El 'Chapo' Guzmán desata una crisis en el desquiciado tráfico de Nueva York

Hay problemas de narcotráfico severos en Nueva York. Pero también los hay de tráfico. Y en ello tiene que ver, además de los múltiples asuntos de esa gran metrópoli, el notorio capo mexicano del crimen organizado Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Cierran el puente de Brooklyn mientras la policía traslada al capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán de regreso a la cárcel en la que se encuentra recluido en Manhattan, al término de la audiencia ante un juez de la Corte Federal de Brooklyn, en Nueva York, el 14 de agosto de 2018 (AFP | TIMOTHY A. CLARY)

Los efectos de las actividades delictivas del ‘Chapo’ han sido ominosos y destructivos tanto en México como en Estados Unidos. Pero además de la cauda de crimen, adicción, corrupción y demás que su actividad delictiva habría dejado a escala internacional, ahora que Guzmán está finalmente recluido en Estados Unidos, donde se le ha fincado juicio, uno problema muy concreto ha surgido vinculado a su proceso legal.

El ’Chapo’ está preso en una cárcel de alta seguridad en Manhattan, pero la corte en donde se le procesa está en Brooklyn y, por ello, como relató The New York Times, cada vez que las autoridades deben desplazar al detenido de un lado a otro de la ciudad, las medidas de seguridad necesarias (Guzmán es famoso por sus espectaculares escapes de prisiones mexicanas) crean un enorme congestionamiento vial.

El icónico puente de Brooklyn Bridge Park en Nueva York debe ser cerrado cada vez que Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán es trasladado de una prisión en Manhattan a una corte en Brooklyn donde se le sigue proceso. (AP)

Por ejemplo, cada vez que el acusado debe salir de la prisión en Manhattan la policía debe cerrar por completo el Puente de Brooklyn, lo que provoca un congestionamiento brutal en la ciudad, que de repente ve cortada una de las vías claves para cruzar el East River.

Este traslado que desquicia el tráfico neoyorquino ha venido sucediendo varias veces desde hace cerca de un año, indicó el Times, y presumiblemente se agudizará a partir de noviembre cuando comiencen formalmente las audiencias del juicio pues, hasta ahora, se han desarrollado solo sus preliminares.

La caravana que transporta al narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, cruza hoy, martes 14 de agosto de 2018, el Puente de Brooklyn, en Nueva York (EE.UU.). EFE/Kena Betancur

¿Por qué no, entonces, se evita tal recorrido y se recluye a Guzmán en una prisión más cercana a la corte? ¿Por qué no se le desplaza por vía aérea o fluvial? ¿O se transfiere, de plano, el juicio a otra ciudad? Esas preguntas han sido formuladas en la opinión pública e incluso los abogados de El ‘Chapo’ se han quejado al considerar que el malestar por el bloqueo vial causado por sus desplazamientos podría prejuiciar al jurado en contra de su cliente.

En principio, Guzmán está detenido en Manhattan porque allí lo mantienen en una cárcel de alta seguridad, para prevenir la posibilidad de que intente una fuga. Cambiarlo de prisión podría reducir los efectos viales citados pero crearía riesgos de seguridad y escape que no serían tolerables. Y, al parecer, utilizar un transporte no terrestre tampoco sería pertinente para las autoridades.

En esta fotografía de archivo del 19 de enero de 2017 agentes de la DEA escoltan al narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán en Nueva York. (Agencias policiales de EEUU vía AP)

Sea como sea, un juez determinó el pasado martes, como señaló Business Insider, que el proceso de Guzmán tendrá lugar en la Corte Federal de Brooklyn y comenzará el 5 de noviembre de 2018, con la selección de jurados iniciado el 10 de septiembre. Y él mientras tanto seguirá recluido en la prisión de alta seguridad en Manhattan.

Ante ello, los neoyorquinos deberán prepararse para grandes congestiones pues se calcula que, durante el juicio, el Puente de Brooklyn deberá ser cerrado dos veces al día, posiblemente durante las horas más problemáticas de la mañana y la tarde, en un fenómeno que podría durar varios meses.

Hay quien optará, por ejemplo, por el metro u otros medios de transporte, pero en todo caso la disrupción en la ciudad será presumiblemente severa. Pero, como dice el dicho, la justicia es ciega y, al parecer, desentendida de los asuntos de tráfico cuando se aboca a casos de magnitud mayúscula.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro