El delirante intento de crear una sociedad utópica aria en la selva paraguaya

Mariángela Velásquez
·6  min de lectura
El exuberante paisaje paraguayo ha atraído aventuras utópicas como las de Bernhard y Elisabeth Förster, quienes intentaron crear un pueblo ario cuando las ideas antisemitas aún no tomaban fuerza en Alemania. (Foto Getty Images)
El exuberante paisaje paraguayo ha atraído aventuras utópicas como las de Bernhard y Elisabeth Förster, quienes intentaron crear un pueblo ario cuando las ideas antisemitas aún no tomaban fuerza en Alemania. (Foto Getty Images)

Fundar un pueblo ario en medio de la nada en busca de la pureza racial es una idea delirante.

Pero eso fue lo que hicieron hace 133 años dos antisemitas que buscaron la utopía de la raza perfecta. Para lograrlo, abandonaron la comodidad de sus hogares en su Alemania natal y emprendieron un peligroso y agobiante viaje hacia lo profundo de Suramérica.

Fueron varios los motivos que impulsaron a Bernhard Förster y su esposa Elisabeth Förster-Nietzsche a partir a ese lugar remoto. Habían iniciado sin éxito una cruzada por la pureza racial en un Berlín muy distinto al que acogió a Adolf Hitler su Tercer Reich, medio siglo después.

Su odio hacia los judíos les costó el aislamiento social y hasta su sustento: Bernhard perdió su puesto de maestro al ser acusado de agitador racial. Pero no dieron su brazo a torcer y los Förster recorrieron los campos de Sajonia para captar adeptos y fondos para comprar las tierras de su nueva colonia.

La pareja seleccionó a 14 familias que representaban la pureza genética alemana para abandonar el país que no escuchó su insistente discurso de la superioridad de las razas del norte de Europa. Deseaban alejarse de los judíos y de las mezclas étnicas que ocurrían en Europa y comenzar de cero.

Encontraron su tierra prometida en Paraguay el 23 de agosto de 1887 y la llamaron Nueva Germania, un lugar destinado a la "purificación y renacimiento de la raza humana y la preservación de su cultura", escribió su fundador.

Los Förster ansiaban dejar atrás a sus detractores. Uno de ellos era el reconocido filósofo Friedrich Nietzsche, quien no soportaba a Bernhard por sus ideas supremacistas y la influencia que tenía sobre su hermana Elisabeth.

Historiadores como Ben Macintyre han reconstruido los pasos de Förster en Paraguay. Una de sus acciones fue desestimar las duras condiciones de la selva sudamericana y pintar un panorama idílico para convencer a otras familias a acompañarlos.

"La sencilla servidumbre paraguaya se apresura a complacer al hombre blanco, donde la comida cae de los árboles y los alemanes, cansados de las vicisitudes económicas de su patria, pueden encontrar un clima saludable, alimentos baratos y un ambiente placentero", escribió Bernhard.

Elisabeth Foerster - Nietzsche, Schwester of German philosopher, Friedrich Nietzsche, *10.07.1846-08.11.1935+, probably in Weimar- Vintage property of ullstein bild  Published by: Zeitbilder    24/1926 2:2   (Photo by Louis Held/ullstein bild via Getty Images)
Elisabeth Foerster-Nietzsche tergiversó la obra de su hermano, Friedrich Nietzsche, para apoyar la causa del nazismo alemán. (Photo by Louis Held/ullstein bild via Getty Images)

Pero la realidad era muy diferente. La travesía atlántica de los Förster tardó un mes en una embarcación infectada de cucarachas y al desembarcar en las costas de la capital uruguaya de Montevideo, pasaron una semana navegando el Río Paraná, donde fueron devorados por los mosquitos e insectos que nunca habían visto y que depositaban huevos bajo su piel. Uno de los niños del grupo murió antes de llegar a Paraguay.

A pesar de todo, otras familias siguieron llegando y a los dos años de su fundación, Nueva Germania contaba con 40 familias. Pero eso no era suficiente.

