coautora de un libro que analiza la política de permisos de California. “No es una propuesta utópica. En Estados Unidos puede ser un gran avance”.

Las medidas en California serían un gran paso adelante respecto a lo que el estado ofrece actualmente: seis semanas de permiso por cuidado, más entre seis y ocho semanas para madres biológicas a través del fondo de discapacidad del estado. Cubre a los nuevos padres y a aquellos que necesitan tiempo libre para cuidar a un familiar enfermo, con una remuneración promedio de 1 216 dólares a la semana.

No está claro si la extensión incluirá la licencia de cuidado; según los datos del estado, alrededor de un 13 % de los californianos que buscan un permiso remunerado lo necesitan para cuidar a sus cónyuges, parejas, hijos o padres enfermos.

Nueva York, New Jersey y Rhode Island ya ofrecen actualmente permisos remunerados de paternidad y cuidado, y el estado de Washington, los distritos de Columbia y Massachusetts tienen leyes fijadas para comenzar a pagar en los próximos dos años. Estos estados ofrecen entre cuatro y 12 semanas a los nuevos padres.

Existe una creencia extendida en los Estados Unidos, promovida principalmente por intereses comerciales, según la cual el permiso de paternidad remunerado es costoso y perjudica a las empresas. Según Milkman, eso es un mito.

El programa existente en California, iniciado hace más de diez años, es relativamente barato. Los trabajadores del estado pagan un 1 % sobre los salarios de hasta 115 000 dólares para financiar el programa. Y el fondo actualmente tiene un superávit, dijo Newsom el jueves. Una forma de pagar una expansión sería aprovechar ese excedente. También mencionó aumentar el impuesto sobre los salarios como una opción o aumentar el límite de ingresos para que aquellos que ganan más del límite contribuyan más.

Es un pequeño precio a pagar por la tranquilidad de saber que si necesitan tiempo libre por temas de salud o por un nuevo hijo, lo pueden tener, dijo.

“No es mucho dinero y vale la pena”, dijo.

Según una encuesta ampliamente citada de la que Milkman fue coautora hace años, las empresas no se han visto demasiado afectadas por el programa de permisos remunerados. Para aquellos empleadores que ya ofrecen el permiso, esta ley significa que gastarán menos en ese beneficio.

Hay algunos problemas con las leyes existentes en California: las protecciones laborales son limitadas. Muchos empleadores aún tienen margen de maniobra para despedir a los trabajadores que se toman un permiso; una limitación que los activistas esperan que Newsom aborde.

Es preocupante que, incluso después de más de una década, muchos californianos no sepan que tienen derecho a un permiso remunerado. El índice de utilización de estos permisos ha sido bajo.

El anuncio de Newsom podría ayudar a crear conciencia. “Puede dar el impulso que necesitamos para hacer que esto suceda como debe suceder”, dijo Jenya Cassidy, una activista que ayudó a aprobar la primera ley del estado. La directora de California Work & Family Coalition dijo que el grupo espera trabajar con la oficina del gobernador para pulir y mejorar la propuesta.

El presupuesto que Newsom dio a conocer el jueves ofrece muchos beneficios para los niños y sus padres, incluido un plan de preescolar universal en todo el estado y jardín de infantes todo el día, así como más dinero para subsidiar la salud de los niños. También anunció un aumento de los beneficios para los inmigrantes indocumentados. Fue un contraste sorprendente en relación a las prioridades políticas del gobierno de Trump.

Esto ocurre en un momento en el que los líderes demócratas de estados tradicionalmente dominados por los demócratas están impulsando agendas progresistas que van mucho más allá de lo que es capaz de hacer por estos días un gobierno federal dividido.

Esta semana, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio propuso otorgar a los trabajadores de la ciudad dos semanas de licencia remunerada cada año, la primera ley que garantiza vacaciones en la nación.

La naturaleza igualitarista del programa de Newsom podría evitar uno de los escollos de los permisos retribuidos: colocar en una situación de desventaja a las mujeres en los lugares de trabajo. Las madres terminan haciendo extensas jornadas laborales y los hombres no. Con este plan, si los padres quieren que su hijo sea cuidado durante seis meses por un miembro de la familia, en teoría los padres varones deberían intensificar su jornada laboral. Las madres aún son las que se toman la mayoría de licencias en el estado.

Es difícil exagerar el efecto de las políticas de permisos remunerados sobre la mejora de la salud pública.

Hay estudios que han mostrado que los permisos de maternidad remunerados reducen la tasa de mortalidad infantil, aumentan la cantidad de tiempo que las mujeres dedican al amamantamiento y aumentan las probabilidades de que los niños sean vacunados.

Los permisos remunerados para las mujeres también ayudan a mantenerlas insertadas en el mercado laboral. Estados Unidos se queda rezagado con respecto a otras naciones en lo referido al porcentaje de mujeres que trabajan fuera del hogar.

Emily Peck