El detenido por entrar armado en un Walmart de Missouri estaba llevando a cabo un “experimento social”

Solo unos días después de las matanzas de Dayton y El Paso, a Dmitriy Andreychenko se le ocurrió la idea de llevar a cabo lo que él mismo ha denominado como un “experimento social” que acabó con él detenido enfrentándose a posibles cargos de amenaza terroristasegún informa la CNN. Ese experimento consistió en presentarse en un supermercado de Missouri armado el pasado jueves. Este fin de semana han trascendido sus motivos, desconocidos hasta ahora.

Dmitriy Andreychenko, de 20 años, entró armado en un Walmart de Missouri, solo unos días después de la masacre vivida en un supermercado de la misma cadena en El Paso, Texas. (Foto: Greene County Sheriff via AP) .

El pasado 3 de agosto un hombre identificado como un supremacista blanco entraba en un Walmart de El Paso (Texas) y abría fuego matando a 22 personas e hiriendo a otras 24. Un día después, otro joven, en Dayton (Ohio), llevaba a cabo otra matanza en la que fallecieron nueve personas.

Solo unos días después de ambos tiroteos y con el país sumido en el miedo, a Andreychenko le pareció una buena idea poner a prueba si, según sus propias palabras, “Walmart honraba la Segunda Enmienda”, la que hace referencia al derecho de los ciudadanos a “poseer y portar armas”.

Para ello, y pese a que su familia le había avisado de antemano de que lo que iba a hacer no era buena idea, se presentó en un local de la popular cadena de supermercados estadounidense en Missouri armado, según la CNN, con una pistola, un rifle y un chaleco antibalas. Cogió un carrito de la compra al entrar y se paseó por los pasillos de la tienda mientras se grababa.

Su intención, según él mismo ha declarado a la policía de Springfield, era esa y no otra, realizar una prueba. Arrestado el jueves sin que se produjese un solo disparo, el joven, de 20 años, fue retenido por un bombero fuera de servicio mientras llegaba la Policía, alertada en cuanto le vieron llegar. El gerente del supermercado había activado la alarma de incendios para que los clientes abandonasen el lugar.

Según ha sabido la citada cadena de noticias estadounidense, Andreychenko le explicó a su hermana antes de acudir al Walmart que lo que pensaba hacer era “un experimento social sobre cómo se respetaría su derecho de la Segunda Enmienda en un área pública”. Ahora se enfrenta a cargos por amenaza terrorista y, en palabras del teniente de policía Mike Lucas “tiene suerte de estar vivo todavía”.

Lucas ha declarado que con su actuación dejó claro que “su intención no era causar paz o consuelo a nadie que estuviera en el negocio”. Sobre lo ocurrido, esta misma fuente policial asegura que por ahora lo que se sabe es que “entró aquí fuertemente armado con chalecos antibalas, con uniforme militar y causó una gran cantidad de pánico dentro de la tienda. Entonces, ciertamente tenía la capacidad [y] el potencial de dañar a las personas”.

Sobre el respeto a la Segunda Enmienda, el fiscal Dan Patterson, ha asegurado a través de un comunicado que “Missouri protege el derecho a portar un arma de fuego, pero ese derecho no permite que un individuo actúe de manera imprudente y criminal, poniendo en peligro a otros ciudadanos”.