Los colonos no fueron capaces de producir todos los productos agrícolas que necesitaban y caían enfermos por desnutrición. Los Förster eran vegetarianos y se vieron obligados a comer carne para sobrevivir. Bernhard no pudo soportar el fracaso y las perpectivas de una bancarrota total y se suicidó en 1889 al envenenarse con una mezcla de morfina y estricnina. Elisabeth permaneció en la colonia un par de años más hasta que viajó a Alemania en 1893 para encargarse de su hermano Frederick Nietzsche.

Un reportaje realizado por The New York Times acusó a Elizabeth de haber regresado a Alemania a manchar a reputación de su hermano. Durante su lucidez, Nietzsche rechazó el antisemitismo y expresó su desdén por Nueva Germania. Pero ella reinventó su legado después de su muerte en 1900 y lo transformó en una especie de profeta para la maquinaria de propaganda Nazi.

Algunas de las familias que quedaron en la colonia lograron sobrevivir a las cosechas perdidas, las enfermedades y la locura de los Förster. Lograron cultivar yerba mate, usada para preparar una infusión que se toma en Paraguay, Uruguay y Argentina.

Bernhard y Elisabeth se sorprenderían al ver que lo que más se habla en Nueva Germania no es el alemán ni el español, sino el guaraní, la lengua indígena local.

En el 2020, el pueblo tiene unos 7.000 habitantes. Según el diario El Clarín, Nueva Germania es un lugar humilde". Aún cultivan Yerba Mate, pero también caña dulce, del algodón, la mandioca, el tabaco, el girasol, la soja, el trigo, la banana, la naranja, el cedrón paraguay y el sésamo.

Y aunque hay más niños rubios que en otras localidades de Paraguay, también hay decenas de habitantes mestizos que conservan su apellido alemán. Algunos no desean hablar de sus orígenes y otros se sienten orgullosos de haber nacido de un proyecto ario.

Paraguay mantuvo las puertas abiertas a los migrantes alemanes, especialmente a los que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial y en la dictadura de Alfredo Stroessner, quien era hijo de un inmigrante alemán. El mismo Josef Mengele, el artífice de la experimentación con humanos en los campos de concentración nazi, huyó a Paraguay tras el fin de la guerra y vivió allí un tiempo sin necesidad de cambiar su nombre.

Nueva Germania no ha sido el único pueblo utópico fundado en Paraguay. Unos 238 socialistas australianos fundaron la Colonia Nueva Australia en 1893 y se calcula que unos dos mil descendientes aún viven en tierras paraguayas. La Colonia Villa Alborada fue fundada por finlandeses vegetarianos en 1920. Y el fallecido líder religioso coreano Sun Myung Moon fundó una colonia que ahora dirige su hijo Preston Moon, quien trató de desvincularse de la imagen negativa del padre y fundó la Asociación Espíritu Santo para la Unificación.

Centenary of the founding ship of Australians who sailed to Paraguay to start a Utopia.Carmen Touy (Touyz), Granddaughter of William Wood, one of the founders of the Paraguay trip, and her children Paul, 5 and Amy, 3.Young Amy and Paul Touyz today complete a 100-year-old circle of idealism and adventure, of bright hope and brave failure.It is 100 years ago today since 120 Australians left Sydney in the ship Royal Tar, bound for Paraguay to establish their Utopia, "a community wherein all labour in common for the common good". July 15, 1993. (Photo by Greg White/Fairfax Media via Getty Images).
Imagen tomada el 15 de julio de 1993 en el centenario de la llegada de un barco lleno de australianos para comenzar su Utopia. Carmen Touy (Touyz), nieta de William Wood, uno de los fundadores de la colonia, con sus hijos Paul y Amy, que en ese momento tenían 5 y 3 años. (Foto Greg White/Fairfax Media via Getty Images).

Más historias que te pueden interesar:

(EN VIDEO) El restaurante símbolo de inclusión que nació como utopía se resiste a cerrar

Supremacistas blancos serían importante amenaza dentro de EE.UU.

A 41 años de la muerte de Josef Mengele, cómo fue la vida del "Ángel de la Muerte" en Argentina

El mate y su origen: la bebida que da vida a Sudamérica