El exorcista: acusan de abusos sexuales al sacerdote real que interpretó al Padre Dyer

Quizás no te suene el nombre de William O’Malley, pero sí recuerdes al Padre Dyer de El Exorcista. Aquel personaje del gran clásico del cine de terror que ponía fin a los últimos planos de la película fue interpretado por el reverendo O’Malley que ahora, a 46 años del filme dirigido por William Friedkin, vuelve a ser noticia. Y no precisamente por sus trabajos cinematográficos, sino porque un estudiante suyo lo acusa de abusos sexuales.

William O'Malley en El exorcista (Warner Bros.)

O’Malley era un sacerdote jesuita cuando enseñaba inglés y teología en una escuela de las afueras de Rochester, Nueva York, cuando conoció al autor de la novela de El exorcista. El sacerdote provocó la curiosidad de William Peter Blatty después de que el escritor leyera su crítica de la novela en una revista de la Biblioteca Pública de Rochester en 1971. Se hicieron amigos y después de que Blatty lo presentara a Friedkin, decidieron ofrecerle el papel del Padre Dyer, aunque O’Malley creía que era uno de los papeles cliché de la historia.

Lo hizo y fue el primer sacerdote católico que interpretó a otro sacerdote en un largometraje de ficción.

Ahora, el sacerdote ha siso acusado de abusar de uno de sus estudiantes en aquella misma escuela en donde trabaja en los años 70/80. La supuesta víctima, identificado por las iniciales “JW”, acusa a William O’Malley de abusar de él “en varias ocasiones” entre 1985 y 1986 cuando tenía 17 años. JW afirma que los abusos ocurrieron en las aulas y pasillos de la escuela, McQuaid Jesuit High School, mientras que otros incidentes tuvieron lugar en actividades relacionadas con sus estudios, según informa Rochester Democrat and Chronicle (a través de USA Today).

El mismo periódico afirma que la escuela no tiene constancia alguna de ofensas o acusaciones de abusos sexuales relacionados con el sacerdote-actor, como tampoco la “Provincia Jesuita” del noroeste de EEUU, añadiendo que solo supieron del caso cuando se presentó la demanda esta semana. Su nombre tampoco aparece en la lista de sospechosos de abusos sexuales a menores que publicó la misma institución en enero.

Estas acusaciones salieron a la luz tras presentarlas oficialmente el pasado miércoles, justo en el primer día en que comenzaba a surtir efecto una nueva ley del estado de Nueva York que permite a las supuestas víctimas presentar acciones legales en casos relacionados con abusos sexuales del pasado. En su demanda, JW asegura sufrir “estrés emocional y psicológico severo” como consecuencia de los supuestos abusos, “humillación, disociación del miedo, ira, depresión, ansiedad, dramas familiares y pérdida en la fe”.

William O’Malley comenzó a trabajar en dicho instituto en 1965 dando clases de inglés y teología, mientras también servía como director de arte dramático. Alcanzó la fama local tras su aparición en la película de terror sobre una niña poseída, y según el mismo medio, era una de las figuras más queridas en la escuela.

El éxito internacional del filme hizo que se interesara en darse una oportunidad en el mundo del cine y se tomó un tiempo sabático para centrarse en actuar y escribir historia, pero finalmente regresó a su puesto dos años más tarde, en 1975. Sin embargo, además de enseñar, daba charlas públicas, hacía apariciones en la televisión local y actuaba en un teatro de la zona.

Ya en 1986 lo cambiaron de colegio dando clases en la Escuela Preparatoria de Fordham, en el Bronx, justo un año después de las acusaciones actuales. Como aprendimos en películas como Spotlight, era habitual por entonces que la iglesia y oficiales religiosos cambiaran al abusador de colegio en lugar de reportarlo a las autoridades pero en este caso, O’Malley se mantuvo en el instituto hasta 2012 cuando lo despidieron porque, según dijo el presidente del colegio al New York Post, su estilo de enseñanza era “probablemente más abrasivo de lo que estaban acostumbrados”.

En la actualidad, O’Malley tiene 87 años, vive en una comunidad jesuita dentro de la Universidad de Fordham y todavía no se ha pronunciado al respecto.

Para seguir leyendo:

‘Miedos nocturnos’, la secuela de E.T. con aliens carnívoros que afortunadamente nunca vio la luz

La historia del visionario que perdió su trabajo por creer que El sexto sentido sería un éxito

El mensaje correcto de Brokeback Mountain: no es solo una película de vaqueros gay

Las veces que Rocky salvó a Sylvester Stallone