El extraño video en el que un alguacil de Florida amenaza a los traficantes de droga

Jesús Del Toro

Los traficantes de heroína recibieron una contundente advertencia de parte de Peyton Grinell, alguacil del Condado Lake, en el centro de la Florida. Rodeado de oficiales vestidos en uniforme de operaciones especiales, al parecer para dar una imagen de fuerza y contundencia, Grinell les dijo a quienes venden esa droga en su jurisdicción “Vamos por ustedes” y afirmó que las autoridades ya tienen identificados a muchos de ellos y sólo están a la espera de las órdenes de arresto para ir a detenerlos.

Las sobredosis por consumo de heroína, que fluye en abundancia en muchas localidades estadounidenses, y de otros productos opiáceos se han cobrado miles de muertos en Estados Unidos y es un problema de salud pública y una tragedia humana de enorme magnitud.

Peyton Grinell, alguacil del Condado Lake en Florida, rodeado de sus oficiales, advirtió a traficantes de heroína de su localidad que irán a buscarlos y “harán volar” las puertas de sus casas al arrestarlos. (Facebook/Alguacil Condado Lake)

El mensaje de Grinell fue difundido en un video colocado en la página de Facebook del Alguacil del Condado Lake y rápidamente se volvió viral. Hasta ahora ha sido visto en 1.2 millones de ocasiones.

Con rostro severo y voz punzante, Grinell retó a esos traficantes a estar constantemente “mirando sobre su hombro” y a tratar de dormir, pues les dice que cada noche puede ser la noche en que caerán bajo el rigor de la justicia. Los oficiales detrás de Grinell, con los rostros cubiertos, añaden impacto al video en el que el alguacil dijo a esos delincuentes que, en cualquier momento, esos agentes “harán volar las bisagras de sus puertas” y entrarán en sus casas para arrestarlos.

Además de esa amenaza de captura de forma épica, Grinell añadió otro elemento contundente: si los investigadores establecen una conexión entre un vendedor de drogas y una persona que murió por sobredosis, las autoridades acusarán al traficante de asesinato, por lo que enfrentará un castigo sustancialmente mayor que el encararía si sólo pesaran contra ese sujeto cargos de venta o posesión de sustancias ilícitas.

Grinell cerró su video reiterando a esos traficantes que “vamos por ustedes, corran”. Todo con una música de fondo que, es de suponer, fue elegida para acentuar el tono amenazador del mensaje.

El video ha recibido opiniones de apoyo en redes sociales, como se comenta en el periódico USA Today. Algunas exaltan al Grinell y le piden que “vaya por ellos”, en referencia a los traficantes, pero otros se muestran críticos de ese mensaje, al que consideran cómico y el resultado de ver “demasiados videos del Estado Islámico”.

Y también se ha comentado, como se señala en Vox que la frase final de Grinell, en la que les dice a los traficantes que “corran” resulta extraña, pues estaría conminándolos a huir y, por ende, a evadir la justicia. Ante ello, o bien el alguacil está muy confiado de poder detenerlos incluso si tratan de emprender la fuga, o quizá debió haberles exigido a los delincuentes entregarse a la justicia al menos para redondear mejor la retórica de su advertencia.

En ese contexto, en Vox se alude a que operativos de fuerza, como los que Grinell dijo que emprenderá, han causado en el pasado víctimas civiles inocentes y pueden resultar contraproducentes. Entre 2010 y 2016 murieron 81 civiles y 13 policías en redadas de esa naturaleza en Estados Unidos.

Así, el video del alguacil del Condado Lake se añade a la discusión de cuáles son los mejores métodos para detener y sancionar a los traficantes de droga, pues estudios de las universidades de Maryland y Chicago afirman que no hay evidencia de que detenciones o penalidades más severas sean más efectivas que sanciones menos fuertes para reducir la disponibilidad y el abuso de drogas.

Aún están por verse los resultados de las acciones que realizarán las fuerzas de Grinell en su embate contra los traficantes de drogas en su localidad. Pero la epidemia de adicción y muerte por sobredosis de drogas es alarmante y, en ese sentido, la necesidad de frenarla es patente. Eso, se esté de acuerdo o no con los métodos y actitudes de ese alguacil, es un imperativo.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro