El chantaje de Fox, un expresidente que no sabe vivir fuera del erario

Foto: Archivo Cuartoscuro

El sábado anterior Vicente Fox denunció en Twitter que esa mañana un comando armado había intentado ingresar a su casa e indicó que era una situación grave que requería inmediata atención y responsabilizó al presidente Andrés Manuel López Obrador de la seguridad de su persona, de su familia y de sus bienes.

Por esa razón, el presidente López Obrador informó que había instruido al secretario de la Defensa Nacional que se dispusiera una guardia de ocho militares para brindar seguridad al expresidente Vicente Fox y a su familia y aprovechó para revelar que de manera similar se estaba dando protección al expresidente Felipe Calderón después de que éste se lo solicitó en una carta.

Desde que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión entraron en vigor dos de sus compromisos, el final del Estado Mayor Presidencial y el término de las pensiones vitalicias a los expresidentes, ambos fueron justificados como medidas contra el abuso del poder.

El expresidente Vicente Fox recientemente dijo que le hace falta el dinero de la pensión (205 mil 122 pesos, al mes) que les suspendió a los exmandatarios el presidente Andrés Manuel López Obrador. “Me hace falta sí, para las fundaciones, claro que sí, las invertía muy bien esas pensiones, pero si no la hay, se pone uno a trabajar y no andar de pedinche”. (Sol de México, 20 de marzo de 2019)

Además de la pensión que disfrutaba Vicente Fox tenía a su servicio 20 elementos de las Fuerzas Armadas y civiles, que lo apoyaban en sus actividades particulares y administrativas en su rancho en San Cristóbal, Guanajuato.

En los foros empresariales o universitarios a los que ha sido invitado en los últimos meses Vicente Fox criticó la política social de López Obrador de “repartir regalitos”, comparó el gobierno de AMLO con los populistas de Venezuela, Argentina y Nicaragua, afirmó que el proyecto de la Guardia Nacional se trata de “la misma gata, pero revolcada. Son los mismos policías, nada más les cambiaron el nombre y el uniforme”, entre otros. (Sol de México, 20 de marzo de 2019)

LEER | La trampa maestra de López Obrador en la que cayeron todos

En política hay muchas formas de “andar de pedinche” para obtener un beneficio del poder, eso lo sabe bien Vicente Fox que aprovechó un incidente menor para hacer una “tormenta en un vaso de agua” exagerando la presencia en su rancho de personas que custodiaban a unos novios, en el contexto de violencia por la que atraviesa el estado de Guanajuato.

Lo real de este episodio es que el expresidente Fox extraña la presencia de los militares a su alrededor y las economías que sus servicios le reportan. Se acostumbró a la vida fácil y “anda de pedinche” para que le regresen lo que considera propio. No se resigna a quedar fuera de los beneficios del presupuesto.

Como decían los cínicos “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

Una de las formas de “andar de pedinche” es mantener abierta la crítica, como lo ha hecho Fox, para establecer las condiciones para llevar a cabo un “acercamiento” para “limar asperezas” y negociar lo conveniente para las partes, como ha sucedido en este episodio con el que el expresidente recupera parte de lo que le había quitado el presidente López Obrador.

Es un vulgar chantaje el cometido por Fox, no vaya a pensarse que la crítica que mantuvo estos meses es porque es un patriota preocupado por el futuro de los mexicanos, al expresidente le ocupa su bienestar, de sus negocios y su proyecto de convertir su rancho en productor autorizado de mariguana y para eso debe mantener la presión sobre el poder.

LEER | AMLO, el experto provocador, le da a Trump una cucharada de su propia medicina

Para López Obrador haber cedido al chantaje de Fox es claudicar en el principio de que todos somos iguales ante la ley, es mantener los privilegios para los que llevaron al país a la crisis actual.

La seguridad que López Obrador otorgará al expresidente significa que el experto en provocación cayó en la trampa del otro experto o no quiso exponerse a que creciera la crítica de Fox sobre sus acciones que, en cada ocasión que califica lo hecho por su gobierno ante los medios, su voz e imagen son reproducidas con amplitud.

Para los medios la voz de Vicente Fox es también noticia y si sale a decir que su seguridad esta en riesgo logra la atención, pero cuando en su denuncia responsabiliza al presidente, la atención crece.

El presidente López Obrador entendió el mensaje y se apresuró a responder a la demanda, no sea que el siguiente paso sea un bombazo en el Centro Fox.