El fotógrafo gana la batalla legal por la “selfie de un mono” tras aceptar pagarle los derechos de autor

El fotógrafo David Slater ha ganado su batalla legal contra Peta.

Un fotógrafo ha ganado una extraña batalla legal que se extendió durante dos años por los derechos de autor de la “selfie de un mono” después de que los jueces dictaminaran a su favor.

La foto, convertida en una imagen icónica, muestra al macaco Naruto que accidentalmente se fotografió en la selva de Indonesia en 2011, tras encontrar una cámara propiedad de David Slater.

Sin embargo, la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (Peta), intervino “a favor del mono”, alegando que debía beneficiarse de los ingresos por la comercialización de la foto.

Después de una batalla que duró 24 meses, los jueces estadounidenses sentenciaron que la ley de protección de los derechos de autor no se le podía aplicar al mono.

Slater, quien asegura que perdió miles de dólares en ingresos como resultado de la acción judicial, ha acordado donar el 25% de sus ingresos futuros.

En una declaración conjunta de Peta y Slater, aseguraron que el fotógrafo le donaría fondos a las organizaciones benéficas “dedicadas a proteger el bienestar o el hábitat de Naruto”.

La declaración agregó que este caso “plantea cuestiones importantes que sentarán jurisprudencia sobre la ampliación de los derechos legales de los animales no humanos”.

“El novedoso caso de Peta provocó una discusión internacional a gran escala sobre la necesidad de ampliar los derechos fundamentales a los animales por su propio bien y no solo en dependencia de cómo pueden ser aprovechados por los humanos”, comentó el abogado de Peta, Jeff Kerr.

Después de que las fotos se hicieran populares y Slater ganara algunos miles de dólares por su venta, se convirtieron en el centro de una complicada batalla legal pues el fotógrafo le pidió a Wikipedia que dejara de usarlas sin su permiso.

Wikipedia afirmó que la fotografía no tenía derecho de autor porque el mono era el auténtico creador de la misma.

Aunque la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos dictaminó que los animales no pueden poseer derechos de autor, Peta presentó una demanda contra Slater en nombre del macaco en 2015.

Slater, de Chepstow, argumentó que el esfuerzo que hizo para obtener la foto era más que suficiente para reclamar los derechos de autor. También dijo que el interés que había despertado la foto ya había ayudado a los animales en Indonesia.

“Los monos no actúan así por casualidad”, argumentó anteriormente. “La foto requirió mucho conocimiento de mi parte, perseverancia, trabajo y sufrimiento”.

En el inusual caso, reconocido como “Naruto vs. David Slater”, la identidad del mono también estaba en disputa.

Peta afirmó que se trataba de una mona llamada Naruto y Slater dijo que era otro mono, un macaco macho.

A inicios de año, Slater comentó: “Cuando visité la isla, mi objetivo era hacer fotos y desvelar su difícil situación”.

“No solo recaudé fondos para el proyecto de conservación a través de las ventas de los lienzos amablemente donados por Picanova y las ventas directas de impresos, sino que ayudé al grupo a promover un nuevo código ético al visitar a estos macacos en Célebes”.

“Todos los fotógrafos sueñan con una fotografía como esta”, confesó Slater. “Si todo el mundo me diera un dólar cada vez que usan la foto, probablemente ya tendría más de 50 millones de dólares. Los ingresos de estas fotografías debían haberme facilitado la vida, pero no ha sido así”.

Anthony Pearce