TRAGEDIA AÉREA EN MALASIA

El Ejército de Malasia detectó el avión desaparecido lejos de su ruta

KUALA LUMPUR (Reuters) - El Ejército de Malasia cree que el avión comercial desaparecido hace casi cuatro días dio la vuelta y viajó cientos de kilómetros hacia el oeste después de contactar por última vez con la torre de control de tráfico aéreo ante la costa este del país, dijo a Reuters un alto cargo militar.

En uno de los misterios más desconcertantes de la historia de la aviación reciente, la enorme operación de rescate del Boeing 777-200ER de Malaysia Airlines, que entró en su cuarto día, no ha logrado encontrar rastros del avión que transportaba a 239 personas entre pasajeros y tripulantes.

Las autoridades malasias dijeron previamente que el vuelo MH370 desapareció alrededor de una hora después de haber despegado desde la capital Kuala Lumpur en dirección a Pekín.

"Cambió el curso después de Kota Bharu y tomó una altitud menor. Lo hizo dentro del Estrecho de Malaca", dijo el responsable militar, que ha sido informado sobre las investigaciones, a Reuters.

Eso parecería descartar un fallo mecánico repentino, puesto que implicaría que la aeronave voló al menos alrededor de 500 kilómetros después de hacer su último contacto con la torre de control, aunque su transpondedor y otros sistemas de rastreo estaban apagados.

Una fuente no militar cercana a las investigaciones dijo que el informe apuntaba a una de varias teorías que se estaban evaluando.

En el momento de perder contacto con los controladores civiles de tráfico aéreo, el avión se encontraba a casi media distancia entre la localidad costera de Kota Bharu en Malasia y el extremo sur de Vietnam, volando a una altura de 35.000 pies.

El Estrecho de Malaca, uno de los canales de transporte marítimo con más actividad del mundo, se encuentra en la costa oeste de Malasia.

PERDIDA DE CONTACTO

El periódico malasio Berita Harain citó al jefe de la fuerza aérea, Rodzali Daud, cuando dijo que la aeronave fue detectada por última vez a las 02.40 hora local por un radar militar cerca de la isla de Pulau Perak sobre el extremo norte del Estrecho de Malaca.

Volaba a unos 1.000 metros menos que su altitud previa, explicó. Se desconoce lo que ocurrió después con el Boeing 777.

Al apagar el transpondedor, la nave no puede ser detectada por los radares secundarios, de modo que los controladores aéreos civiles no pueden identificarla.

El radar secundario suele rastrear el transpondedor y obtiene información sobre la identidad, la velocidad y la altura de la aeronave. Sin embargo, habría seguido siendo visible para un radar primario, como los empleados por los militares.

La policía había dicho anteriormente que estaba investigando si algún pasajero o tripulante del avión tenía problemas personales o psicológicos que pudieran explicar su desaparición, junto con la posibilidad de un secuestro, un sabotaje o un fallo mecánico.

No hubo ninguna señal de peligro o contacto de radio que indique un problema y, en ausencia de restos o datos del vuelo, la policía ha estado revisando la lista de pasajeros y tripulantes en busca de alguna pista potencial.

"Tal vez alguien en el vuelo había comprado una enorme cifra de un seguro, que quería que la familia le sacara provecho o había alguien que le debía a otro mucho dinero, sabes, estamos buscando todas las posibilidades", dijo el jefe de policía de Malasia, Khalid Abu Bakar, en una rueda de prensa.

"Estamos mirando muy de cerca las imágenes de video tomadas en KLIA (Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur), estamos estudiando los patrones de comportamiento de todos los pasajeros", agregó.

La aerolínea dijo que estaba investigando con seriedad la información sobre una mujer sudafricana que dijo que el copiloto del avión desaparecido la había invitado a ella y a otra acompañante a sentarse en la cabina durante un vuelo hace dos años, en una aparente violación de las normas de seguridad.

INTERPOL

El jefe de la agencia de policía internacional Interpol dijo el martes que el organismo internacional de policía no cree que la desaparición del avión se haya debido a un incidente terrorista.

El secretario general de Interpol, Ronald Noble, también sugirió que dos hombres que subieron al aparato con pasaportes robados y habían levantado sospechas pudieron haber sido ayudados por una red de tráfico de personas

"Cuanta más información tenemos, más nos inclinamos a concluir que no es un incidente terrorista", dijo el secretario general de Interpol, Ronald Noble.

Dos personas que tenían pasaporte iraní, de 18 y 29 años y que comenzaron el viaje en Doha, cambiaron de pasaporte en Kuala Lumpur y usaron otros robados a un italiano y a un austriaco para subir al aparato ahora desaparecido, dijo Noble a periodistas en Lyon.

Horas después, Interpol dijo en un comunicado que la identidad de los dos iraníes la habían confirmado las autoridades de ese país: Seyed Mohammed Reza Delavar, de 29 años, y Pouria Nourmohammadi, de 18.

Interpol está trabajando con los países miembros de la organización para seguir todas las posibilidades, incluyendo "terrorismo, crimen organizado, movimiento ilegal de personas, ya sea en la forma de tráfico de seres humanos o contrabando", dijo Noble.

Con el hecho de hacer público el nombre de los dos individuos iraníes se pretende reunir pistas de amigos y familiares que podrían llevar a las autoridades a excluir teorías de terrorismo.

"Con más y más pruebas, podremos excluir que participaron en conductas que podrían haber llevado al avión a desaparecer, y centrarnos en eliminar la red de tráfico de seres humanos que les permitió viajar", dijo.

Buscar

Últimas noticias