El extraño escándalo de Matt Gaetz, congresista de Florida investigado por posibles delitos de tráfico sexual y prostitución

Jesús Del Toro
·9  min de lectura

El congresista republicano Matt Gaetz, que representa al primer distrito de Florida (noroeste del estado), se encuentra sumido en un grave problema legal y político. Y aunque él ha negado las alegaciones en su contra, el escenario se deteriora e incluso personas cercanas a él podrían voltearse en su contra. 

De acuerdo a fuentes consultadas por The New York Times, el Departamento de Justicia de Estados Unidos investiga a Gaetz y a otro personaje político de Florida por su implicación en el reclutamiento en línea de mujeres para fines sexuales y por haberles entregado a ellas pagos en efectivo.

Y también se ha afirmado que las autoridades investigan alegaciones sobre si Gaetz tuvo relaciones sexuales con una adolescente de 17 años, si le pagó para que viajara con él y si sus interacciones con ella y otras mujeres violaron las leyes federales sobre tráfico sexual de personas y prostitución.

Recientemente, también se ha revelado que las investigaciones sobre Getz se desataron, de acuerdo a la televisora CBS News, luego de que él hiciera un viaje a Bahamas, a finales de 2019 o principios de 2020, que las autoridades creen que estuvo vinculado a tráfico sexual de personas.

Se trata de cargos muy graves.

Matt Gaetz, representante federal republicano por Florida. (Reuters)
Matt Gaetz, representante federal republicano por Florida. (Reuters)

Las investigaciones citadas comenzaron al final de la administración de Donald Trump, cuando el secretario de justicia era el republicano William Barr.

Gaetz, de 38 años y electo al Congreso por primera vez en 2016, ha negado todas esas alegaciones y, en cambio, ha dicho que es él quien es víctima de un intento de extorsión.

En un comunicado, Gaetz dijo que “desde hace varias semanas mi familia y yo hemos sido víctimas de una extorsión criminal organizada, en la que está implicado un exfuncionario del Departamento de Justicia, que pide 25 millones de dólares mientras amenaza con destruir mi nombre. Nosotros hemos estado cooperando con las autoridades federales en este asunto y mi padre ha incluso usado un micrófono bajo la dirección del FBI para atrapar a estos criminales”.

Y en una entrevista con el conductor televisivo Tucker Carlson, de Fox News, Gaetz negó haber tenido relaciones sexuales con una chica de 17 años, negó haber viajado con ella y dijo que es él quien es víctima de extorsión.

Gaetz le dijo a Carlson que su padre Donald Gatez, quien fue senador estatal en Florida, recibió un mensaje de texto en la que se exigía un pago de 25 millones de dólares o se harían revelaciones en contra del congresista e incluso dijo que el abogado y exfuncionario del Departamento de Justicia, David McGee, estaba implicado en la extorsión.

Gaetz incluso dejó perplejo a Carlson, uno de los más prominentes figuras mediáticas de la derecha y estrella de Fox News, cuando dijo que ambos tuvieron hace dos años una cena en la que estuvieron presentes la esposa de Carlson y una mujer, que acompañaba al Congresista, que estaría vinculada a la citada investigación.

“Tú y yo cenamos hace unos dos años… Tu esposa estaba allí y yo lleve a una amiga, tú la recordarás”, le dijo Gaetz a Carlson en plena entrevista en Fox News. “Honestamente, yo no recuerdo a la mujer de la que hablas ni el contexto”, le respondió Carlson.

El congresista insistió en que él es la víctima e incluso pidió al FBI que publique las grabaciones que, él afirma, fueron obtenidas por su padre.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

McGee, por su parte, ha negado las afirmaciones de Gaetz. De acuerdo a The Washington Post, McGee, quien fue fiscal federal en Florida hace 25 años y actualmente es parte de la firma de abogados Beggs & Lane, dijo que lo dicho por Gaetz sobre él “es completamente falso. Es un patente intento de distraer del hecho de que él [Gaetz] está bajo investigación por tráfico sexual de menores… Yo no tengo ninguna conexión con el caso más allá de ser una de las miles de personas que han escuchado rumores”.

De acuerdo al Post, McGee dijo que en efecto el padre de Gaetz le llamó, aunque declinó decir de qué hablaron. McGee, con todo, dijo que le parece bien que el FBI difunda la grabación de esa llamada. Y la firma Beggs & Lane también ha negado que McGee tenga que ver con la supuesta extorsión que alega Gaetz.

Inclusive, de acuerdo a The Hill, se ha mencionado que la supuesta extorsión de la que habla Gaetz estaría relacionada con el intento de dos individuos de obtener 25 millones para pagar por la liberación de Robert Levinson, un exagente del FBI preso en Irán desde 2007.

Según el Times, Robert Kent, un exoficial de la Fuerza Aérea, y Stephen Alford, un vendedor de bienes raíces que fue condenado por fraude, hablaron con el padre de Gaetz en relación a obtener fondos para liberar a Levinson (quien murió en Irán) y le habrían dicho que si el exagente del FBI volvía a Estados Unidos, eso le permitiría a Gaetz obtener un perdón si él era acusado de crímenes federales.

