El enfrentamiento a empujones y golpes en la cara entre un empresario catalán y los independentistas

La de ayer volvió a ser una jornada bronca en Barcelona. En esta ocasión la tensión vino generada por la visita de los Reyes y sus hijas a la ciudad con motivo de la entrega de los Premios Princesa de Girona. Los independentistas habían sido convocados de nuevo para ocupar las calles en señal de protesta a la presencia de la Familia Real y miles de personas se echaron a la calle para mostrar su oposición a la Monarquía. Se quemaron fotos y se creó una suerte de cordón para intentar impedir el acceso de los asistentes a la gala. En ese contexto fue en el que se produjo el enfrentamiento entre un empresario catalán que intentaba llegar al acto y varios de los manifestantes que le cortaba el paso.

Uno de los vídeo que se hizo viral fue precisamente en el que se ve cómo este empresario de la industria del calzado, Antoni Castañer, intenta acceder al Palacio de Congresos donde iba a celebrarse la entrega de premios en medio de un grupo de manifestantes que cortaban el paso. Es uno de ellos, un joven con mochila, quien se coloca delante de él cortándole el camino. Castañer intenta seguir y llega un momento en el que visiblemente enfadado forcejea con el chico e intercambian empujones.

Esa secuencia es la que ha sido recogida por varios medios de comunicación como la agresión de los independentistas más radicales a un empresario catalán. Sin embargo, y sin que eso justifique lo que no deja de ser un acto de violencia, esa escena va acompañada de otra también violenta, como han hecho saber varios tuiteros a quienes se hicieron eco de la antes mencionada y que recogió cómo Castañer golpeaba a una de las personas que le increpaban.

En el caos del momento, cuando intentaba cruzar el cordón independentista propinó dos golpes en la cara, con la mano abierta, a una mujer que respondió dándole con la tela de la estelada que llevaba en las manos en ese momento.

En una entrevista concedida esta mañana a la Cadena COPE el empresario ha comentado cómo vivió la jornada de ayer. “En cuestión de segundos te rodean unos 100 tíos, la mitad de ellos con la cara tapada, con pitos y llamándote fascista, maricón, hijo de puta. Los insultos más graves que uno pueda llegar a imaginar”, ha relatado. Dice que tuvo “miedo” porque “uno de estos energúmenos te pega una torta y le siguen 10 y te machacan”. 

También ha hablado de una agresión que no se ve en el vídeo: “Cuando decidimos marcharnos empezó lo peor porque entonces te persiguen, ven que han ganado: uno me pega una patada, me giro, me pega otra patada, le tiro las gafas al suelo, él me pega un puñetazo y me las tira a mí”.

Se refiere a la imagen compartida por Convivencia Cívica Catalana junto con la noticia publicada por ABC en la que ve cómo un señor le pega un puñetazo en la cara. “Daño físico no me hicieron, tampoco voy a exagera”, ha aclarado. Lo que “se le ha quedado grabado es la rabia que tiene la gente dentro. Eso es indescriptible”.

Una agresión por partida doble y en ambas direcciones que da una imagen de cómo se desarrolló ayer la jornada de protestas en Barcelona y del clima de tensión que continúa instalado en al ciudad desde que hace 20 días se diese a conocer la sentencia del procés. En esta ocasión lo que ardieron no fueron contedores sino fotos del Rey bajo el lema ‘muerte al Borbón’.

Algunos de los invitados a la entrega de los Premios Princesa de Girona tuvieron que atravesar el cordón formado por los independentistas a las puertas del recinto para impedirles el paso. (Foto: Joan Valls/NurPhoto via Getty Images)