El día que fue liberado el Campo de concentración de Bergen-Belsen

El 15 de abril de 1945 figura en los libros de Historia y efemérides como el día en el que la 11ª División Blindada del Ejército Británico liberaba el Campo de concentración de Bergen-Belsen. Lo que pudieron observar los soldados que entraron fue algo desolador y que jamás olvidarían.

(imagen vía Wikimedia commons)

Más de trece mil eran los cadáveres que habían desperdigados en aquel lugar y sin enterrar. La mayoría estaban en pleno proceso de descomposición pero un gran número habían sido asesinados recientemente, incluso cuando ya se había firmado el acuerdo de rendición de los responsables nazis del campo un par de días antes.

[Te puede interesar leer: Todos los símbolos de la infamia nazi]

El proceso de liberación había comenzado el 11 de abril. Ante la proximidad de los británicos (junto a los canadienses) los mandos de la Wehrmacht pidieron una tregua para rendirse en condiciones y entregar el campo de concentración bajo una serie de condiciones. Una de ella era el dejar escapar a la mayoría de nazis que allí habían estado trabajando como carceleros (y sobre todo, genocidas). Quedaría un pequeño retén, hasta la llegada Aliada, para vigilar a los reclusos.

El acuerdo de rendición se firmó el 13, pero no fue hasta dos días después que los británicos pudieron acceder.

El panorama era dantesco. Miles de prisioneros estaban hacinados, desnudos y desnutridos.

A la izquierda, prisioneros de ambos sexos hacinados en Bergen Belsen en el momento de la liberación, a la derecha las montañas de cadáveres (imágenes vía Wikimedia commons)

Una de las prisioneras que por allí pasó y había fallecido unas semanas antes de la liberación fue Ana Frank, tristemente recordada y conocida por el diario que había escrito entre el 12 de junio de 1942 y el 1 de agosto de 1944, cuando se encontraba escondida junto a su familia en una buhardilla.

Otro personaje famoso que por allí anduvo, pero por el signo contrario, fue la sádica carcelera Irma Grese (conocida como ‘la bestia bella’) detenida mientras estaba al cargo del campo y que tras ser juzgada por fue encontrada culpable de multitud de crímenes contra la humanidad, siendo  ejecutada mediante la horca el 13 de diciembre de 1945.

[Te puede interesar leer: Las sádicas y terribles mujeres a cargo de los campos de concentración nazi]

Entre nazis los detenidos por los británicos también se encontraba Josef Kramer, comandante al mando del campo de concentración y que fue conocido como ‘la bestia de Belsen’ por los crímenes que cometió, siendo uno de los máximos responsables del holocausto contra los judíos.

Un gran número de prisioneros habían sido trasladados hasta allí desde otros campos y lo habían hecho no en camiones o tren como era habitual, sino andando a paso forzado (lo que comúnmente se conocía como ‘marcha de la muerte’), en un largo recorrido en el que no se les dio de beber ni comer y en el que muchos de ellos murieron por el camino de agotamiento e inanición, siendo dejados abandonados en las cunetas de las carreteras.

Los que lograron sobrevivir estaban en pésimas condiciones, desnutridos y enfermos (el tifus fue una enfermedad mortal que acabó con la vida de muchos de ellos, incluida Ana Frank).

Aquel campo de concentración tenía una capacidad para albergar a diez mil prisioneros, pero, cuando fue liberado el 15 de abril de 1945, las tropas británicas se encontraron allí a más de sesenta mil, malviviendo todos hacinados.

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: Cuando en el franquismo se encerraba a los homosexuales en campos de concentración]