El filtro del gato ha llevado al extremo los malos entendidos