Luego, se afirma, el padre de Gaetz contactó al FBI y se dieron las grabaciones con micrófono oculto antes señaladas. Pero Kent niega esas alegaciones y dijo que no trataba de extorsionar a Gaetz pero que, si los rumores sobre las investigaciones en su contra eran ciertas, “él estaría interesado en hacer algo bueno”, indicó el Times,

Pero esa presunta trama no tendría que ver con las alegaciones e investigaciones de posibles delitos sexuales contra Gaetz.

Y, por el contrario, de acuerdo a The New York Times, Gaetz sí habría pedido a la Casa Blanca de Trump un perdón, preventivo y amplio, contra posibles procesos judiciales federales que pudieran imponérsele. El propio Trump dijo, de acuerdo a Politico, que Gaetz, quien fue uno de sus principales aliados en el Congreso, nunca le pidió ese perdón, aunque pudo haberlo hecho a personas cercanas al entonces presidente. Ese perdón, en todo caso, no se le otorgó.

Alegaciones y negaciones van y vienen pero los datos disponibles señalan que el Departamento de Justicia en efecto tiene una investigación en marcha es la que indaga a Gaetz y a otros en posibles delitos de tráfico sexual y prostitución. Hasta el momento, con todo, las autoridades no han tomado ninguna acción legal contra Gaetz ni se ha revelado formalmente pruebas que lo incriminen.

Pero las investigaciones estarían en marcha. Por ejemplo, el Times señala que los investigadores creen, con base en testimonios que han recabado, que Joel Greenberg, un exfuncionario de impuestos en Florida y quien ya fue acusado en 2020 por delitos de tráfico sexual, contactaba a mujeres vía internet y tenía encuentros con ellos a cambio de regales, viajes, cenas y dinero. Greenberg había presentado a una de esas mujeres a Gaetz.

El Times también señala que revisó recibos de aplicaciones móviles para realizar pagos en los que se muestran pagos de Gaetz y Greenberg a una mujer y de Gaetz a otra, dinero que supuestamente habría sido para pagar por sexo. Ellos se habrían reunido con esas mujeres, señala el Times, en varios hoteles de Florida.

Gaetz ha negado esos señalamientos.

Pero las alegaciones en torno a su relación con Greenberg y su viaje a Bahamas ponen a Gaetz en una posición difícil. Y el hecho, de acuerdo a CNN, de que Greenberg podría llegar a un acuerdo con la fiscalía que, en aras de reducir su eventual condena, implique a Gaetz ha generado nuevos nubarrones sobre el congresista.

Por lo pronto, las indagaciones continúan y si bien no se han presentado cargos formales contra el congresista, su imagen y su futuro político se han deteriorado significativamente. Curiosamente, poco antes de que estallara el presente escándalo, se había dicho que Gaetz estaría considerando dejar el Congreso para sumarse a la cadena de televisión conservadora Newsmax.

Gaetz ha sido desde que llegó al Congreso una figura de fuerte impacto mediático, con constantes apariciones en canales de televisión conservadores como Fox News y Newsmax. Y además de ser uno de los más combativos congresistas de derecha radical es también uno de los más entusiastas seguidores de Donald Trump en el Congreso.

El republicano Matt Gaetz habla en la entrada de la Casa Blanca luego de que él y otros congresistas conservadores  se reunieron con el entonces presidente Donald Trump en abril de 2020. (Reuters)
El republicano Matt Gaetz habla en la entrada de la Casa Blanca luego de que él y otros congresistas conservadores se reunieron con el entonces presidente Donald Trump en abril de 2020. (Reuters)

Gaetz respaldó, por ejemplo, las falsas afirmaciones de que se dio un fraude electoral masivo contra Trump en las pasadas elecciones de 2020. Y fue uno de los congresistas que, incluso después de la violenta irrupción de seguidores trumpistas al Capitolio el pasado 6 de enero, votó por impugnar la certificación del triunfo electoral de Joe Biden. Incluso encabezó una campaña en contra de la representante y líder republicana Liz Cheney luego de que ella votó a favor del impeachment de Trump tras el ataque al Capitolio.

En todo caso, la posición actual de Gaetz es difícil. Aunque inicialmente fue defendido por algunos de sus colegas republicanos, el impetuoso radical de derecha Jim Jordan y la seguidora de la teoría conspirativa QAnon Marjorie Taylor Green, en general ha habido silencio hacia el caso en el Partido Republicano.

Y el líder de la bancada republicana en la Cámara, Kevin McCarthy, dijo que las alegaciones en las que está vinculado el Departamento de Justicia tienen “serias implicaciones” y que retirará a Gaetz de su posición en el Comité Judicial si resultan ciertas, reportó CNN.

El posible acuerdo de Greenberg podría ser un golpe contundente contra Gaetz, quien con todo ha dicho que no renunciará a su escaño legislativo.

Otros reprochan que, por ejemplo, si esas mismas alegaciones fueran formuladas en contra de un congresista demócrata, desde la bancada republicana se agitarían las voces pidiendo su renuncia.

Por lo pronto, la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que el Comité de Ética del legislativo debería investigar las alegaciones contra Gaetz.

Las investigaciones continúan y no es claro cuál será el futuro jurídico y político de Gaetz, quien ciertamente tiene el derecho a defenderse. Pero el escándalo en torno suyo crece y se vuelve huracanado.